OPINIÓN



| 18/07/2017


Lula: crónica de una muerte anunciada

La condena que remite al ex presidente Lula Da Silva por nueve años y medio a una prisión acusado de haberse beneficia de un inmueble de forma ilícita, es solo la consecuencia natural de un proceso que nunca tuvo la posibilidad histórica que en apariencia ostentaba. No interesa  si  la condena es por equis o zeta motivos, lo que importa notar es que constituye el resultado, el producto natural de un tipo de régimen y una forma de hacer política que solo puede subsistir en base a la explotación de la subjetividad de los pobres, de los excluidos, de las etnias o de cualquier forma que marca una diferencia en la sociedad, articulada en un discurso engañoso, característico del populismo tanto de derecha como de izquierda.

La asunción y la caída de los regímenes de este tipo parecen mostrar un patrón definido; todos suben como consecuencia de una crisis de representatividad en los marcos de la democracia republicana, y todos caen por corruptos. Sobreviven en base a una estrategia de polarización social y un metódico esfuerzo por des-institucionalizar las bases de la democracia representativa. 

Al mismo tiempo y como es natural, todos arrasan las sociedades pero generan procesos de transformación que era imprescindible ejecutar. Esas son las dos caras de la moneda, y eso explica por qué a pesar de todo, cuentan con un contingente nada despreciable de adeptos.

Lo de Lula es eso. Un final desastroso nacido en las entrañas de una manera de hacer política  basada en el discurso fácil, el derroche demagógico y la explotación de la subjetividad de los más pobres. Su éxito se aseguraba momentáneamente porque contaba con una base económica inédita en el continente. Pero por mucho dinero que circule, se regale, se distribuya o se corrompa, los discursos que se arman como un rosario de falacias terminan develando la debilidad del orden populista. Ese curioso movimiento en espiral por el que los “grandes” líderes populistas terminan presos de sus propios espejismos, de sus propias mentiras, de su inconmensurable demagogia estéril y corrupta se refleja ahora en Lula, que es la forma viviente de una factura que se paga cuando el gobierno se transforma en un simulacro ininterrumpido. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Una derrota premonitoria
Un adiós anticipado
Conflicto médico, vencer o perecer
La guerra acaba de empezar
Una derrota que presagia días difíciles
La gobernabilidad en juego
Halloween y colonialismo interno
¿Qué país quieres para tus hijos?
Brevísima historia de la democracia
Del trono a la tumba
Diferentes, pero parecidos
Madre Tierra, santa coca y malograda justicia
Dios nos libre
Lula: crónica de una muerte anunciada
“Maduro, dale duro”
Subasta ideológica
La OEA y el ‘efecto Maduro’
El progreso de los progresistas
Historias entrópicas
Experimento fallido
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


18/02/2018
Conociéndome, conozco a los demás
18/02/2018
Melania Trump sigue siendo un enigma
18/02/2018
¿La razón de una derrota?
17/02/2018
Rasgos esenciales de la democracia
16/02/2018
La democracia y la Revolución de Colores
16/02/2018
Trenes fantasma


EL DEBER
 
Te puede interesar
Una polémica publicación generó reacciones en Twitter (Foto: Facebook)
POLÉMICA

Ivan Canelas hijo, blanco de críticas en redes sociales

Una familia italiana estuvo 3 días insultando y golpeando a otros pasajeros hasta que fue expulsada (Infobae)
MUNDO

Crucero del infierno: expulsan a una familia por agredir a pasajeros

El filme es un recorrido por la noche paceña y la mitología andina
CINE

'Averno', entre los 10 imperdibles en Uruguay

Diez
El partido entre cruceños y potosino se jugó en el estadio Víctor Agustín Ugarte, de la Villa Imperial. Foto. APG
FÚTBOL

Destroyers cayó por goleada en Potosí

El partido entre warneños y orureños se juega en el estadio Samuel Vaca. Foto. Gabriel Vásquez
FÚTBOL

Sport Boys se aplazó ante el santo orureño

Alba y Suárez celebran el triunfo de Barcelona. Ambos anotaron los goles para el cuadro catalán. Foto. Reuters
ESPAÑA

El Barcelona sufre para vencer al Eibar

Sociales
El autor Carlos Valverde Bravo en la firma de los autógrafos
SOCIALES

Santa Zapata, la nueva obra de Carlos Valverde

El riesgo quedó atrás, hoy toca el cielo de la maternidad
SOCIALES

Pasó la tormenta, ahora toca el cielo

El dato. La actriz, de 49 años, estuvo previamente casada con Brad Pitt entre el 2000 y 2005. Mientras que este fue el primer matrimonio de Theroux (46)
SOCIALES

Jennifer Aniston no va más con Justin Theroux