OPINIÓN



| 03/08/2017


Servicios subsidiados, congelados y asfixiados

En una mesa redonda a propósito de la crisis del servicio de agua en La Paz y en otras ciudades del país, una experta confesaba que la emblemática ‘guerra del agua’ producida en Cochabamba el año 2000 tuvo un efecto perverso en la dinámica de los servicios públicos del país. Y es que desde entonces todo incremento de tarifas es una mala palabra, habiéndose instalado en el imaginario social como un tema tabú al que todo gobernante, políticamente correcto, debe eludir. Su anuncio desata las más virulentas manifestaciones y el pedido se subsidios estatales. 

Los expertos reconocen que difícilmente la recaudación por concepto de pago de tarifas, congeladas hace muchos años en la mayor parte del país, cubre  los costos de mantenimiento de la red de distribución de agua ni de otras partidas relativas a su funcionamiento.

Con matices, esta realidad tocaría a otro tipo de servicios. Estas empresas se ven impedidas de invertir en la ampliación de su cobertura a usuarios carentes de servicios y en la renovación de su equipamiento. Todas requieren de créditos blandos y del apoyo financiero del Gobierno central, acostumbrado a condicionar el mismo a lealtades políticas de sus ejecutivos o a hacerlo tardíamente, tras apostar  a megaproyectos las más de las veces improvisados, sobredimensionados, de dudosa calidad pero que ‘deslumbran’ como todo espejito colonizador. 

Es cierto, los subsidios estatales son necesarios especialmente para grandes inversiones. En tiempos neoliberales el subsidio era negado y resistido. Otra suerte de tabú a la inversa. 

Hace unos días, ¡oh sorpresa!, el vicepresidente informó  que el 48% de los consumidores tiene la tarifa eléctrica subsidiada. Que el incremento tarifario evitaría la “quiebra de la Empresa Nacional de Electricidad” y que “debe garantizarse la sostenibilidad de las empresas públicas”. ¡Ojalá esa premisa fuera aplicada a todas las empresas hoy carentes de cuentas claras y de dudosa rentabilidad!

La resistencia a todo incremento pareciera un reflejo automático, un ritual ineludible asociado a dogmas colectivos prohijados por la demagogia gubernamental. Se proclamó engañosamente que los servicios responden a la esfera de los derechos y que todo derecho debe ser gratuito gracias a un Estado benevolente a los recursos de la madre naturaleza y a la voluntad divina. Este discurso  no contribuye a la construcción de una ciudadanía corresponsable, hoy cobijada en la informalidad, reticente a tributar y a dar su parte para cubrir mínimamente servicios, para colmo ineficientes. Así se alimenta el círculo vicioso de los males endémicos de nuestra comunidad. ¿No habrá llegado la hora de desmantelar tabúes extremos, de dialogar y provocar un súbito arrebato de cordura y responsabilidad pública?  








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
La Comisión de la Verdad
Tangibles imposturas antinación
Servicios subsidiados, congelados y asfixiados
De exilios e injusticias
La política: ¿bien público o mercancía?
‘Peguismo’ y rentismo endémicos
Misiles antiautonómicos: ¡pausa por favor!
Cebras, ciudadanía y nuevas iniciativas a imaginar
Porvenir: crónica de muertes e injusticias anunciadas
Choquehuanca: esotérico y agorero del desastre
Estado plurinacional: híbrido y disminuido
Obras son amores y… desamores
Trampas y píldoras de amnesia
¿Pacto de (imp)unidad e ingobernabilidad?
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


17/10/2017
Consulta urgente sobre la interpretación del Art. 23 de la CIDH
17/10/2017
Las ciudades intermedias en la revolución urbana de Bolivia
17/10/2017
Santa Cruz, ¿ciudad gremialista?
16/10/2017
Recordando a mi brigadier
16/10/2017
Don Hernán, el olvidado
16/10/2017
1917: la URSS


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

Diputados aprueban artículo sobre Mala Práctica

Un camión en la ruta hacia Chulumani (Foto referencial: Youtube)
BOLIVIA

Tres personas pierden la vida en un accidente en los Yungas

Jolene Jones antes del cambio que dio en su vida (Instagram)
TENDENCIAS

Así cambió su cuerpo después del fisiculturismo

Diez
El volante verdolaga puede ser parte del onceno titular ante Bolívar. Foto: Archivo
FÚTBOL

Villarroel tiene luz verde en Oriente

Pizarro jugará su primer partido como titular en este campeonato. Foto: Archivo
FÚTBOL

Pizarro, una de las armas en Guabirá

Arce (izq.) y Raldes estarán en el onceno titular de la academia paceña. Foto: Archivo
FÚTBOL

Arce y Raldes, garantizados en Bolívar

Sociales
SOCIALES

Participante de Juga2, rumbo a certamen de belleza internacional

SOCIALES

La Fábrica de Estrellas: Vania estrena videoclip

SOCIALES

Oriana Arredondo vuelve a las tablas