PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES FABROS
OPINIÓN



| 11/02/2018


Y ahora, comandante, ¿a quiénes denunciará?

El 13 de noviembre pasado, el comandante nacional de la Policía, Abel de la Barra, dijo que estaba instruyendo al director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen en Santa Cruz, coronel Gonzalo Medina, “acciones legales contra personas que se dieron a la tarea de difamar y cuestionar el accionar policial” en el frustrado atraco a Eurochronos en la capital cruceña. El hecho ocurrió la mañana del 13 de julio del año pasado, a vista de un centenar de testigos ocasionales, muchos de los cuales no dudaron en filmar lo que veían. Entre otras violentas imágenes, las de varios cuerpos caídos tras el intenso tiroteo. Cinco de esos cuerpos caídos no volvieron a ponerse de pie nunca más.

¿Por qué el comandante decidió instruir, cuatro meses después de los hechos, esa acción legal contra supuestos difamadores de la labor policial esa mañana y en las semanas que corrieron luego del atraco frustrado? Porque ya no sabía cómo salir al paso de las críticas surgidas ante la caótica actuación de los policías durante el operativo y, más aún, ante las declaraciones oficiales sobre cómo ocurrieron los hechos.

Estas sí apresuradas y alejadas de la realidad mostrada prácticamente en vivo por algunos testigos ocasionales. ¿Quién no recuerda la conferencia de prensa brindada un par de horas después de cesar el tiroteo? La versión dada por el ministro de Gobierno no coincidió con lo visto en las redes sociales. El aspecto más criticado fue el caos evidenciado en la intervención de decenas de policías uniformados y de civil, disparando sin descanso y sin evitar víctimas inocentes, incluso decididos a disparar contra un par de atracadores que se habían rendido y rematando a otro que estaba herido y caído en el frontis de Eurochronos.

Las críticas aumentaron tras hacerse público el testimonio de otro gerente de la empresa, herido a quemarropa por un policía y sometido a un calvario antes de llegar a la clínica que le auxilió y salvó su vida. El remate fue negar que la bala que mató a una de las víctimas inocentes, Ana Lorena Torrez salió del arma de un policía y no así de las usadas por los atracadores.

La negación oficial persistió aun luego de conocer el primer informe pericial del Instituto de Investigación Forense del Ministerio Público, en el que quedó claro que el disparo que mató a Ana Lorena no correspondía a ninguna de las armas de los criminales. Y llegó cargada de adjetivos, difíciles de olvidar. Antes de la orden dada por De La Barra, el coronel Medina ya había tomado la delantera al acusar directamente a los dos abogados de la familia Tórrez Torrico de “apología del delito”. En septiembre pasado, tildó a uno de ellos de ser “un militar frustrado que en su vejez pretende ser policía, interpretando videos cual comentarista deportivo”, y al otro de “abogado caduco formado en un sistema inquisitivo”. Y los conminó a presentar documentos que establezcan idoneidad de perito.

Cito lo dicho apenas por dos autoridades policiales sobre el tema, pero las voces oficiales negando parte de los hechos y, de yapa, amenazando a quienes demandan investigación veraz y justicia, fueron más y llegaron hasta el presidente Morales. Tanta verborragia para tratar de tapar lo que no se puede ocultar y acallar críticas fue en vano: un nuevo informe del IDIF corroboró el primero y confirmó que la bala que mató a Ana Lorena fue disparada por uno de los dos efectivos que estaban apostados en el edificio
aledaño a Eurochronos.

Ahora cabe preguntar al comandante nacional y al ratificado jefe de la Felcc en Santa Cruz a quiénes hay que enjuiciar por difamar y por hacer apología del delito. Revisando los hechos, es evidente que tocaría ver un efecto bumerán: los acusadores, acusados. No creo que se dé ese extremo. La familia Tórrez Torrico ha dejado en claro que no está tras ningún tipo de venganza, sino apenas de la verdad de los hechos y de que se haga justicia como corresponde.

Sus abogados tampoco parecen estar interesados en procesar a quienes los difamaron, aunque bien podrían hacerlo. Al menos, podrían devolverles a los jefes policiales las ‘gentilezas’ recibidas públicamente. Un extremo neutralizado hoy por las disculpas públicas dadas a conocer por el comandante departamental de la Policía, Alfonso Siles, a la familia de Ana Lorena. Buen gesto, pero insuficiente. Urge que la Policía haga un mea culpa sincero hacia dentro y fuera de la institución. Lo necesita ella y toda la sociedad boliviana, para comenzar a escribir una imprescindible y nueva historia.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Descenso del nivel de agua en el lago Poopó preocupa a pesqueros
Así se ve el daño en el valle de Tucabaca
Biólogo cree "imposible" recrear el genoma de dinosaurios
Víctimas de torres Soho piden intervenir DDRR
¡Prepare $us 1.500 para fin de año!
Exija sus estampitas con EL DEBER
crónicas
Exigen pago de tasa anual para arreglar tumbas
Arranca la preinscripción escolar en 579 unidades educativas de alta demanda
Sueños de libertad
Dudas electorales
cara a cara
Bolsonaro y Cuba
‘Octubre negro’, 15 años después
El Día del Cine llena las salas; Venom, la más vista
Canadá legaliza desde hoy el consumo de marihuana
Romero: ‘narcoajustes’ son entre San Matías y Cáceres
Descubren flunitrazepam escondido en dos maníes
Jair Bolsonaro anuncia que extraditará a Césare Battisti
Operación Sonrisa le cambia el rostro a su paciente número 4.000
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


17/10/2018
Dudas electorales
17/10/2018
¡Prepare $us 1.500 para fin de año!
17/10/2018
Bolsonaro y Cuba
17/10/2018
Sueños de libertad
16/10/2018
Jugándonos el futuro
16/10/2018
“De la órbita final”


EL DEBER
 
Te puede interesar
Morales, De Mesa, Doria Medina y Paz tuvieron roles de peso en 2003 y hoy son precandidatos a la Presidencia
POLÍTICA

Octubre negro: A 15 años la política repite los rostros

BOLIVIA

Descenso del nivel de agua en el lago Poopó preocupa a pesqueros

VIDEO

Así se ve el daño en el valle de Tucabaca

Diez
El arco de Guabirá venía siendo custodiado por Luis Cárdenas. Sin embargo, el meta fue separado por un acto de indisciplina
MONTERO

Cárdenas habló después de dar positivo en alcoholemia

Carlos Lampe, arquero de Boca Juniors. Foto: Archivo DIEZ
FÚTBOL

El Estado toma partida por caso Lampe

FÚTBOL

Bolivia pide que la AFA se pronuncie ante comentarios racistas contra Lampe

Sociales
SOCIALES

Conocé a Percy Schmitter, un actor multifacético en auge

SOCIALES

Conductora de Recalculando se compromete

SOCIALES

Richard Madden... ¿de Robb Stark a James Bond?