Economía

Empresarios y la ABT redescubren otra salida al mar


Los exportadores destacan el menor tiempo y la reducción de los gastos en la comercialización de sus productos. El Gobierno ve con buenos ojos esta nueva alternativa para el comercio internacional


16/07/2017

Luego de estar dormida por 79 años, ‘la ruta de la goma’,  aquella por la que el empresario Nicolas Suárez exportaba a Europa y Estados Unidos el caucho, fue redescubierta por empresarios bolivianos y la Autoridad de Bosques y Tierra (ABT). Así, Bolivia tiene otra alternativa atractiva para salir al mar.

Los estudiosos recuerdan que la última carga boliviana que salió por la hidrovía Madeira-Amazonas rumbo a Europa por el océano Atlántico fue en 1938. Sin embargo, esta conexión fluvial, en el noreste de Brasil, se reactivó hace unas semanas con el despacho de productos forestales de Trinidad con destino a Bélgica, Francia y la costa este de EEUU.

Precisamente, a decir del director ejecutivo de la ABT, Rolf Köhler, el impulso a este emprendimiento está incluido en las metas trazadas en el Plan de Desarrollo Económico Social (PDES) 2016-2020 en lo referente al avance de la frontera agrícola, pecuaria y forestal.

Según el PDES, hasta 2020, Bolivia debe ampliar su frontera agrícola de 3,3 a 4,7 millones de hectáreas y la forestal de 10 a 13 millones de hectáreas de bosque bajo manejo.

En ese contexto, y en el ámbito de sus competencias, Köhler aseguró que desde la ABT se viene promoviendo ‘fuertemente’ el crecimiento de la frontera agrícola de Beni y la apertura de los puertos brasileños sobre la hidrovía Madeira-Amazonas como un incentivo para impulsar el desarrollo agropecuario y forestal de la Amazonia boliviana.
 
Köhler aseguró que desde hace dos años se viene impulsando la hidrovía y que en los últimos meses se concretaron gestiones con autoridades del estado de Rondonia (Brasil) para empujar una mayor integración comercial de la oferta exportable boliviana a través de puertos brasileños.
 
En la actualidad, la empresa Río Yata, con base operativa en Guayaramerín, tiene almacenada carga de madera con valor agregado -pisos deck- en depósitos del puerto público de Sohpi en Porto Velho; Bélgica, Francia y EEUU son los mercados de destino de la carga.
 
La diferencia en tiempo y costo obtenida por compañía Río Yata es alentadora. El despacho desde Guayaramerín vía Arica (Chile) hasta Francia le tomó de 70 a 75 días y pagó $us 246 por metro cúbico transportado. 
Por Porto Velho, desde el mismo punto de partida y al mismo destino, demoró entre 33 y 35 días e invirtió $us 196 por metro cúbico transportado. 

La mirada del Gobierno
Ante esta tercera alternativa para las exportaciones bolivianas, Reymi Ferreira, ministro de Defensa, luego de visitar la zona, se mostró sorprendido por la infraestructura, la cantidad de barcazas y los grandes depósitos de la terminal pública de Porto Velho (Rondonia).

Ferreira indicó que fue invitado por exportadores bolivianos y autoridades del vecino país para conocer las bondades y los beneficios de la hidrovía Madeira-Amazonas.

La autoridad remarcó que se pudo verificar que en los en-víos de productos forestales a Europa y EEUU se tardó la mitad de días, en comparación a la salida por Arica (Chile), lo que generó una reducción en los costos de transporte.

“Es una vía de salida al océano Atlántico que por distintos motivos fue olvidada, pero que buscamos reactivar, para redireccionar las exportaciones y así reducir la dependencia con los puertos chilenos. También nos podemos beneficiar cuando importemos diésel desde Venezuela y directamente ingresemos por esta hidrovía, ahorrándonos 4.000 kilómetros”, sostuvo Ferreira.
Sin embargo, la autoridad hizo notar que, con esta nueva opción, no se descarta seguir trabajando en la construcción de Puerto Busch, un puerto soberano que el Gobierno pretende consolidar.

Cabe recordar que el uso de esta hidrovía forma parte del  Tratado de Petrópolis, un acuerdo de paz firmado entre Bolivia y Brasil el 17 de noviembre de 1903 en la ciudad brasileña de Petrópolis, por lo cual nuestro país cedió superficie, luego de la Guerra del Acre, y a cambio, Brasil se comprometió a construir un ferrocarril entre las ciudades de Riberalta y Porto Velho, para la exportación del caucho de aquella época (ferrocarril Madeira-Mamoré).

El acuerdo también contemplaba permitir a Bolivia utilizar los ríos brasileños, con beneficios arancelarios, para el transporte de mercaderías hasta el Atlántico y dejar construir a nuestro país puntos aduaneros en las ciudades brasileñas de Corumbá, Belém y Manaus.

Despacho experimental
Justamente la experiencia y los resultados obtenidos por Río Yata han despertado interés de actores de la cadena productiva de castaña de Riberalta y de soya de Santa Cruz, que alistan, para agosto, el envío de cargas experimentales para tantear la logística y también ver si la diferencia en tiempo y costo es beneficiosa.
 
A decir del presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Marcelo Pantoja, la hidrovía Madeira-Amazonas es otra alternativa de salida de la oferta exportable del sector con destino a Europa. 
Pantoja sostuvo que tienen previsto despachar una carga experimental de torta de soya y algo de chía para registrar el tiempo, los procedimientos en los trámites y el flete fluvial por dicho acceso al Atlántico.
 
El presidente de la Cámara de Exportadores del Norte (Cadexnorte), Agustín Vargas, aseguró que aún hay varios temas que faltan afinar para consolidar dicha ruta fluvial de integración comercial.

Indicó que la hidrovía es una alternativa de alivio al sector castañero que se perjudica cuando se presentan bloqueos y paros en el puerto de Arica. Cree que se debe aprovechar la voluntad política y que el sector castañero amazónico, en la línea de Anapo, alista una exportación experimental desde Porto Velho para identificar los aspectos logísticos y procedimientos que se deben cumplir en el despacho de carga.
 
Vargas aseguró que los productores de castaña, madera y asaí de Riberalta, Guayaramerín y Cobija -afiliados a la Cadexnorte- exportan a Europa y EEUU un promedio de 2.000 contenedores vía Chile.
 
El sector castañero del norte amazónico genera cada año unos $us 187 millones y el forestal entre $us 10 y 15 millones. A juicio de Vargas, la reactivación de las operaciones de comercio exterior a través de la hidrovía está generando expectativas, ya que hay inversionistas que están realizando estudios de suelo para sembrar soya, cacao y asaí.
 
Hoy se puede utilizar esta ruta con combinaciones de transporte multimodal (camión-barcaza-buque). Para el sector exportador cruceño la hidrovía norte es una alternativa factible, pero la prioridad es Puerto Busch 
 






e-planning ad