INFRAESTRUCTURA

El 59% de la inversión en red vial se concentra en occidente del país


Recursos. En la zona oriental se invirtieron $us 3.277 millones en 12 años. Para transportistas, exportadores y un especialista, se relega a la zona que más impuestos genera por peaje y produce el 70% de los alimentos

El mal estado de las carreteras en el oriente boliviano es evidente
Escuchar el artículo Pausar Lectura

05/08/2018

La realidad de las carreteras del oriente boliviano es penosa, kilómetro tras kilómetro se puede observar, dependiendo de adónde se vaya, las diversas fallas en los caminos que conectan esta región con el resto del país. Baches de grandes dimensiones, capa asfáltica desnivelada con ondulaciones profundas y vías de tierra, donde antes había pavimento, se extiende a lo largo de esta red caminera.

Pero, ¿por qué pasa esto? Las cifras hablan solas. De los $us 7.922 millones que invirtió la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) entre 2006 y parte de 2018 en la red vial de todo el país, un 59,5% ($us 4.715 millones) se concentró en el occidente del país. El resto, $us 3.277 millones, se distribuyó en obras en la zona del oriente (Santa Cruz, Beni y Pando).

Para constructores, transportistas y exportadores consultados por EL DEBER, los datos demuestran que las prioridades del Gobierno en cuestión de inversión pública vial son otras.

Sin embargo, el ministro de Obras Públicas, Milton Claros, lamentó que se quiera marcar una división entre oriente y occidente, en el beneficio de las obras, ya que se las construye para todo los bolivianos y no para una determinada región. “Bolivia somos todos ¿Por qué quieren marcar una división? La inversión en carreteras es para toda Bolivia. Con las carreteras se benefician todos los Bolivianos”, mencionó la autoridad.

Se encarecen las exportaciones

El impacto de tener menor inversión en caminos, y sobre todo en mantenimiento, se traduce en el encarecimiento de las exportaciones, sostiene el presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Wilfredo Rojo.

A la hora de calificar la red caminera que conecta Santa Cruz con el resto del país, Rojo sostuvo que “es mala” porque no responde a los requerimientos de esta región.

“Se atrasaron en todo lo que es la conexión al oriente boliviano. La carretera a Cochabamba ya debería tener una doble vía”, dijo.

Luego el exportador habló del estado de las carreteras del interior. A su criterio, están en mejores condiciones debido a que son nuevas y fueron mejor construidas.

“Y la pregunta es ¿por qué se deja del lado al oriente?, si de acá sale el 70% de la producción para alimentar Bolivia, sin considerar las exportaciones. ¿Por qué no se les ha dotado de una mejor infraestructura caminera?”, cuestionó.

El líder de la Caneb afirmó que desde la elaboración del Plan Bohan (un diagnóstico sobre la viabilidad económica del oriente hecho en 1942), no se avanzó en un proyecto caminero serio.

Al igual que Rojo, Oswaldo Barriga, presidente de Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex), dijo que el problema de infraestructura no es solo en el oriente, sino en todo el país. Coincide en que en los últimos 15 años no existió un plan serio de mantenimiento y construcción de caminos, lo que convierte a Bolivia en un país poco competitivo en exportaciones.

Tramos dañados e inversión

Una de las vías más dañadas y que demuestra el estado de abandono de las rutas en esta parte del país es la carretera Santa Cruz-Beni. Allí, varios tramos, donde antes había asfalto, hoy hay ripio. Los baches abundan y recorrerla es una travesía, pudo verificar EL DEBER.

Según información brindada por la ABC, su refacción está garantizada dado que firmaron contratos con cuatro empresas (de las cinco) que estarán a cargo de la reparación de unos 563 km.

De acuerdo con estimaciones oficiales, por la ruta circulan diariamente cerca de 2.000 unidades de transporte.

Para el exdirigente del transporte Herland Melgar, lo que pasa con esta ruta es una muestra de que Bolivia nunca una política de prevención y de mantenimiento real de carretera.

“Estamos en un Gobierno que supuestamente es de cambio, son 12 años, y pese a su eslogan, nunca hubo cambio. La situación empeoró porque se nota que en el interior (occidente del país) hay mayor preocupación por el mantenimiento de las carreteras”, aseguró el transportista.

Melgar recordó que en 2012 el actual Gobierno convocó a mesas de trabajo en Santa Cruz para debatir cómo mejorar la situación política y económica del país.

Detalló que en ese encuentro se instaló una mesa sobre carreteras, en la que él participó junto con el
entonces presidente de ABC, José Kinn, que prometió que en dos años los problemas viales se solucionarían.

“Pero estamos en el 2018 y no pasó nada”, afirmó.

Pero la situación, afirmó, es inconcebible debido a que la mayor cantidad de recaudaciones por peaje se genera en Santa Cruz.

Lo mismo opina Róger Rivero, titular de la Cámara Departamental del Transporte Pesado de Santa Cruz. Incluso el dirigente sostiene que todos los años se hacen movilizaciones pidiendo mejoras de caminos, pero que nunca llegan a buen puerto.

“Si uno va a Montero, hay huellas hondas en el asfalto. El peaje más caro se paga de Santa Cruz a Cochabamba. Pero temas de carretera estamos en retro, no se quiere invertir aquí”, dijo.

Datos oficiales de Vías Bolivia, administradora del peaje a escala nacional, dan cuenta de que la región oriental es el principal recaudador.

Pero su participación, según la memoria institucional de la entidad, es del 33,87% (Bs171.277 millones) del total nacional que llega a Bs 505.705 millones.

Además, desde la ABC indicaron que en el periodo 2006-2017 en Santa Cruz se invirtieron $us 6.593 millones, lográndose concluir 4.796 kilómetros entre carreteras, dobles vías, puentes y túneles.

Con relación a la zona oriental, según los datos de la estatal, en Santa Cruz se invirtieron $us 1.789 millones en 1.287 kilómetros.

Actualmente, en territorio cruceño, la entidad cuenta con 11 proyectos en ejecución como la doble vía Montero-Yapacaní, en la que ya se registra el avance de obras, la construcción del puente doble vía Ichilo-Yapacaní. Además, de la doble vía Santa Cruz- Warnes (lado este) y el puente Tapera-Palizada, entre otros.

En Beni, según la estatal, lo destinado en 12 años fue de $us 1.256 millones, para 254 kilómetros de carreteras. Por último, la cifra en Pando fue de $us 231,7millones, para 30 kilómetros.

Problemas técnicos y políticos

El expresidente de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz), Rolando Schrupp, admitió que se hacen inversiones viales en la región, pero que éstas dejan mucho que desear por diversos tópicos.

El principal, según él, es que se diseñan y construyen carreteras baratas que duran con suerte hasta cinco años. “El paradigma es carreteras rápidas y no que duren”, cuestionó.

Insistió en que se deben generar buenos caminos y que la mayor responsabilidad recae en el Gobierno que maneja el 85% de los recursos que se generan en el país.

“Pero la decisión política se concentra en desarrollar el centro y no las colonias internas que somos las que estamos afuera”, finalizó.

 

ABC prevé inversión de $us 11.682 millones hasta 2020

De acuerdo al Plan Estratégico 2016- 2020 se invertirán $us 11.682 millones en diferentes tramos camineros del país.

Del total de estos recursos un 49,98% ($us 5.839 millones) se concentrará en la región oriental del país.

“Al 2020 tendremos, entre carreteras y dobles vías construidas y reconstruidas, un total de 5.995 km nuevos de pavimento, que sumados a los 6.500 km pavimentados a la fecha, totalizan 12.095 km asfaltados de la Red Vial Fundamental”, señaló el plan de la entidad de estatal.


La región donde más kilómetros seconstruirán es Beni. En este departamento se hará 1.613 km, el monto destinado para cubrir estas obras es de $us 2.903 millones.

El plan también contempla la ejecución de 1.361 km en obras viales en Santa Cruz. En este departamento se destinarán $us 2.033 millones para estas obras camineras.

En el interior, en La Paz se tiene contemplado realizar 1.103 km de carreteras.

Las obras serán financiadas en un 80% por la administración central, y el restante 20% con contraparte de los gobiernos departamentales.


Lo principal que encarará la administración central es la construcción de cuatro corredores, como norte-sur, que tendrá una extensión de 785 km.


La estatal tiene previsto invertir $us1.622 millones.


Hasta el 2020 la ABC proyectó la materialización del corredor oeste- norte. Esta obra de infraestructura vial demandará una inversión de $us 3.483 millones, y tendrá una extensión de 1.879 kilómetros.

 

PEAJE EN OCCIDENTE Y ORIENTE
El pago del peaje en la zona del oriente boliviano tiene un
costo de 0,50 centavos de boliviano por kilómetro. En el occidente del país se paga una tarifa de Bs 0,30 centavos.

 

TRAMO MILLONARIO
La doble vía La Paz-Oruro tuvo un costo de $us 312,5 millones. La inversión para ejecutar la obra fue de entre $us 1 millón y 1,5 millones por 1 km de asfaltado, según la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB) y de expertos internacionales.

La obra fue entregada en 2015. En su descargo, las
autoridades justificaron el costo elevado debido a la topografía del lugar.

Entre sus principales características, las dos vías paralelas, cada una tiene un ancho de plataforma de 10,5 metros y capa de rodamiento de concreto asfáltico.

 

 

Punto de vista

“Bolivia no hace mantenimiento de carreteras”

 Osvaldo Barriga

PDTE. DE LA CADEX

De manera proactiva siempre hemos sido críticos de la estructura y el sistema caminero en general.

De nada nos sirve tener carreteras, calles, caminos si no hay control o sistema de mantenimiento.

¿Qué vemos nosotros?, que en la ingeniería caminera que tiene Bolivia para el manejo de nuestra carga no se toma en cuenta en los últimos 15 años un mantenimiento adecuado.

En ese sentido, somos críticos en el trabajo realizado tanto por ABC como Vías Bolivia.

El sistema de peaje es el que usaban los países vecinos en los años 70. El sistema de mantenimiento, de la red fundamental que conecta al país con el mundo, no existe.

Bolivia no hace el mantenimiento de sus carreteras.
Y sin mantenimiento tenemos como resultado las carreteras que van a Cochabamba o Trinidad. Son vías destruidas y que están en pésimas condiciones.


Tenés rompemuelles cada que se lo ocurre a un comunario. Hay trancas ilegales y nada de controles de peso. Es realmente lamentable la situación de las carreteras.


No es un tema de oriente u occidente. Aquellas carreteras que fueron bien construidas, como Santa Cruz-Puerto Suárez, no tienen grandes dificultades.

Lo mismo pasa con la carretera que une La Paz con Arica. Pero en general Bolivia debería tener un sistema de mantenimiento efectivo que prevenga la situación y no un parche.

Tenemos una carretera al Beni que está totalmente destruida. Se generan accidentes y pérdidas de productos todos los días y es por una simple falta de mantenimiento.

La escasez de balanzas lleva a que algunos transportistas
inescrupulosos con el afán de ganar más plata carguen más sus camiones y terminen dañando las carreteras. No se ha colocado en los últimos 15 años ninguna sola balanza de control de peso en el país.

Aparte de eso, la planificación, que se hace cuando se proyecta caminos, se sigue trabajando bajo números y cifras que no recogen la realidad del crecimiento productivo.

Y eso conlleva que las necesidades y el grosor de las capas asfálticas no sean las adecuadas.

 

 



 




En esta nota