PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 08/03/2018


Historia reiterada

Contiendas, intentos de fuga, enfrentamientos sangrientos y a veces letales es la historia repetitiva de los principales centros penitenciarios en Bolivia y particularmente la de Palmasola, en Santa Cruz. ¿Cuál es la razón de esta tragedia que al naturalizarse por la frecuencia con la que sucede corre el riesgo de ser parte de la cotidianidad?

La tasa penitenciaria en Bolivia se ha duplicado          en los últimos 15 años, pasando de 69 en 2003 a 144 en 2017 por 100.000 habitantes, alcanzando a cerca de 15.000 privados de libertad en Bolivia, un tercio de los cuales están en Palmasola, donde el 70% está bajo la figura de la detención preventiva y el nivel de hacinamiento es del 709%, duplicando la media nacional y ocupando el primer lugar en Latinoamérica.

El excesivo hacinamiento y la insuficiente clasificación, que solo separa a la población por sexo y edad, y no por tipo de delito, plantean una vida promiscua, invasiva y asfixiante, generadora de la confrontación de intereses por espacios de pertenencia y otros, que desemboca en frecuentes enfrentamientos, asociados a frecuentes planes de evasión, más aún si consideramos que solo hay alrededor de dos decenas de policías para más de 5.000 presos en Santa Cruz, con una relación de 1 a 23, mientras la media nacional es de un policía para cada ocho reclusos, aspecto que en parte explica el sistema de autogobierno que impera tras los muros de Palmasola. 

Pero la responsabilidad del sistema carcelario no solo es de Régimen Penitenciario, es sobre todo de enorme responsabilidad de jueces, fiscales y abogados a quienes los privados de libertad sindican de ser los “más directos interesados en mantener la población privada de libertad tal como está”, haciendo referencia a la frecuente corrupción, al clientelismo judicial y político, discrecionalidad en las decisiones judiciales, investigaciones amañadas, acusaciones poco consistentes. En resumen, un sistema corrupto y colapsado explica que Bolivia y Paraguay disputen el primer lugar en cuanto a los más altos porcentajes (70%) de personas sin juicio o en espera de un proceso judicial.

Esta situación explosiva obliga a impulsar un verdadero plan de emergencia, sobre todo si consideramos que las proyecciones para el 2020 nos dicen que la población carcelaria de Palmasola alcanzará a alrededor de 6.000 reclusos, en un recinto previsto para una décima parte de ellos. 
Y las prioridades deben centrarse, por una parte, en la construcción de un nuevo y quizá varios recintos carcelarios que superen el hacinamiento y prevean además de la separación por sexo y edad, la separación entre procesados y condenados y de estos por tipo y gravedad del delito, de manera que con la población con prisión preventiva y la privada de libertad por delitos menores se pueda recuperar y cualificar el modelo humanitario y participativo de autogestión y autogobierno, que incluya contiguos centros de acogimiento de los hijos de los reclusos y de familias en crisis. 

Pero, por otra parte, es tan o más urgente vigorizar los programas de capacitación laboral y trabajo, promoviendo las iniciativas de los privados de libertad y acompañando sus esfuerzos que involucren a su entorno familiar y al conjunto de instituciones públicas y privadas de capacitación laboral y a las empresas y asociaciones privadas que desarrollen e incentiven las capacidades de rehabilitación con un sistema de reducción de pena, como estímulo de participación en actividades de educación, cultura y trabajo que, vinculándolos con organizaciones de la sociedad civil, se generen procesos de inserción social durante y con posterioridad a su privación de libertad, logrando además la mayor transparencia en el proceso de la ejecución de la pena. 

Por último, con el riesgo de pecar de obvio, pero ante un sistema judicial carente del elemental sentido de justicia, cabe recordar que el respeto y la garantía del derecho a  libertad personal exigen que se recurra a la privación de libertad solo en tanto sea necesario para satisfacer una necesidad social apremiante y de forma proporcionada a esa necesidad, incorporando “una serie de medidas alternativas o sustitutivas a la privación de libertad, en cuya aplicación se deberán tomar en cuenta los estándares internacionales sobre derechos humanos” (Principio III.4 de la CIDH).








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
¿Por qué se reavivó la polémica de Plaza Sésamo sobre si Beto y Enrique son una pareja gay?
La Paz: filas en surtidores debido a problemas operativos  
La dupla ‘Pevo’ se pasea por el D-12 sin presencia de las plataformas
Corea del Norte cerrará uno de sus principales sitio de misiles
100 metros planos del presidente
La Tierra de noche: así se ve Santa Cruz desde el espacio
“Noviazgo sí, pero no así”
Demanda marítima, la hora de la verdad
Despido por opinar en redes
... Cara a cara
crónicas
Luz verde para la nueva Santa Cruz
La aventura de escribir
Biodiversidad boliviana plasmada en nueva muestra fotográfica
Video sobre la trata y tráfico ganó concurso colegial
San Ignacio ve desarrollo con el aeropuerto
El ‘perdonazo’ facilita la migración de deudores al Régimen Simplificado
Filtración ‘calienta’ la pugna por la Fiscalía
Indignación en Venezuela por el ‘banquetazo’ de Maduro en Turquía
Musthak, el rey de los pesados en la Expocruz
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


19/09/2018
La aventura de escribir
19/09/2018
“Noviazgo sí, pero no así”
19/09/2018
Luz verde para la nueva Santa Cruz
19/09/2018
100 metros planos del presidente
19/09/2018
Despido por opinar en redes
18/09/2018
En el ‘ombligo del mundo’


EL DEBER
 
Te puede interesar
Así estaban las filas en los surtidores de La Paz este martes. Foto Victor Hugo Rojas
ECONOMÍA

La Paz: filas en surtidores debido a problemas operativos  

Percy Fernández aparece rodeado de Angélica Sosa y del presidente Evo Morales, en el acto en el D-12. Foto Jorge Gutierrez
SANTA CRUZ

La dupla ‘Pevo’ se pasea por el D-12 sin presencia de las plataformas

Imagen satelital de Santa Cruz de noche.
VIDEO

La Tierra de noche: así se ve Santa Cruz desde el espacio

Diez
Zenteno deberá esperar hasta el 14 de febrero de 19 para volver a jugar al fútbol profesional. Foto. Archivo
FÚTBOL

Wilstermann confirma sanción de un año a Zenteno

Gustavo Britos levanta las manos tras anotar el segundo para la academia cruceña. Foto. Ricardo Montero
FÚTBOL

Blooming vence a Sport Boys sufriendo

Eduardo Villegas, técnico de San José. Foto: Etzhel A. Llanque
FÚTBOL

San José no se confía de la situación de Nacional

Sociales
SOCIALES

El desnudo de Emily Ratajkowski que ella censuró

SOCIALES

¡Mirá el cambio de look de Valentina Mercado!

SOCIALES

¡Oriana Arredondo se casa hoy!