ECONOMÍA

En seis meses, el Gobierno contrató créditos por más de $us 955 millones


Autoridades dicen que este endeudamiento está dentro de los márgenes de sostenibilidad de la deuda. Analistas continúan alertando de los efectos en las reservas, el déficit fiscal y piden parar los gastos


Expertos proponen orientar la gestión pública en lo que resta del año | Foto: Archivo EL DEBER
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

29/07/2019

Con nueve leyes aprobadas en la Asamblea Legislativa, el Estado boliviano contrató en medio año, créditos y financiamientos por un monto de $us 955,7 millones para proyectos y programas de turismo, salud, agua, empleo, apoyo presupuestario y un tramo carretero. Cinco analistas económicos alertan que, aunque “endeudarse no es malo”, ven un riesgo financiero por el incremento del endeudamiento en estos tiempos de desaceleración económica, pues puede crecer el déficit fiscal y afectar las Reservas Internacionales Netas (RIN).

Las leyes han sido publicadas por la Gaceta Oficial del Estado en este primer semestre de 2019. El Ministerio de Planificación informó a EL DEBER que el fin último de estos créditos es continuar con los proyectos de inversión pública, que son parte central del Modelo Económico Social Comunitario Productivo (Mescp) pero aclaró que el total de estos montos contratados, no entrarán en su totalidad a la economía boliviana en esta gestión.

“Este endeudamiento se encuentra dentro de los márgenes de sostenibilidad de la deuda externa. Al mes de mayo la deuda representaba el 23,6% de PIB, indicador que encuentra por debajo de los límites de solvencia establecidos por la CAN (50% del PIB) y el Banco Mundial (40% del PIB)”, manifestó la ministra de Planificación, Mariana Prado.



La autoridad descartó que este endeudamiento implique una reducción de las RIN y por el contrario, señaló que “los desembolsos incrementan las RIN, además que el Estado precautela el servicio de la deuda, tomando en cuenta la capacidad y sostenibilidad económica del país”.

Recordó que todo proyecto que se financia con recursos internos o externos, son sujetos a estudios de factibilidad que garantizan los retornos económicos y financieros, asegurando el ‘repago’ de la deuda.

Estado de la deuda

Entre tanto, el presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Pablo Ramos, confirmó que la deuda externa boliviana se encuentra en niveles sostenibles y muy por debajo de los límites establecidos por los organismos internacionales y rechazó las críticas de que la deuda externa crece de manera alarmante.



En este sentido, dio cuenta que el 31 de mayo de 2019, la deuda llegó a $us 10.302 millones, por lo que el saldo de las obligaciones contraídas por el país está en 23,6% en comparación con el Producto Interno Bruto (PIB). “El indicador de solvencia de la deuda establece un límite del 50%. Esto refleja un amplio margen de endeudamiento”, sostuvo.

Pero estos porcentajes, relacionados con el PIB, no cuentan los cerca de mil millones de dólares que fueron contratados este año, por el Estado y refrendado por la Asamblea Legislativa.

Uso correcto

Al respecto, el experto Carlos Schlink, sostuvo que el endeudamiento no es malo, siempre y cuando, los proyectos de inversión pública tengan una evaluación económico-financiera positiva.

“De lo contrario, solo estamos inyectando recursos económicos en entidades públicas para que los malgasten, para que se incremente la corrupción y se genere mayor ineficiencia en la gestión pública, como ha ocurrido en la mayoría de las empresas públicas del país, que les siguen inyectando recursos de las RIN y que no se obtiene ningún beneficio para el país, porque son empresas ineficientes”, manifestó.



Efecto en las Reservas

El economista Alberto Bonadona dijo que el endeudamiento es otorgado a Bolivia en dólares y estos a su vez, ingresan a las RIN. “Como las importaciones se pagan en dólares, disminuyen las RIN”, explicó.

Añadió que este tipo de contratos, como forma que predomina, traen jugosas comisiones para los funcionarios involucrados. “Además, por esta misma condición, no hay mayor preocupación por la calidad de los resultados. Finalmente, en este año electoral, hay que mostrar obras sin que importe si durarán o son elefantes blancos”, apuntó.

Con miras a las elecciones

El analista Armando Álvarez resaltó que estos contratos demuestran que el actual Gobierno, no tiene intención alguna de equilibrar las finanzas públicas.

“Ni siquiera en caso de ganar las próximas elecciones. Lo que va a llevar al país, a una situación de alto endeudamiento cuando existen grandes incertidumbres sobre cómo el país generará a futuro, ingresos para pagar las deudas asumidas”, advirtió.

No es el momento

Para el economista Alejandro Arana, no es el momento correcto para endeudarse. “Al igual que las familias, los estados hacen bien en contratar deuda con fines de inversión cuando sus expectativas de ingresos futuros son favorables. Pero las perspectivas para el desempeño económico del país no son auspiciosos”, indicó.

Arana puso en el tapete, de que hay una desaceleración y de acuerdo al reciente informe de Alianza Latinoamericana de Consultoras Económicas (Laeco) ésta se acentuará durante la gestión 2020. Sin duda, el servicio de la deuda tendrá un efecto negativo en las RIN, mientras experimentamos reducción de ingresos por exportación de gas”, detectó.

Déficit fiscal

El investigador de la Fundación Jubileo, René Martínez expresó que el crecimiento de la deuda en los últimos años, ha subido mucho y ya está dando señales de un riesgo a mediano plazo para las finanzas públicas.

“Creemos que hay que contener este crecimiento del endeudamiento y la causa misma que es el déficit fiscal. Hay que analizar con mucho cuidado el déficit fiscal que se ha profundizado y que está por el 8% aproximadamente. Es una señal de que la situación de las finanzas públicas está bastante deteriorada y podría haber problemas a futuro si es que no se realizan ajustes”, finalizó.

Más contratación de deuda

En una entrevista con EL DEBER, la ministra de Planificación, Mariana Prado, manifestó que históricamente, el Estado desembolsa entre $us 1.300 y $us 1.600 millones anualmente y aseguró que ese seguirá siendo el ritmo en que se incrementará la deuda externa.

“Vamos a llegar a un 26% de deuda externa con respecto al PIB. Esa es la previsión que tenemos. Margen muy razonable y bastante sostenible. Y, además, es deuda que se contrata para proyectos de inversión pública”, enfatizó.

Reservas bajaron

En la gestión 2014, las Reservas Internacionales treparon al punto más alto, llegando a sumar $us 15.123 millones a favor de las arcas del Estado.

Desde esa época, producto de la baja de los precios internacionales, la disminución de los ingresos por la venta de hidrocarburos, el pago de la deuda contraída y el aumento de “las importaciones de maquinarias y equipos destinados a dinamizar el aparato productivo”, según el Gobierno, las RIN han ido cayendo a niveles que habían sido observados en las gestiones 2009 y 2010.

La gestión pasada (2018), cerró con $us 8.946,3 millones. El 17 de julio, las cifras cayeron hasta $us 8.142 millones, logrando una recuperación en los últimos días, de $us 8.210 millones al 19 de julio, según la “Información Estadística Semanal” que publica el BCB.

LOS ENTRETELONES

CALIFICACIÓN | El Ministerio de Economía resaltó que el informe de la calificadora Fitch Ratings destacó el manejo de la deuda externa, la sólida posición de las Reservas Internacionales, pese a la disminución.

EL MOTOR ECONÓMICO | Para el Ministerio de Planificación, la inversión pública es uno de los motores de la economía boliviana. Por tanto, el Estado puede seguir endeudándose, siendo que está es la forma en que sostiene el dinamismo de la economía.

MÁS PROYECTOS | El Banco Central de Bolivia manifestó que los desembolsos de la deuda externa se destinan a la ejecución de importantes proyectos que contribuyen al desarrollo económico y social del país.

PROBLEMAS EN LAS FINANZAS | Para la Fundación Jubileo, hay que endeudarse cuando esta deuda lleve a generar retornos que permitan pagar el servicio de la deuda. En el mediano y largo plazo, este aumento va a traer problemas en las finanzas públicas.

INEFICIENCIA PÚBLICA | El analista Carlos Schlink, opinó que no debería seguir endeudándose el Gobierno porque hasta ahora, solo han mostrado ineficiencia. La factura de endeudamiento la multiplicaron 5 veces desde el 2007 y se esta hipotecando el futuro de los bolivianos.

DEUDA PARA LA GENTE | Analistas señalan que con los recursos prestados, solo crean pegas para los funcionarios afines al Gobierno, provocando mayor endeudamiento tanto externo e interno, reducción de las RIN y que en el mediano plazo, la población tendrá que pagar la factura.



 




Notas Relacionadas



En esta nota