OPINIÓN



| 30/09/2017


Déficit fiscal y políticas ortodoxas

Varios opinadores neoliberales, e incluso editoriales de algunos medios, han expresado su preocupación por los resultados fiscales, sugiriendo ajustar los mismos con las mismas viejas recetas con las que ellos administraron la economía boliviana durante 20 años de neoliberalismo: reducir el gasto corriente e incrementar ingresos fiscales. Ante esto, no nos queda más que hacer una pequeña evaluación sobre los orígenes de este déficit y si esto debería ser o no preocupante para las cifras macroeconómicas más adelante y para la economía en su conjunto.

Primero, abordemos el origen del déficit fiscal de los últimos tres años. Se dice que esta proviene de un exceso de gasto corriente, que es el gasto en la compra de bienes y servicios, contratación de personal y transferencias que se efectúan al sector privado (pensiones, bonos, rentas, etc.), y la inversión pública sobre los ingresos –también corrientes- que son las recaudaciones de impuestos, ingresos por venta de bienes y servicios del sector público, etc. Es decir, que el sector público gastaría más dinero de lo que genera, y esa sería la preocupación.

Se ha venido difundiendo que el Gobierno estaría gastando demasiado. He aquí la primera aclaración: mirando el balance entre ingreso y egreso corriente que debería reflejar esta situación, se advierte que, desde la gestión 2006, esta relación fue siempre positiva; es decir, que los ingresos corrientes siempre fueron superiores a los egresos corrientes, inclusive en los últimos tres años cuando se observa un déficit fiscal global. En efecto, en 2005, el déficit corriente (diferencia entre el ingreso y egreso corriente) sobre el PIB de todo el sector público fue positivo: 13%, alcanzando su mayor nivel en 2013, con un 16,6%, para, en los últimos tres años, situarse alrededor del 10,4%, también positivo. Esto quiere decir que la fuente de los tres últimos años de déficit fiscal está relacionada con las inversiones públicas que se realizaron antes que atribuir al gasto en salarios, compra de bienes y servicios y otros gastos propios para el funcionamiento del sector público.

Por tanto, este tipo de déficit no debería ser preocupante debido a que la particularidad de provenir de mayores inversiones tiene una característica, que por supuesto los economistas neoliberales jamás destacarán, que es la de tener un carácter transitorio, es decir, que este déficit terminará cuando esas inversiones hayan concluido. En cambio, cuando un déficit fiscal proviene por un mayor gasto corriente, este normalmente es recurrente y no se reduce en el tiempo, generando una presión a las cifras fiscales. En este sentido, la preocupación de que sea recurrente o que se deban tomar acciones para disminuir el gasto corriente para estabilizar las cuentas fiscales, no es válida. Por el contrario, seguir las viejas recetas del FMI y de los gobiernos neoliberales, de reducir el gasto corriente o aumentar los impuestos, sí generaría un problema en la economía nacional, tal como aconteció en todos los países vecinos que aplicaron la receta y hoy enfrentan serios problemas de desempleo, desaceleración y hasta crisis económicas. 

Para concluir, llama poderosamente la atención que vuelvan a surgir ese tipo de recomendaciones de política fiscal de personeros que, ejerciendo la función pública en gobiernos neoliberales, jamás lograron un solo año siquiera, generar un equilibrio en las cuentas fiscales, registrando 20 años de déficit fiscal consecutivos.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Visita del papa a Birmania trae consuelo a minorías
Fiscalía confisca un vehículo comprado con dinero del Banco Unión
Conoce la historia de la foto más vista del mundo
Tórrez le da el primer oro a Bolivia, con récord incluido
Libertadores: Gremio sufrió para ganarle a Lanús
Qué indica el humo que sale por el tubo de escape de tu auto, según su color
La pugna política hace de las elecciones del 3 de diciembre un plebiscito
Achacollo consigue reunir su fianza y los garantes
Imcruz sustituye pieza en vehículos por posible falla
Las dudas del oro
Se puede, hagámoslo juntos
... Cara a cara
Señalan fallas en el operativo para dar con el submarino
Policía da con asesino de taxista por un GPS
La tapa de hoy
Doble moral
Crónicas corrosivas (Por Trond)
Corrieron a los veedores
La nueva marginalidad
Este apocalíptico filme de ciencia ficción se estrena el 30 de noviembre
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


23/11/2017
Se puede, hagámoslo juntos
23/11/2017
Corrieron a los veedores
23/11/2017
La nueva marginalidad
23/11/2017
Doble moral
22/11/2017
¡Gasolinazo en Bolivia!
22/11/2017
La dignidad suspendida


EL DEBER
 
Te puede interesar
El papa Francisco alista un nuevo viaje
MUNDO

Visita del papa a Birmania trae consuelo a minorías

El Ministerio Público decomisó una máquina termoeléctrica
ECONOMÍA

Fiscalía confisca un vehículo comprado con dinero del Banco Unión

Sin la participación del alcalde Revilla, esta vez anunciaron que votarán nulo
POLÍTICA

La pugna política hace de las elecciones del 3 de diciembre un plebiscito

Diez
La nadadora cochabambina logró la primera medalla de oro para el país. Foto: Comité Olímpico
BOLIVARIANOS

Karen Tórrez gana oro para Bolivia

Ortiz es pieza clave en el onceno titular de la academia cruceña. Foto: DIEZ
FÚTBOL

Ortiz: “Jugaremos una final ante Bolívar”

Cícero grita el único gol del partido ante Lanús en el estadio Arena Do Gremio. Foto. Reuters
LIBERTADORES

Gremio gana con lo justo en la agonía

Sociales
Otra conquista. El cantante asistió el sábado al cumpleaños de Leonardo DiCaprio acompañado de la modelo y actriz Emily Ratajkowski
SOCIALES

The Weeknd sale con una ex de Justin Bieber

Vanessa Áñez se tomó una selfi con Richard Yashel Camacho, de CNCO
SOCIALES

El espíritu latino se hace sentir con fuerza en Las Vegas