PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 10/03/2019


La amargura del dictador

En julio de 1979, días antes de fugar de Nicaragua arrollado por la sublevación Sandinista, Anastasio Somoza se quejaba con amargura que, bajo presiones internacionales, especialmente de Estados Unidos, se sentía como un tigre amarrado, incapaz de defenderse ante los golpes que lo empujaban al abismo de la derrota. “Me siento como un tigre encadenado a un poste al que no cesan de apalear”, dijo el dictador en una de sus últimas entrevistas antes de huir para instalarse en el Paraguay de Stroessner. Maduro se parecía mucho al dictador nicaraguënse a principios de la semana, pues hasta el jueves no lograba mover un pelo para detener al rival surgido en los últimos dos meses, cuyo ímpetu amenaza con arrastrarlo a un final oprobioso.

Juan Guaidó llegó radiante por Maiquetía, el aeropuerto internacional de Caracas. Los funcionarios lo saludaron sonrientes y lo llamaron “Señor presidente”, ignorando las amenazas que horas antes proferían Diosdado Cabello y otros jerarcas del régimen de llevarlo preso al Sebín, el Servicio Bolivariano de Inteligencia, cuyas mazmorras el gobierno suele destinar a sus opositores. De allí hasta la ciudad, el joven legislador fue aclamado por multitudes. En uno de los tramos detuvo el vehículo que lo transportaba, se subió al techo y, ondeando una bandera, saludó a los cientos que sobre la principal carretera a Caracas lo vitoreaban. Con ellos, brazo derecho cruzando el pecho, y con una voz de estruendo multiplicado por la de los que lo rodeaban, cantó “Gloria al Bravo Pueblo”, el himno nacional. Fueron momentos en los que el país se detuvo y a la cúpula del régimen pudo habérsele helado el aliento. Uno de los instantes que Nicolás Maduro quizá más temía, se estaba materializando. ¿Qué hacer? En esos momentos, nada.

Guaidó llegó hasta la plazuela céntrica donde una multitud lo aguardaba. Allí comenzó a ejercer su mandato interino. Convocó a sindicatos de empleados públicos a reunirse con él al día siguiente, cuando los delegados obreros aprobarían un paro nacional escalonado para los días que vendrían y que esperaban fuese la antesala de la partida de Maduro.

La jornada fue emblemática, incluso porque era un aniversario que todos registraban. El 5 de marzo se cumplían seis años de la muerte del Comandante Chávez, cabeza de la revolución que había heredado Maduro, cuando la ciencia cubana no pudo contra el cáncer que había invadido el cuerpo del teniente coronel de paracaidistas que dio un vuelco a la historia de su país. Chávez volvió a Caracas para designar a Maduro como su sucesor poco antes de morir.

Poquísimos recordarían que también ese día, 66 años antes, encerrado en un dormitorio de su dacha de las afueras de Moscú, murio José Stalin, en la cúspide del terror que infundía su poder. Fue atacado por un infarto masivo. Nadie pudo auxiliarlo sino después de horas de agonía, cuando la vida se le iba más allá de cualquier ayuda. Su obsesión por la seguridad había hecho que todos los accesos a la habitación fuesen infanqueables.

“Sic transit Gloria mundi”, (así pasa la gloria del mundo), decían los romanos. El lunes continuaba diluyéndose el poder que había ostentado Maduro, voz indiscutible que durante los últimos seis años dominó el panorama de la nación con las mayores reservas petroleras del mundo.

La historia de la epopeya que Guaidó (35 años) cumplió en las últimas semanas comenzó a acumular capítulos de leyenda. Desde su salida sigilosa de Venezuela hacia la frontera colombiana, para unirse al concierto que ofrecían celebridades musicales por Venezuela, hasta su retorno en Copa Airlines, desde Panamá, todo estuvo regido por un sigilo máximo. Por las redes se filtró que había viajado de Quito a Guayaquil en un avión militar y de allí en un avión diplomático de Estados Unidos hasta Panamá, donde rodeado de hermetismo, fue el último en embarcarse en un vuelo regular. Ya en el avión, pasajeros y tripulación lo reconocieron y lo vitorearon. Guaidó les pidió que los que habían filmado y grabado las escenas no las divulgaran hasta llegar a Venezuela.

Al salir del área de inmigración, en una escena rara vez registrada, lo aguardaba una docena de diplomáticos de Brasil, Estados Unidos, Argentina, Chile, Paraguay, Ecuador, que lo rodearon para protegerlo hasta que se embarcó en la movilidad que, en un recorrido de 20 kilómetros, lo llevaría a Caracas. El gesto era un detalle mayúsculo pues, horas antes, Estados Unidos había advertido que el régimen de Maduro se cuidase de cualquier incidente que alterase la normalidad del recorrido. La advertencia apuntaba principalmente a los ‘colectivos’, las bandas del partido de gobierno.

Medios informativos atribuyeron a funcionarios de la Casa Blanca haber dicho que cualquier atentado contra Guaidó sería responsabilidad de Maduro que se extendería a sus aliados. Es decir, la seguridad de Guaidó también debia interesar a Rusia y China, lo mismo que a Cuba, Bolivia y Nicaragua.

La jornada del miércoles alcanzó un clímax surrealista cuando el régimen decidió expulsar a Deniel Martin Kriener, cabeza de la legacion diplomática alemana. El diplomático ignoró la orden y dijo que el gobierno de Maduro carecía de legitimidad democrática.

No son muchos los que lo entienden, pero esta crisis interesa mucho a Bolivia. Si se fuese Maduro, el gobierno boliviano perdería a su mejor aliado. Solitario en el continente, su camino se complicaría, con una oposición envalentonada que apretaría el acelerador para cerrar el paso a la nueva candidatura del presidente Morales, todo cuando se acercan raudas las elecciones de octubre. Estar solo y sin aliados, o con los supuestos aliados a varios husos horarios de distancia, puede ser demoledor. Pero eso es tema de otra historia.

 





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Un nuevo vendaval
Un nuevo vendaval
Como en “Las mil y una noches”
El cumpleaños de Ñuflo
Oscuridad en pleno día
La amargura del dictador
Baterías cargadas
En el lado errado
Un espectáculo aparte
¡Abajo cadenas!
La ruta autoritaria
En tiempo prestado
La izquierda que se va
Devaluación de la palabra
La prueba del 13
Enredos de la propaganda
Palacios
De Mesa y sobre Mesa
Entierro sin responso
Se llama opinión pública
En Facebook


24/05/2019
Almagro
24/05/2019
Bendición a la madre
24/05/2019
Almagro, Romero, coca y cocaína
23/05/2019
21-F y fraude: fantasmas testarudos
23/05/2019
¿Por qué odian la verdad?
23/05/2019
Bolivia prioriza el bienestar de su población


EL DEBER
 
Te puede interesar
El fuego aún no ha sido controlado. Foto: Estrella Álvarez
MUNDO

Cae un helicóptero de la Marina de México que combatía incendio

En la radioemisora, Dynamisradio de Madrid, España, conversó acerca de su postulación y los iniciativas de MIEL
BOLIVIA

Kelly, la cruceña que llegó a España en busca de mejores días aspira a legislar desde el Parlamento Europeo

ESCENAS

Todo lo que debes saber de los conciertos de BTS en Brasil

Diez
Las jugadoras de Santa Cruz FC - Destroyers durante el calentamiento antes de la victoria que consiguieron el fin de semana. Foto: Santa Cruz Fútbol Club
SANTA CRUZ

Mira la agenda del fútbol femenino para este fin de semana en Santa Cruz

Juan Vogliotti, de Real Potosí marcó un doblete en el último partido, mientras que Alan Loras (16), de Royal Pari salió expulsado. Foto. APG
FÚTBOL

Real Potosí cerró el Apertura con triunfo sobre Royal Pari

Imágenes del VAR en funcionamiento. Foto: Internet
LICITACIÓN

Paraguay lanza el concurso para proveer la tecnología del VAR

Sociales
El cantante Jonathan Moly, con su esposa, la modelo Andrea Villarroel
SOCIALES

Jonathan Moly está triste por alejarse de su pequeño hijo

SOCIALES

Bellezas engalanarán hoy el lanzamiento de la fiesta de Ch'utillos

SOCIALES

¿Qué tan fanático sos de La Casa de Papel?