PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 02/09/2017


El país de la anarquía

La semana pasada, escribíamos en estas mismas páginas, sobre la peste que significa para los bolivianos los permanentes bloqueos, marchas y paros. Y reiterábamos que ningún país puede vivir cercado, bloqueado cada día, sin poder trabajar a plenitud. Y que ahora los inventores del método funesto están tomando de su propio veneno y no vemos que tengan el antídoto a mano.

Lo que está sucediendo ahora en el altiplano paceño no es algo para tomar a la ligera. En torno al ‘Mallku’ y Achacachi se está constituyendo una liga de poblaciones descontentas con el Gobierno que, pretextando el malestar contra un alcalde, lo que desean es derribar al Gobierno o por lo menos poner de rodillas a S.E. Naturalmente que esto se hará en perjuicio de la ciudad de La Paz que debería recibir el título de “heroica” por su entereza para resistir tanto abuso y atropello.

En el altiplano, pobladores de Challapata, universitarios, y en la propia sede de Gobierno los comerciantes, ponen olor a golpe de Estado. Solo con oír a los líderes que encabezan el descontento y ver por la televisión a las mujeres furiosas y a los hombres merodeando por los cerros sin rumbo aparente, vuelve a la retina lo que fue octubre del 2003, cuando la conspiración contra Sánchez de Lozada era un hecho y la gente se aproximaba al centro del mando para dar el mazazo definitivo. Claro que, a la inversa de hoy, los muertos de entonces empezaron a caer muy temprano. Sería hora de ver actuar al ahora muy silencioso defensor del pueblo.

No tenemos duda de que para mantener el orden S.E. ordenará un acuerdo con los sublevados, pero tendrá que resignar poder. Está claro que el MAS ya no es el partido de hace cinco años o diez. La concentración de la autoridad y de sus beneficios en muy pocos jefes, ha dejado a la deriva a cientos de miles de personas que creyeron en el ‘proceso’ y que siguen miserables pese a las estadísticas gubernamentales que dicen que ya no hay analfabetos ni pobreza extrema.

A esta situación peligrosa se agrega el gran malestar que ha causado en la ciudadanía el asunto del Tipnis, que, diga lo que diga el Gobierno, ha dejado una sensación de engaño, de fraude premeditado. Tal vez Achacachi y el Tipnis sean temas muy distintos y muy distantes, pero cuando sube la marea del descontento popular todos los problemas confluyen en uno y es ese el momento en que se ven los guapos, los que saben controlar una situación en la adversidad y no con las facilidades que da el dinero y las prebendas. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Diplomacia al garete
El ‘fiscalato’ contra Mesa
Sobre los viáticos de S.E.
Sobre los gastos reservados
Los bloqueos y el futuro incierto
Los viajes presidenciales
El deporte en los tiempos de ‘cambio’
Las angustias del régimen
De lujos, robos, deportes y neuronas
Medallas cocaleras
La nación-hormiguero
Incahuasi en disputa
Diplomacia extraviada
Vuelve la irracionalidad política
La penuria de los libros
Bakovic, desde el más allá…
Jugando a los soldaditos
La casa avasallada
El Derecho y la Historia
El mar: hora de pensar en serio
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


21/07/2018
Diplomacia al garete
21/07/2018
La magia de la lectura y la XXIII FIL
21/07/2018
Nacionalización del auto fantástico
21/07/2018
Soberanamente irrelevantes
20/07/2018
Memoria obrera
20/07/2018
Salir de nuestra zona de confort


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

Liberan a hombre que fue encarcelado siendo inocente

BOLIVIA

Investigan incumplimiento a solicitud de aborto por malformación congénita

Activistas realizaron la noche del viernes un
BOLIVIA

Iglesia: "¿Exigir respeto a la decisión del pueblo es acaso hacer política?"

Diez
Arias saliendo de la cancha tras ser expulsado. Foto: Hernán Virgo
BOLÍVAR

Desastroso debut de Arias en el Clausura

Imagen del entrenamiento del equipo que comanda Wálter Botto. Foto: El Potosí
BOLIVIA

Insólito: Real Potosí tiene dos oncenos para medirse a la ‘U’

Imagen de una de las jugadas del partido. Foto: AFP
AMISTOSO

El Bayern Múnich gana a un París SG liderado por Buffon

Sociales
Le fue mal

Roberto Palazuelos ofende a sus seguidores al no soportar la crítica

Este es uno de los grupos de indios que llegaron a la isla
Lo último

¡Oh, no! Unos indios juguetones y sensuales invaden República Dominicana

El míster Bolivia 2018, Cristian Rojo, de paseo por las calles de Santo Domingo. Muchos dominicanos se acercaron para pedirle una selfi. Es cruceño, tiene 26 años y mide 1.90
Concurso

¡Derretite con ellos!