ECONOMÍA

Bolivia ocupa antepenúltimo puesto en recepción de inversión extranjera


El capital foráneo neto en el país bordea los $us 410 millones. Brasil, pese a la crisis, atrae $us 78.929 millones. El Estado atribuye la caída a la crisis internacional. Empresarios destacan potencial nacional 

Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

17/02/2018

La Inversión Extranjera Directa (IED) neta en Bolivia es  baja. Los datos del Banco Central de Bolivia (BCB) revelan que, en 2016, los recursos provenientes del exterior fueron $us 410 millones. Estos datos  ubican al país en los últimos lugares de los destinos que reciben capital extranjero, según la Cepal. 


El reporte del organismo coloca a Brasil en el primer lugar. El gigante sudamericano captó, en tiempos de recesión,  $us 78.929 millones. En segundo lugar está México, con $us 32.113 millones y Colombia ($us 13.593 millones).


Bolivia está arriba de Paraguay, que recibió  $us 274 millones. En el último puesto está  Venezuela, que no reporta movimiento.



Al primer semestre de 2017, las inversiones extranjeras netas en  Bolivia llegaron a $us 278 millones. Expertos consultados afirman que la caída se debe a que los inversores no ven condiciones atractivas para trabajar en el país.

No se está haciendo lo necesario para atraer a los inversores, según Armando Méndez, expresidente del BCB. 

Se precisan, en su criterio, normas y políticas claras, de seguridad, para atraer más recursos.

“Que la inversión extranjera sea menor, no es extraño, solo ingresa para petróleo, en otros sectores casi no hay. Es un tema pendiente en la economía boliviana”, dijo.



El economista agregó que “atraer  la inversión extranjera debería ser un reto del Gobierno”. 

Señaló que Corea y China, que hace 50 años estaban muy atrasados, en su plan de desarrollo apostaron por flexibilizar sus normas para atraer capital más allá de sus fronteras.

En criterio del investigador de la Fundación Milenio Germán Molina, a largo plazo el modelo oficialista no es sostenible y se necesitan capitales extranjeros para dinamizar la economía.

“A corto plazo puede haber efectos positivos, pero luego se tendrá que recurrir a la deuda para sostener los gastos del Estado”, dijo.

Precisó que incluso Estados Unidos redujo sus impuestos para repatriar a sus inversores.



Entre  2006  y 2013, la colocación de recursos de capitales no nativos brutos creció un 248,8%. Sin embargo, desde 2014 la inversión extranjera neta fue cayendo. Ese año registró  $us 657 millones, para el siguiente año la cifra bajó a $us 555 millones y en 2016 lo recibido fueron $us 410 millones.

El contexto internacional
El reporte Capital  Extranjero en Bolivia, del BCB, señala que  la reducción de los flujos de capital extranjero no es un fenómeno que ocurre en el país, sino en toda América Latina y el Caribe.

“El contexto internacional adverso hizo que la inversión se resienta en muchos países; a pesar de ello, Bolivia continuó atrayendo flujos de inversión directa. En 2016, la IDE Bruta alcanzó $us 1.084 millones”, afirma el BCB. 

En octubre de 2017, el vicepresidente Álvaro García Linera, en un acto público, señaló que Bolivia no depende de las divisas extranjeras para su crecimiento, pero que “es bienvenida si llega” y que el Estado brindará todas las garantías posibles.

En otro acto oficial en Santa Cruz, el pasado jueves, el jefe de Estado dijo que la presencia del sector privado extranjero no está solo en los hidrocarburos, sino en “la hotelería, en el caso de Santa Cruz, y en servicios y alimentos, en La Paz y Cochabamba”.

“Nos mostramos como uno de los países que más crece. Eso ve el inversionista foráneo y viene y deposita su confianza. Bolivia es un excelente lugar para hacer negocios”, aseguró García Linera.

Apuestan por el país
Pese al panorama que reflejan los analistas en consonancia con las cifras, ejecutivos de empresas extranjeras destacan el potencial para las inversiones que encontraron en el país.  

El gerente general de la multilatina Belcorp, Antonio Portugal, dijo que el mercado boliviano es muy interesante y con muchos retos que todavía no se han desarrollado por completo. “Hay muchas necesidades por atender tanto del público femenino como masculino. La cosmética es una industria competitiva, muy tecnificada y con mucho ‘know how’”, resaltó.

Mientras Pablo Guardia, gerente general de la telefónica Tigo, anunció que invertirán más de $us 145 millones este año en Bolivia. “En los últimos cinco años destinamos más de $us 650 millones a nuestros proyectos. Sabemos que invertir en recursos humanos y en infraestructura digital en el país fortalece la relación que nos une con Bolivia. Es una estrategia muy simple, crecer juntos para beneficiar a todos”, expresó el directivo.   

Con el aumento de consumo también hay un impacto en los envases. Así, la firma sueca Tetra Pak, presente en 120 países, considera que Bolivia le permite crecer a doble dígito porque observa un creciente desa-rrollo. El principal ejecutivo, Rodrigo Mercado, dijo que pese a enviar sus productos desde 1982, hace cinco años decidieron estar presentes en Bolivia con una oficina comercial porque vieron una importante oportunidad para aportar con su tecnología a la industria de alimentos.



 




En esta nota