MUNDO

Bus contra el movimiento LGBTI genera conflicto


Grupos a favor y contra la comunidad homosexual chocaron en Santiago y la Policía intervino para poner orden. También hubo incidentes frente a La Moneda


La organización Hazte Oír, que antes llevó esta iniciativa a las calles de otros países como México y Colombia, se defiende de las acusaciones

10/07/2017

El bus del movimiento ultracatólico español Hazte Oír, contrario a la homosexualidad y a la identidad de género, provocó este lunes en Santiago agitación y enfrentamientos con activistas por los derechos LGBTI, que respondieron con un "bus de la diversidad".

Ambas manifestaciones movilizaron a no más de 300 personas en el centro de Santiago, pero generaron enfrentamientos que llevaron a la policía a intervenir.

La llegada del bus homófobo generó el rechazo del gobierno de Michelle Bachelet, que recordó que pese a ser contrario a todo mensaje que promueva la intolerancia, no puede negar el derecho a circular del vehículo.

"El futuro de los niños es siempre hoy, mañana será tarde", fue la frase de la premio Nobel chilena Gabriela Mistral que vistió el azul 'bus de la diversidad', el primero en irrumpir en el convulsionado centro capitalino.

Minutos después, el naranja furioso del "bus de la libertad" del movimiento ultracatólico saltó a escena portando la leyenda: #ConMisHijosNoSeMetan.

"Nicolás tiene derecho a un papá y una mamá. -Estado + Familia", fueron las frases que completaron la puesta en escena de la organización conservadora. 

Este mensaje es una respuesta al libro producido por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) chileno para sensibilizar a los hijos de padres del mismo sexo "Nicolás tiene derecho a dos papás".

¿Libertad de expresión? 

Tanto el Movilh como la fundación Iguales cuestionaron que un bus que ataca a derechos de la comunidad LGBTI pueda pasear su mensaje, pero reconocen que no hay una ley para prohibirlo.

Lamentablemente "mientras no haya un llamado directo a la violencia "muerte a" o "golpeemos a" se enmarca dentro de la libertad de expresión, por lo tanto tenemos que aceptar", dijo a la  AFP Luis Larraín, expresidente de Iguales.

El activista hizo un llamado a manifestarse con "mejores argumentos que ellos para que la opinión pública se dé cuenta del tremendo odio e ignorancia que hay detrás de iniciativas como ésta".

"Vamos a seguir el bus de la odiosidad por donde concurra, si va fuera de Santiago vamos a ir fuera de Santiago, no le vamos a dejar que transmita su odio de manera impune", dijo Rolando Jiménez, líder del Movilh, a periodistas en medio del bullicio generado por ambos bandos.

La organización Hazte Oír, que antes llevó esta iniciativa a las calles de otros países como México y Colombia, se defiende de las acusaciones y advierte que defenderá el derechos de los padres a educar a sus hijos sin seguir una supuesta "ideología de género".

"Estamos pidiendo el derecho preferente de los padres (...) que el gobierno de Chile respete, puesto que nosotros los padres no hemos renunciado al derecho preferente de educar a nuestros hijos de acuerdo a nuestros valores y principios", dijo Francisco Fritis, uno de los voceros de la iniciativa.

Hazte Oír se dio a conocer públicamente en 2001 en España como grupo de presión o cabildeo provida y profamilia y ha llevado a cabo campañas contra el matrimonio de personas del mismo sexo o la introducción de materias de igualdad en los centros educativos.

Caos e insultos cruzados 

La discusión no se limitó a los activistas y el frente de La Moneda, la sede de la presidencia chilena, se transformó en un 'cabildo ciudadano' con discusiones subidas de tono.

"Pedófilos" y "asesinos de la familia" fueron algunas de las frases lanzadas por integrantes de movimientos religiosos, mientras enfrente se flamearon banderas representativa de la comunidad LGBTI.

Al escenario de exaltación se sumó pasado el mediodía una masiva manifestación de taxistas, que paralizaron la principal avenida de Santiago pidiendo que el gobierno regule la actividad de negocios como Uber. 

Varios detenidos y la intervención policial, que lanzó agua y gases lacrimógenos para dispersar incidentes, fueron el saldo preliminar de una jornada movida en la capital chilena, que también tuvo una manifestación en favor de la pesca artesanal también frente a La Moneda.



En esta nota



e-planning ad