ECONOMÍA

Hirano: “Minera San Cristóbal trabaja en un plan agresivo de exploración”


Mitsuhiro Hirano asumió la presidencia de la compañía en noviembre. Destacan su plan de eficiencia y productividad. Representan la mitad de la venta externa de minerales

El presidente de la empresa minera anticipó que buscarán nuevos yacimientos cerca de las zonas en operación para aumentar las reservas
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/02/2018

San Cristóbal es considerada una de las minas más grandes del mundo con reservas de zinc, plomo y plata. La subsidiaria de Sumitomo Corporation de Japón   concentra  el 50% de las exportaciones de minerales no ferrosos en Bolivia y cuenta con más de  1.400 trabajadores.
El nuevo presidente de la Empresa Minera San Cristóbal,  Mitsuhiro Hirano, que asumió en noviembre de 2017, dijo que las reservas probadas de la mina alcanzan hasta 2024.

¿En qué condiciones asume la presidencia ejecutiva de la empresa minera San Cristóbal?

En una industria cíclica como la minería la eficiencia es un aspecto fundamental. El plan estratégico basado en la eficiencia y productividad, el trabajo en equipo, la cultura de innovación y la mejora continua de los procesos de la empresa han permitido incrementar la producción de concentrados (zinc-plata y de plomo-plata) y pasar de 599.000 toneladas en 2016 a 634.000 toneladas en 2017, cifra que representa el 64% del total de la producción minera en el país. La empresa ha pagado 194 millones de dólares en impuestos y 62 millones de dólares en regalías.    



¿Cómo proyecta el futuro de la mina?

Esperamos continuar siendo un productor de bajo costo, esto se logra a través de la eficiencia y maximizando el valor del producto sobre la base de innovaciones y una buena planificación para optimizar el tonelaje, la ley de cabeza, la recuperación y la calidad de los concentrados. Asimismo, es nuestro deseo aumentar las reservas mineralizadas mediante esfuerzos continuos de exploración y perforación. No obstante, los precios internacionales y su comportamiento en ese horizonte de tiempo serán determinantes en los resultados. 

¿Hay planes para expandir las reservas probadas?

Se cuenta con un agresivo plan de exploración que comprende perforaciones al interior y alrededor del ‘pit’ con el objetivo de incrementar las reservas y con ello extender la vida de la mina. Por otra parte, se han iniciado trabajos de exploración en áreas alrededor de la operación minera en busca de mineral para generar nuevas reservas. Es muy importante recalcar que la exploración para un operador minero es fundamental para que el negocio sea sostenible.



¿A qué países exportan?  ¿tienen planes de expansión?

Los concentrados minerales que produce Minera San Cristóbal son transportados por ferrocarril en contenedores a granel al puerto chileno de Mejillones, desde allí una empresa de comercialización internacional  lleva los concentrados a diferentes destinos, principalmente a Europa y Asia. Los clientes finales son fundidoras que procesan los concentrados para obtener metales de alta pureza y que posteriormente son utilizados de manera global para diferentes usos.

Uds. representan el 50% de las exportaciones de minerales, ¿cómo logran estas cifras?

Es importante destacar que todo el trabajo que realiza la empresa no sería posible sin el compromiso con los valores corporativos por parte de un equipo humano de excelencia quienes por su labor, capacidades y empuje permiten a la Minera San Cristóbal transformarse en la minería del futuro en Bolivia, con una fuerza laboral que es boliviana en un 99%.

¿Hay compromisos socioambientales con las comunidades vecinas a la mina?



Sí, se hizo mucho. Trabajamos en el proyecto Pueblos Mágicos de los Lípez que es una muestra clara y tangible del desarrollo sostenible. Nació como una iniciativa conjunta del Consejo Consultivo de Los Lípez, la minera y la Fundación Codespa con el objetivo principal de desarrollar una línea de turismo comunitario en las poblaciones de San Cristóbal, Culpina K, Vila Vila y Río Grande, como alternativa de empleo e ingresos a la actividad minera, mediante el desarrollo de la oferta turística, fortalecimiento organizativo y comercialización de productos y servicios turísticos.

Desde sus inicios en 2013, el desarrollo de capacidades locales fue la estrategia central para el involucramiento y empoderamiento de los emprendedores de turismo para llevar adelante el proyecto mediante el intercambio de experiencias, participación en ferias, asistencia técnica por especialistas en hotelería, gastronomía, artesanía, marketing, diseño de herramientas web, estudio de mercado y liderazgo. 

¿Y en turismo?

Sí, se cuenta con un producto turístico con identidad propia de acuerdo al mercado, como resultado de capacitar a 90 emprendedores en hotelería, gastronomía, artesanía, guía y transporte; haber recibido la certificación por competencias de 32 mujeres en gastronomía por parte del Viceministerio de Educación Alternativa; construir el Centro de Interpretación Turística de San Cristóbal; dotar de equipamiento gastronómico en cuatro comunidades y lanzamiento del circuito local ‘Tras las Huellas del Minero’ y ‘San Cristóbal te muestra su historia’.

¿Qué planes medioambientales ejecutan?

Nuestro sistema de gestión ambiental se basa en la identificación y evaluación de riesgos, la mitigación y remediación de impactos negativos a lo largo del ciclo de vida de la mina y la aplicación de normas y protocolos internacionales para el monitoreo de factores ambientales. Desde 2010 la empresa cuenta con una triple certificación de las normas internacionales ISO 9001 (Calidad), OHSAS 18001 (Salud y Seguridad Ocupacional) y la tercera por el Sistema de Gestión Ambiental ISO 14001.

Las mejores prácticas ambientales se enfocan en la gestión del agua, control del polvo, reutilización y reciclado de residuos industriales, rehabilitación de las áreas afectadas durante la etapa de construcción y el uso eficiente del agua y de la energía.

El consumo de agua es uno de los temas más delicados...

Sí, por ello, desde el punto de vista ambiental y social, es una preocupación permanente para los grupos de interés locales y nacionales, particularmente para las comunidades de influencia directa.

No obstante, el agua subterránea que se utiliza en la operación es salina y no apta para el consumo humano, animal o riego. Tenemos una política de aplicación de las mejores tecnologías y buenas prácticas de uso racional y gestión responsable de este recurso. Como resultado de ello, hasta un 50% del agua utilizada proviene del sistema de recirculación que implementó la empresa.

En 2013 se emitieron regulaciones para que los grandes consumidores evaluaran y redujeran su consumo eléctrico. San Cristóbal respondió aplicando un proceso para regular y reducir el uso de energía. Los esfuerzos realizados en los últimos años en los procesos permitieron reducir el consumo total de energía en 4,2% (de 2008 a 2015) y en 37,2% en consumo específico. 

¿Qué planes tienen para los próximos años?

Buscamos continuar aportando al desarrollo de la región en la que operamos, el departamento de Potosí y el país en su conjunto.



 




En esta nota