PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 20/09/2018


Presidente del sindicato cocalero

No sé si es para reír o para llorar. Desde un mismo ministerio nos cuentan que se fabrica cocaína en la parte ya invadida del Tipnis y nos lo niegan. Y no es eso todo. El ministro asegura que no hay tal producción delincuencial, pero a la vez cuenta que la están persiguiendo. Este es el punto sensible de la política nacional.

En cualquier otro campo tienen respuestas, más o menos inteligentes, pero las tienen. Cuando se toca el tema de la cocaína o de la coca, cuando están en juego los cocaleros, los funcionarios de todos los rangos trastabillan, tiemblan. Tienen pánico de herir los sentimientos profundos del presidente y los objetivos escondidos de su gobierno. Es terreno pantanoso en el que no pueden pisar sin embarrarse.

¿Por qué nos asustan los datos que afloran sobre producción de coca y de cocaína? Sabíamos para qué buscó Evo Morales la Presidencia. Luchó con desesperación contra todos los gobiernos y contra la DEA, se enfrentó a muerte contra ejército y policías, hasta que decidió hacer la guerra desde arriba y puso los medios para asumir la conducción nacional. No es secreto ni deducción caprichosa. Lo dijo el mismo Evo en la campaña que lo llevó al parlamento.

Con ingenuidad infantil creímos que con Evo reivindicaríamos los derechos de nuestros olvidados pueblos indígenas. Creímos que por fin llegaría el despertar nacional.

Nos ilusionamos con un país más justo, que ofrecería a su gente oportunidades de cultivarse y de crecer. Lo creímos muchos, pero no había razón para esperarlo porque el conductor del país iba en otra dirección. Era solo un sueño. Solo los cocaleros podían incubar esperanzas.

¿Cuándo había sido preocupación de Evo o de sus seguidores chapareños la producción agrícola? Su angustia diaria era que se les permitiera cultivar coca y que su hoja milagrosa alcanzara precios superlativos.

Como Evo Morales venía de la población secularmente abandonada, los pueblos indígenas se aferraron a él con la esperanza de que su combatividad les alcanzaría a ellos, pero nunca habían sido su ilusión ni su objetivo.

Nunca le había preocupado su abandono. Nunca ocultó que su lucha militante era y sería por la hoja de coca. Encantado arrastraría el fervor indígena y algo podría hacer por ellos si en algún momento libre se acordara de ellos, pero si chocaran sus intereses con los intereses cocaleros, nadie duda de cuál sería la elección ¿No fue eso lo que decidió la suerte del Tipnis?

Esperábamos todos que cambiaría el putrefacto sistema judicial, pero esa esperanza tenía su origen únicamente en nuestras íntimas frustraciones ¿Cuándo la lucha cocalera había mostrado, ni en sus más lejanos devaneos, que le preocupara la justicia? Solo estaban preocupados por la erradicación de sus cocales ¿Acaso ocupó un minuto de sus luchas la escasez de médicos y de hospitales? ¿Acaso les importó qué pasaba en las frustrantes escuelas del país? Ni la naturaleza ni los recursos naturales fueron nunca su preocupación ni su ocupación.

¿De qué nos extrañamos? ¿Por qué pedimos más? Ilusos, necesitábamos esperar lo mejor y como niños creímos que vendría Papá Noel. A nuestra edad deberíamos prever lo que se nos venía. Debiéramos saber la distancia que siempre existe entre las promesas electorales y los auténticos sueños presidenciales. Si lo hemos olvidado, es nuestra culpa.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Alguien descuajeringó la economía
Demócrata en España, golpista en Bolivia
¡Qué bueno es el excelentísimo presidente!
La senadora que no aguanta la crítica
Carta a la que debiera ser gerente del Hospital de Niños
Otro ministro que los delata
El ministro pregunta si aceptaremos los resultados electorales
Los miedos del ministro
¿Por qué odian la verdad?
¿Por qué callan?
Justicia maldita
Carta de un vocal electoral a papá Noel
Para medir la calidad de un Gobierno
Callo en la conciencia y en la rebeldía
Decencia electoral versus asalto electoral
Cartas para que nada cambie
Preparan su segundo golpe de Estado
¿Qué pasará el 23 de marzo?
¡Dale con el Día de la Mujer!
Un disfraz carnavalero
En Facebook


18/09/2019
La racionalidad ausente
18/09/2019
Leer y escribir ¿responsabilidad del docente de la ‘U’?
18/09/2019
Un país pobre
18/09/2019
Innovación ¿Cómo vamos?
17/09/2019
El valor del voto contra la conspireta
17/09/2019
La perdida batalla del oficialismo


EL DEBER
 
Te puede interesar
El Gobierno contrató el helicóptero Chinook para sofocar llamas
SANTA CRUZ

El desembolso de Bs 1.400 millones se hará según las necesidades

Crónicas

cara a cara

Diez
FÚTBOL

Lampe cuenta las horas para debutar en el Clausura

Así le dio la bienvenida Binacional a Mosquera. Foto. BinacionalFC
DIRECTOR TÉCNICO

Mosquera vuelve al fútbol peruano de la mano de Binacional

Luis Gutiérrez vuelve a ser opción en la academia paceña. Foto: Prensa Bolívar
LA PAZ

Gutiérrez y Arce, listos para volver en Bolívar

Sociales
SOCIALES

Kim Kardashian no tiene lupus; este es su verdadero padecimiento

SOCIALES

Alexia Dabdoub, sin signos del embarazo

SOCIALES

Shakira confesó que ella y Piqué no son una pareja tradicional