PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 08/03/2018


Historia reiterada

Contiendas, intentos de fuga, enfrentamientos sangrientos y a veces letales es la historia repetitiva de los principales centros penitenciarios en Bolivia y particularmente la de Palmasola, en Santa Cruz. ¿Cuál es la razón de esta tragedia que al naturalizarse por la frecuencia con la que sucede corre el riesgo de ser parte de la cotidianidad?

La tasa penitenciaria en Bolivia se ha duplicado          en los últimos 15 años, pasando de 69 en 2003 a 144 en 2017 por 100.000 habitantes, alcanzando a cerca de 15.000 privados de libertad en Bolivia, un tercio de los cuales están en Palmasola, donde el 70% está bajo la figura de la detención preventiva y el nivel de hacinamiento es del 709%, duplicando la media nacional y ocupando el primer lugar en Latinoamérica.

El excesivo hacinamiento y la insuficiente clasificación, que solo separa a la población por sexo y edad, y no por tipo de delito, plantean una vida promiscua, invasiva y asfixiante, generadora de la confrontación de intereses por espacios de pertenencia y otros, que desemboca en frecuentes enfrentamientos, asociados a frecuentes planes de evasión, más aún si consideramos que solo hay alrededor de dos decenas de policías para más de 5.000 presos en Santa Cruz, con una relación de 1 a 23, mientras la media nacional es de un policía para cada ocho reclusos, aspecto que en parte explica el sistema de autogobierno que impera tras los muros de Palmasola. 

Pero la responsabilidad del sistema carcelario no solo es de Régimen Penitenciario, es sobre todo de enorme responsabilidad de jueces, fiscales y abogados a quienes los privados de libertad sindican de ser los “más directos interesados en mantener la población privada de libertad tal como está”, haciendo referencia a la frecuente corrupción, al clientelismo judicial y político, discrecionalidad en las decisiones judiciales, investigaciones amañadas, acusaciones poco consistentes. En resumen, un sistema corrupto y colapsado explica que Bolivia y Paraguay disputen el primer lugar en cuanto a los más altos porcentajes (70%) de personas sin juicio o en espera de un proceso judicial.

Esta situación explosiva obliga a impulsar un verdadero plan de emergencia, sobre todo si consideramos que las proyecciones para el 2020 nos dicen que la población carcelaria de Palmasola alcanzará a alrededor de 6.000 reclusos, en un recinto previsto para una décima parte de ellos. 
Y las prioridades deben centrarse, por una parte, en la construcción de un nuevo y quizá varios recintos carcelarios que superen el hacinamiento y prevean además de la separación por sexo y edad, la separación entre procesados y condenados y de estos por tipo y gravedad del delito, de manera que con la población con prisión preventiva y la privada de libertad por delitos menores se pueda recuperar y cualificar el modelo humanitario y participativo de autogestión y autogobierno, que incluya contiguos centros de acogimiento de los hijos de los reclusos y de familias en crisis. 

Pero, por otra parte, es tan o más urgente vigorizar los programas de capacitación laboral y trabajo, promoviendo las iniciativas de los privados de libertad y acompañando sus esfuerzos que involucren a su entorno familiar y al conjunto de instituciones públicas y privadas de capacitación laboral y a las empresas y asociaciones privadas que desarrollen e incentiven las capacidades de rehabilitación con un sistema de reducción de pena, como estímulo de participación en actividades de educación, cultura y trabajo que, vinculándolos con organizaciones de la sociedad civil, se generen procesos de inserción social durante y con posterioridad a su privación de libertad, logrando además la mayor transparencia en el proceso de la ejecución de la pena. 

Por último, con el riesgo de pecar de obvio, pero ante un sistema judicial carente del elemental sentido de justicia, cabe recordar que el respeto y la garantía del derecho a  libertad personal exigen que se recurra a la privación de libertad solo en tanto sea necesario para satisfacer una necesidad social apremiante y de forma proporcionada a esa necesidad, incorporando “una serie de medidas alternativas o sustitutivas a la privación de libertad, en cuya aplicación se deberán tomar en cuenta los estándares internacionales sobre derechos humanos” (Principio III.4 de la CIDH).








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Serbia – Suiza (1-0): sigue minuto a minuto
¿Qué tiene que pasar para que clasifique Argentina?
Carlos Romero responde a las denuncias: 'Les pido que no dañen mi honor'
La primera ministra de Nueva Zelanda dio a luz a su primogénita
Papeles de Panamá complican a Messi y Macri
Dan de alta a Mario Vargas LLosa luego de lesionarse por caída en su casa
¡Conócelas! Ellas son las candidatas al Miss Bolivia
Fracaso taquillero de Han Solo detiene los spin-off de Star Wars
Albert Einstein tenía razón más allá de la Vía Láctea
Califican de 'vergüenza' y 'soberbia' los dichos de Evo sobre defensa del 21F
Nigeria derrota a Islandia y le da vida a Argentina
Un japonés se suma a jueces que darán fallo en la demanda por el mar
Guantánamo quiere fama por su café y cacao
Las absurdas muertes por tomarse una selfie en el lugar equivocado
Mundial de Fútbol, la fiebre que cruza los límites de la cancha
Arias no fue contratada por una agencia para el spot de la Defensoría
Ganadora de Cannes supera a una película taquillera de Hollywood
Bailongos para calentarte en la previa de San Juan
Santos: 'Espero que Uribe deje gobernar a Duque'
Video: cobarde agresión de hinchas argentinos a dos croatas
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


22/06/2018
De la ortodoxia al despilfarro
22/06/2018
El mito de las cavernas, en Rusia
22/06/2018
Compañeros de ruta
22/06/2018
De carne y hueso
22/06/2018
El Bulo Bulo
21/06/2018
Primarias, ¿para qué sirven?


EL DEBER
 
Te puede interesar
Carlos Romero, ministro de Gobierno (Foto: ANF)
BOLIVIA

Carlos Romero responde a las denuncias: 'Les pido que no dañen mi honor'

La primera ministra compartió una foto con su pareja y su bebé en las redes sociales
MUNDO

La primera ministra de Nueva Zelanda dio a luz a su primogénita

Messi y Macri señalados por los Panamá Papers. Foto. AFP
INVESTIGACIÓN

Papeles de Panamá complican a Messi y Macri

Diez
Hamilton se muestra satisfecho con su resultado. Foto: Internet
GP

Hamilton vuelve a ser el más rápido en segundos libres

Islandia, Nigeria y Argentina mantienen sus chances de pasar a la otra fase
MUNDIAL

Ganó Nigeria, ¿qué le queda a Argentina?

Neymar comienza su celebración tras el gol de Brasil. Hay detalles para no perderte. Foto: Fuad Landívar (San Petersburgo)
MUNDIAL 2018

Diez detalles que se dieron en el Brasil-Costa Rica

Sociales
SOCIALES

10 cosas curiosas de Lisbeth Aranda

SOCIALES

Cómo están los actores de Jurassic Park 25 años después

La elegida Georgina es la primera de las novias de CR7 que ha recibido un anillo de compromiso
SOCIALES

Georgina mostró su anillo de compromiso