PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



OPONIÓN | 19/08/2018


Periodismo, de Morales a Trump

El jueves pasado, más de 300 diarios estadounidenses publicaron sendos editoriales con críticas al presidente Trump por sus continuos ataques a la prensa y con reivindicaciones en defensa de la libertad de expresión. La extraordinaria iniciativa surgió del diario The Boston Globe, que encabezó su editorial diciendo: “Hoy en Estados Unidos tenemos un presidente que ha creado un mantra de que los miembros de los medios que no apoyan flagrantemente las políticas de la actual administración estadounidense son el enemigo del pueblo”. Cámbiele Estados Unidos por Bolivia y administración estadounidense por boliviana, y comprobará cuán parecidos son Trump y Morales, pese a ser tan distintos.

No es el primero ni el único ejemplo de similitudes que surge entre esos dos mandatarios que, a primera vista, parecen tan opuestos. El lenguaje y el comportamiento misóginos, la violencia verbal gratuita contra quienes les critican o disienten de ellos, así como el gusto por las excentricidades personales suman ejemplos a una lista en la que, sin duda, la ira hacia la prensa figura entre lo que más les asemeja.

Esa furia tiene un propósito común: desacreditar cuanto puedan el ejercicio del periodismo libre, para zafarse del control ya no solo de la prensa, sino de la ciudadanía que es a la que acuden para ganar votos. Y con ello, tener vía libre para el uso y abuso de las prerrogativas que les concede el poder.

Los ataques al periodismo desde las voces presidenciales tienen, además, consecuencias inmediatas y peligrosas en la rutina diaria de los trabajadores de la prensa. Van más allá de apenas restarle peso a las informaciones sobre desaciertos e irregularidades vistas en la actuación de los gobernantes.

Son ataques verbales que, repetidos sin cesar, alimentan reacciones violentas de los adeptos de esos gobernantes y, también, de otros que aun no estando en la palestra política, dañan con sus acciones a terceros y no soportan verse al descubierto en las coberturas informativas. En esta lista figuran criminales de toda laya, desde los llamados “de cuello blanco”, hasta los del hampa o crimen organizado.

Un ejemplo reciente es lo sucedido el pasado 9 de agosto en La Paz, en la inauguración del edificio millonario construido por el Gobierno para reemplazar al Palacio Quemado. Al menos cuatro compañeras periodistas denunciaron violencia de militares y militantes del MAS cuando trataban de cubrir el acto, llegando al extremo de acoso sexual en contra de una de ellas. Sin poder defenderse, fue manoseada en sus partes íntimas por un grupo de emponchados que reían mientras la agredían. Eso, en puertas del flamante edificio y en el acto presidido por Morales.

No es el primer caso. Otros ya fueron denunciados antes y no solo en La Paz. Turbas adeptas al gobierno municipal de la capital cruceña han actuado de igual forma frente a periodistas y activistas ambientales.

Las agresiones a la prensa han dejado de ser apenas gajes del oficio para convertirse hoy en una verdadera amenaza contra el ejercicio libre del periodismo, la libertad de prensa y más aun, contra la libertad de expresión, un derecho ciudadano universal y no apenas un derecho de un sector exclusivo.

Preocupa que sea así, y preocupa más lo visto en Bolivia, antes que en Estados Unidos. Allá queda claro que pese a todos los ataques de Trump, hay una consciencia de clase sólida que le permite a la prensa frenar los excesos oficiales y, también, el respaldo de una institucionalidad democrática dispuesta a hacer lo mismo.

Ya acá, carecemos de ambas. Ni conciencia de clase, ni solidez en instituciones llamadas por ley a frenar los abusos de poder y a garantizar derechos y libertades democráticas.

Un panorama preocupante, sobre todo de cara a un 2019 electoral, que se anticipa difícil.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Caso “terrorismo”: 10 años de indebido proceso
Jugando a la democracia
Corrupción e impunidad, combo maldito
A desenmascarar a los cínicos
Gastón, ¿usted también?
Reivindicando la desobediencia
La justicia tarda y no siempre llega
Sin novedad en el frente
El nefasto juego del ‘no pero sí’
Acceso real a la justicia: ¿misión imposible?
Encrucijadas
Malos augurios
Deseos para 2019
Tolerancia cero
Y aún hay quienes se sorprenden
Aplazo generalizado
Los sueños de Cristhian, mis sueños
La difícil misión de ser dignos sin libertad
Razones para desconfiar
Que el hastío libere nuestra voz
En Facebook


18/04/2019
Callo en la conciencia y en la rebeldía
18/04/2019
Construyendo país desde la infancia
18/04/2019
Centralización de la salud mediante convenio
18/04/2019
Charagua se viste de gala
17/04/2019
Desafíos para Santa Cruz
17/04/2019
¡Yo crucifiqué a Jesús!


EL DEBER
 
Te puede interesar
Explosión en Equipetrol afectó a edificios y viviendas cercanas | Foto: Jorge Uechi
SANTA CRUZ

Habitantes del edificio dañado por explosión serán evacuados

Así quedó la infraestructura de la vivienda donde ocurrió la explosión. Foto: Jorge Uechi
SANTA CRUZ

YPFB sobre la explosión en Equipetrol: “El medidor habría sido trasladado por cuenta propia”

Monseñor Gualberti lava los pies a 12 personas en situación de calle | Jorge Gutiérrez
SEMANA SANTA

Monseñor Gualberti lava los pies a 12 personas en situación de calle

Diez
Ramallo puso el primero de la victoria de los santos en Cochabamba. Foto: APG
COCHABAMBA

San José doblega a Aurora y sigue ascenso en el Apertura

La selección femenina de tenis inició con pie derecho su participación. Foto: Tenis Al Máximo
TENIS

Bolivia vence 3-0 a Panamá en el inicio de la Fed Cup

John Jairo Mosquera, de Royal Pari controla el balón ante la marca de David Andersen, de Destroyers. Foto. Rolando Villegas
FÚTBOL

Royal Pari y Destroyers igualan y se perjudican en el Apertura

Sociales
SOCIALES

¡Adiós Khal Drogo! Jason Momoa se quita la barba

SOCIALES

Arden las redes con las fotos sensuales de Mariel Martínez

SOCIALES

Maribel Guardia cumple la fantasía de un fan para evitar su "suicidio"