PAPELES DE PANAMÁ

Tejieron dos offshores para las inversiones de Ostreicher en Suiza, Panamá y Bolivia


Los documentos revelan que antes de que la millonaria inversión de Ostreicher y su socio André Zolty llegara a Bolivia, en Suiza -gracias a Mossack Fonseca- se ordenó el registro de una empresa en Panamá

Dircabi administra las siete propiedades de Ostreicher (foto), además de su ganado y maquinaria industrial | Foto: Rolando Villegas

29/10/2017

Un mensaje en francés, enviado el 3 de marzo de 2008 a las 17:06, por una trabajadora del bufete de André Abraham Zolty a la oficina de Mossack Fonseca & Co. en Ginebra con el asunto “Name check-urgent (verificación de nombre-urgente)”, es la punta del ovillo que liga a los Papeles de Panamá con las inversiones del judío-estadounidense Jacob Ostreicher, de su socio, el suizo André Abraham Zolty y de la colombiana encargada de administrar esos millones en Bolivia, Claudia Liliana Rodríguez Espitia.

La trabajadora del bufete de Zolty escribió: “Nos gustaría incorporar una nueva empresa en Panamá, si es posible no mencionarla. La parte original de este documento se reproducirá en el Boletín Oficial de la República de Panamá, de conformidad con las disposiciones del presente acuerdo. Además, nos gustaría que estos documentos fueran enviados directamente a Bolivia (le enviaré la dirección más adelante) siempre que sea posible. ¿Podría confirmarnos si podríamos conseguirlo todo a más tardar al final del mes?”.

No fue un mes sino diez días los que tardó Mossack Fonseca para crear la empresa que, en principio, debía llamarse 'Min Hashamayin Inc.’, pero fue inscrita en el Registro Público de Panamá como Hacienda La Colina S.A. y, el 25 de marzo de 2008, fue legalizada por el Consulado de Bolivia en Panamá. La representación diplomática cobró por este trámite $us 85 y dejó en claro —según un texto que se lee entre la firma y el sello— que “el cónsul no asume responsabilidad alguna por el contenido de este documento”.

El capital autorizado con el que se creó Hacienda La Colina S.A. fue de $us 10.000, dividido en 100 acciones. Es decir, $us 100 por cada acción. La escritura notarial indica que las acciones también podían ser nominativas o al portador. Así, el 13 de marzo de 2008, Rodríguez Espitia recibió acciones al portador, un poder y un capital, que alcanzó los $us 27 millones, cifra que solo se supo cuando el caso Ostreicher llegó a la justicia.  

La Colina y Valle Verde

Una vez que se tejió el entramado offshore entre Suiza y Panamá, dos plazas fiscales muy requeridas para hacer negocios de forma anónima, Hacienda La Colina S.A. aterrizó en Bolivia de la mano de Rodríguez Espitia.

El correo electrónico del 19 de marzo de 2008 apunta a que intervino, primero, un bufete jurídico ubicado al frente de El Cristo Redentor de la capital cruceña y otro paceño, situado en la calle Capitán Ravelo.

En el país, según Fundempresa, fue inscrita como Hacienda La Colina S.A. sucursal Bolivia, el 14 de noviembre de 2008, bajo el registro Nº 0143600. Al ser una sociedad anónima extranjera, Fundempresa estaba obligada por ley a mantener el anonimato de sus socios. Zolty y Ostreicher aparecen como socios en Bolivia en 2011, con la empresa Coliagro Srl., cuando ya el problema con Rodríguez Espitia había estallado. 

La Colina no era la única en la que se asociaron Rodríguez Espitia y Zolty. En Hacienda Valle Verde S.A., activada en Panamá el 27 de mayo de 2008, también se los encuentra juntos, solo que un nombre más se agrega: el de la hermana de la colombiana, Adriana Rocío Rodríguez Espitia. También figuran Charles Zolty y Floralba Rodríguez que también eran socios en La Colina. El único nombre que no se repite es el de Ostreicher. Valle Verde también pasó por el Consulado de Bolivia. La firma y sello del cónsul Julio Antelo Salmón aparecen, el 1 de junio de 2008, en el pacto social. Antelo no quiso emitir declaración alguna cuando fue requerido para hablar sobre los Papeles de Panamá. Lo mismo el embajador actual Rafael Bandeira ni el canciller Fernando Huanacuni.

Algo sale mal

El 2 de septiembre de 2010, la misma trabajadora de Zolty que gestionó la apertura de la offshore, envía un nuevo mensaje en francés a la oficina de Mossack Fonseca, con carácter de urgente, pidiendo revocar el poder cedido a Claudia Liliana y prescindir de Floralba en el directorio.

¿Qué pasó en Bolivia para que se activen las alarmas? El 12 de noviembre de 2012, en la habitación 215, bloque D, de la clínica Incor un enfermo y cansado Jacob Ostreicher -que logró un permiso gracias a su amigo, el actor Sean Penn, para salir de Palmasola y recibir atención médica- le cuenta a un periodista de EL DEBER lo que ocurrió tras bambalinas de un negocio que a todas luces parecía que sería exitoso. 

Dijo que Zolty envió a Rodríguez Espitia para que dirigiera la operación en Bolivia. Había hecho una pasantía en su bufete y el abogado la veía como una profesional prometedora. Además, ella hablaba inglés, francés y español. 

En el país compró 15.000 hectáreas de tierras en la provincia Guarayos. También adquirió camionetas, chatas, silos y cosechadoras; contrató 200 trabajadores, construyó galpones y empezó a transformar esa selva chiquitana en campos de arroz. En resumen, lo organizó todo al punto que de la primera cosecha levantó 23.000 toneladas de arroz.

Entonces, ¿qué pasó? Ostreicher le contó a EL DEBER que después de un año él se dio cuenta de que la colombiana le estaba robando. Había abierto dos empresas a su nombre y comprado propiedades a un precio menor al reportado. 

Además, saltó a la luz su relación comercial con los hermanos Dorado, Maximiliano y Ozzie, dos brasileños relacionados con el narcotráfico. La Fuerza Antinarcóticos investigó a los brasileños y halló el nexo con Rodríguez Espitia por lo que fue acusada de legitimar ganancias. Este panorama es el que origina el correo con carácter de urgente, la revocatoria de poder y la designación de Ostreicher como nuevo apoderado y representante legal de 'Hacienda La Colina S.A.', trámite que se hace efectivo en noviembre de 2010 y por el que Mossack Fonseca cobró $us 1.070. 

De promesa a pesadilla

En el correo del 25 de noviembre de 2010 se nota que la relación de Zolty con Rodríguez Espitia ya no marcha bien. De ese modo, en dos años y medio la colombiana pasó de excelente asistente y prometedora profesional a ‘pesadilla’ de Jacob, que terminó, en diciembre de 2013, huyendo del país después de pasar 18 meses en prisión y un año con arresto domiciliario.

Antes de llegar a Suiza, donde Rodríguez Espitia cursó tres posgrados, se había graduado con honores en Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Externado de Colombia. Actualmente, luego de salir de la cárcel con medidas sustitutivas, debe presentarse a firmar un libro cada 15 días en el cuarto piso del Palacio de Justicia. Tiene abierto, así como Ostreicher y el brasileño Dorado, un proceso por legitimación de ganancias ilícitas. 

El 22 de septiembre, Rodríguez se presentó a una audiencia por este caso. Se la notaba cansada, a diferencia de 2012 y 2013, cuando en sus contadas apariciones públicas, aparecía prolija y vestida a la última moda para declararse víctima de extorsión y “acosada sexualmente por Ostreicher”. “Se ha dicho todo de mí. Tengo muchas cosas qué decir, pero aún no es el momento”, se excusó, cuando se le pidió hablar sobre este tema. 

El socio suizo

André Abraham Zolty es un abogado suizo cuyo bufete, según la filtración de los Papeles de Panamá, hizo de intermediario de 912 offshore, entre las que se encuentra La Colina y Valle Verde.

Dos investigaciones de periodistas de Suiza y Canadá señalan que la firma de Zolty, aparentemente, era la fuente de documentos falsos para sus clientes, entre ellos Mauricio Cohen Assor y su hijo, Leon Cohen-Levy, presos en EEUU desde 2011 por evadir al fisco cerca de $us 150 millones. 

En Canadá el bufete de Zolty fue señalado de reclutar ‘hombres y mujeres de paja’ para que figuren como miembros del directorio de sociedades pantalla. Una fuente anónima señaló que cuando se le sugirió reclamar su inversión en Bolivia, respondió: “Más vale mi libertad. En dos a tres años recupero ese dinero”.  No se lo pudo contactar para hablar del caso.

El final aún espera

 “¿Reclamará su millonaria inversión?”. Es una de las preguntas que se le hizo, vía electrónica, a Ostreicher, pero no hubo respuesta hasta el cierre de esta edición. El que respondió fue Jimmy Montaño, uno de los abogados que lo defendió en Bolivia. Cree que no está perdida esa inversión y, que “en su momento, es el Estado boliviano el que deberá responder”. 

‘Hacienda La Colina S.R.L.’ fue declarada ‘inactiva’ el 15 de julio de 2015 por Mossack y Fonseca. La inversión que se hizo en el país en su nombre está bajo tutela de Dircabi. El director de esta institución, Marcelo Gutiérrez, informó que 8.000 toneladas del arroz incautado en 2011, serán destruidas porque se han convertido en un foco de posibles infecciones. 

El caso Ostreicher y el escándalo en Bolivia

  • El pleito de Jacob Ostreicher y Andre Zolty contra Claudia Liliana Rodríguez sale a la luz en marzo de 2011 al ser publicado en un periódico.
  • Para entonces Jacob ya había sentado dos denuncias en la Felcc por estafa en contra de la colombiana. 
  • En un diario local, en una página, publicó el rostro de Rodríguez ofreciendo $us 25.000 a quien diera datos porque estaba desaparecida.  
  • En mayo de 2011 cae Rodríguez y un mes después, Ostreicher. Ambos son acusados de lavado de dinero.  
  • Pese a que colaboró con la justicia y defendió su inocencia Ostreicher estuvo preso 18 meses en Palmasola, hasta que intervino el actor Sean Penn.
  • Penn hizo ‘lobby’ con Evo Morales hasta que logró que Jacob recibiera atención médica y luego arresto domiciliario. 
  • Hasta diciembre de 2012 el caso de Ostreicher había destapado una olla de corrupción y una docena de funcionarios públicos fueron a prisión por extorsión.
  • Dircabi se incautó de 8.000 toneladas de arroz, siete propiedades, 384 cabezas de ganado, vehículos y maquinaria industrial.