OPINIÓN



| 12/01/2018


Abrogar la dictadura

La decisión del Tribunal Constitucional de admitir la repostulación del presidente, en contravención a los resultados del referéndum vinculante del 21-F, encendió la efervescencia ciudadana que tomó conciencia de que, a partir de allí, se estaba formalizando un nuevo escenario de conflictividad con la ruptura del orden jurídico constitucional. 

Este hecho, seguido de la elección judicial carente de legitimidad, reactivó el protagonismo del ciudadano, que entendió que era preciso movilizarse para defender la institucionalidad democrática contra la encubierta dictadura totalitaria. 

Dada la baja efectividad de intermediación política de los partidos opositores y con la institucionalidad adormecida por el legado del caso terrorismo, el hostigamiento económico al sector empresarial y el amedrentaniento judicial, una nueva generación de activistas, jóvenes y mujeres, se apropia del discurso político y de la reivindicación democrática. 

Autodenominadas plataformas, desprovistas de    liderazgo formal y estructura organizativa, se        autoconvocan, se multiplican en las calles. La lucha, hasta aquí, es ciudadana, sin tutoría institucional; movilizadora y cohesionadora en el discurso, pero dispersa y desorganizada en los métodos   y estrategias. 

Luego entra en escena la demanda de los médicos, afectados por un artículo del Código del Sistema Penal que los criminaliza distorsionando el concepto de negligencia. Su prolongada movilización permite tomar conciencia nacional de que toda la norma afecta a diversos intereses sectoriales, y se van incorporando a la lucha los gremios organizados, cada uno con preocupaciones puntuales por determinados segmentos del código.

La lucha aquí deja de ser ciudadana y se vuelve una reivindicación institucional multisectorial. Pasa a segundo plano el trasfondo de la reivindicación por la vigencia de los resultados del referéndum y la defensa de la democracia, concentrándose en el instrumento. La causa deja de ser homogénea y, por tanto, la heterogeneidad de las demandas permite romper la cohesión del discurso.

Al empezar a satisfacerse, desde el régimen, específicos intereses sectoriales, las instituciones empiezan a mostrar incapacidad de sostener una demanda transversal y aglutinadora. La causa, podría haber logrado mayor eficacia enfocándose en los argumentos para exigir la abrogación del draconiano código, no en función a demandas heterogéneas, sino en la homogeneidad del perjuicio, promoviendo socialmente que criminaliza al ciudadano y protege al Estado. 

No se encaró el discurso ni los métodos en el denominador común. No es una norma preventiva del delito, es un instrumento de control y opresión del pueblo, conculcador de libertades y herramienta de amedrentamiento. 

Visto así, se podría hacer sostenible la lucha multisectorial institucional, por encima de específicos intereses subalternos al interés general. Aquí se pierde fuerza porque se desvirtúa el trasfondo. La reivindicación original en realidad es la abrogación del régimen dictatorial, procurándose restablecer la defensa de la democracia y la homogeneidad de su lucha.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Banda de ‘Camana Camán’ delinque con identidades falsas hace 15 años
Tradición y protesta en la tercera precarnavalera
Cae sospechoso de matar a un hombre el 1 de enero
Emotiva despedida para Carla y Jesús
Guísela presentó su nuevo video junto a la reina del Carnaval
Muñoz dice que Piñera le dio 'señales' de continuidad en el equipo
Emotivo adiós a Carla y Jesús
Bulacia hace historia en su adiós al Dakar
Evo dice que Trump en un año puso en peligro a la especie humana
Guarayos, declarado zona de desastre por el agua
Gobierno compromete drástica sanción contra asesinos de Carla y Jesús
Jura la directiva y crean una comisión para indagar acoso y extorsión
Detienen a padres que encerraban a sus 13 hijos
Las niqueladas se apoderan de la plaza del Estudiante
Cívicos protestan contra el Código Penal con caravana a Cotoca
Decomisan más de media tonelada de cocaína en Beni
Albarracín ve 'chantaje económico' del Gobierno a universidades
Se enteró de la broma después de que su esposa falleciera
Analizan si Evo irá a La Haya para alegatos orales
En imágenes: 1 año de Trump en la Casa Blanca
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


20/01/2018
Aún estamos a tiempo
20/01/2018
Viajes con propósito: alimento para el alma
20/01/2018
Las razones de tres consignas nacionales
20/01/2018
Sistemas electorales y vida política
19/01/2018
El discurso del odio
19/01/2018
Lo que no nos cuentan


EL DEBER
 
Te puede interesar
EL grupo especial DACI DE LA FEL...

Banda de ‘Camana Camán’ delinque con identidades falsas hace 15 años

La bella Carla Áñez agradece al público que la recibe con aplausos durante el recorrido de la preca. Foto: Fuad Landívar
SOCIALES

Tradición y protesta en la tercera precarnavalera

Hernán Hurtado Chávez (derecha) fue presentado este sábado en la Felcc
Seguridad

Cae sospechoso de matar a un hombre el 1 de enero

Diez
RALLY

Jugadores de Blooming cobran a una semana del debut

Azogue trata de burlar la marca de Ovando. Foto: Etzhel A. Llanque
FÚTBOL

San José salva el empate ante Bolívar

Hernán Paredes, fue uno de los dos bolivianos que terminó el Dakar en cuadriciclos. Foto. Jorge Gutiérrez
DAKAR

Paredes llega a la meta en su debut en el rally

Sociales
Unidos. La cumpleañera junto con su esposo, Mariano Aguilera, y sus hijos, Mariano e Ingrid Aguilera
SOCIALES

A Ingrid la sorprendieron con una gran celebración

Kevin  Spacey. Comenzó su carrera como actor durante los 80 con papeles secundarios en cine y televisión
SOCIALES

Kevin Spacey enfrenta una tercera denuncia

Elegancia que acoge. No existe un rincón descuidado, el jardín, la casa de muñecas, la piscina, en todo se nota el cuidado de la dueña de casa y anfitriona. Los juntes son de grupos pequeños
SOCIALES

La casa soñada es compartida solo con los más allegados