BOLIVIA

El discurso de Peter Brennan por la celebración de EEUU


El encargado de negocios de la embajada de EEUU en Bolivia destacó el "dinamismo" que hay en la región. Lo hizo en el marco del festejo por el aniversario del país del norte

El gobernador Rubén Costas asistió al evento organizado por los personeros norteamericanos en Santa Cruz

30/06/2017

Señoras y señores, estimados dignatarios, etc., gracias por acompañarnos de nuevo este año para celebrar la independencia oficial de los Estados Unidos de América y el nacimiento de la democracia y la libertad en las Américas.

•       Es un gran placer poder celebrar el nacimiento de mi país otra vez con ustedes aquí en Santa Cruz, indiscutiblemente el poder comercial – el Nueva York – de Bolivia.

PUEDES LEER. Brennan plantea eliminar visado a estadounidenses

Es muy admirable ver cómo Santa Cruz se ha beneficiado de las dinámicas relaciones con Estados Unidos y se ha convertido en una ciudad que tiene mucho en común con las de mi país en estos últimos años.  Uno puede llegar a Santa Cruz y alquilar un auto de Hertz o Avis.  Después, uno puede ir a tomar un café aStarbucks y pasear por un mall tan lindo como los que hay en Estados Unidos.  Uno puede almorzar como lo haría en mi país, por ejemplo enBurger King o Papa Johns.

En un futuro cercano, uno podrá subirse a una motoHarley Davidson para asistir a reuniones en el Word Trade Center que se inaugurará en el Urubó y después para ir a cenar y disfrutar de la música Americana ¡aquí en elHard Rock Café! Al final del día uno puede ir a dormir a un buen hotel como elRadisson o el Hampton Inn y próximamente podrá ir al Marriot  o alWyndham.  De verdad, al estar en Santa Cruz uno puede ver la interconexión que ustedes tienen con Estados Unidos y con el mundo.

PUEDES LEER: Una relación congelada desde la expulsión de Goldberg

•       Y hablando de conexiones culturales, además de nuestros amigos delHard Rock, quisiera reconocer y agradecer a nuestros grandes amigos y socios del Centro Boliviano Americano (CBA), aquí representado por el Dr. René Valdivia.  Como ustedes saben, el Centro Boliviano Americano  es parte de la familia de la Embajada.  El CBA es la institución más sobresaliente de enseñanza del idioma inglés en el país.

Además es el lazo más fuerte entre los jóvenes bolivianos y Estados Unidos por el aporte del CBA a nuestros programas de becas y por su apoyo a nuestras actividades culturales, conferencias de expertos y presentaciones artísticas, que fortalecen nuestra relación con Bolivia y con Santa Cruz en particular.

Muchas gracias, René, y a todo su equipo del CBA.

•       Bueno, en este día no solamente celebramos el nacimiento de los Estados Unidos de América; también celebramos 241 años de democracia continua en mi país y celebramos con orgullo la fortaleza de nuestras instituciones democráticas. Algunos de ustedes recordarán que el año pasado, en esta misma celebración, hablé sobre las elecciones que se llevaban a cabo en los Estados Unidos y sobre la mucha incertidumbre y preocupación que esas elecciones estaban causando en mi país y en otras partes.

En ese momento dije que “lo que sabemos por experiencia es que sin importar quién sea elegido, se respetará la decisión de los electores y habrá una transición pacífica del poder” y dije que “la fortaleza de nuestras instituciones, el respeto por nuestros principios y por los resultados de la votación, proporcionarán los controles y balances (checks and balances) necesarios para mantener la solidez de nuestra democracia.”  También les conté una broma sobre el número de estadounidenses que podrían estar pensando en huir a México o Canadá.

•       Bueno, me alegra poder decir –y estoy seguro de que los mexicanos y canadienses también se alegran—que no ha habido un éxodo masivo desde los Estados Unidos a sus países.  Una vez más hemos tenido una transición de poder pacífica y exitosa, aunque algunos dirán que no ha sido completamente tranquila.  Pero esa es la naturaleza de la democracia y esto es algo saludable y bueno.

•       En estos momentos estamos viviendo debates intensos en Estados Unidos, que demuestran la fortaleza y la importancia de nuestras instituciones democráticas y los controles y equilibrios en nuestro sistema.  El sistema judicial ha ejercido su autoridad en áreas como la inmigración y los derechos humanos.

Nuestro Congreso ha sostenido un vigoroso debate sobre la atención de la salud y otras oficinas de nuestro gobierno están ejerciendo su autoridad en asuntos sobre el privilegio ejecutivo, la interferencia indebida en nuestras elecciones, y sobre los límites legales en las campañas políticas.

•       Así que, mientras que los Estados Unidos y otros países de Europa y de esta región están atravesando un período de incertidumbre, que a veces es difícil e incómodo, por mi parte lo acepto con agrado y creo que es importante que los países y las democracias como las nuestras pasen a veces por períodos como el que vemos ahora.  En realidad, este es el punto más alto de la democracia, un período donde hay un mayor choque de ideas, donde el poder es desafiado y la conciencia civil y política de las personas es estimulada y despertada.

A veces las democracias necesitan esto – hay momentos en que el cuerpo político se ha cansado y se ha vuelto complaciente, y las personas simplemente dan por sentadas nuestras libertades y nuestros valores democráticos.  Es entonces que debemos ser despertados y hasta un poco sacudidos para comenzar a comprender lo que en verdad es importante para nosotros, nuestro país, nuestros hijos y nietos, para redescubrir qué creemos y qué queremos entregar y dejar como legado a las próximas generaciones.

•       Como recientemente dijo el fundador deFacebook, Mark Zuckerberg, en una ceremonia de graduación en la Universidad de Harvard: “Esta es la lucha de nuestro tiempo. Las fuerzas de la libertad, la apertura y de la comunidad global contra las fuerzas del autoritarismo y el nacionalismo. Las fuerzas que están a favor de la circulación del conocimiento, el comercio y la inmigración contra aquellos que desearían frenarlas.  Esta no es una batalla entre naciones, es una batalla entre ideas.

En todos los países hay personas que están a favor de la conexión global y personas que están en contra”.

•       Pero como mencioné el año pasado, hay ciertos ideales, principios y valores democráticos que surgieron de la Revolución Americana de 1776 y de nuestra Declaración de Independencia que hoy se han vuelto universales y no pueden ser comprometidos, minimizados, ni extinguidos.

Estas libertades y pilares fundamentales y universales de la democracia son: la libertad; la libertad de prensa y expresión; un poder judicial independiente, no partidista y seleccionado mediante un proceso justo y transparente; ser libres de sufrir persecuciones; la protección de las minorías; y el carácter inaceptable del encarcelamiento, la represión o el hostigamiento de los opositores políticos y de aquellos que no se ajustan a la línea de un partido.

•       Estos son ideales, principios, intereses comunes y valores universales en los que nosotros en los Estados Unidos creemos firmemente y que, estoy seguro, también compartimos con la gran mayoría de los bolivianos.  Es por eso que mi equipo de la Embajada y yo hemos trabajado en los últimos años para fortalecer los lazos democráticos y los valores e intereses comunes que compartimos con Bolivia.

•       En las relaciones comerciales, por ejemplo, hemos estado trabajando estrechamente con la AMCHAM y otras cámaras empresariales del país, así como con el Ministerio de Relaciones Exteriores, mediante nuestros grupos de trabajo en comercio e inversiones.  Hemos organizado talleres para alentar, ayudar y proveer contactos a emprendedores bolivianos, porque nuestra experiencia demuestra que las empresas pequeñas y medianas son el componente crítico de una economía próspera en el mundo de hoy.

•       Hemos traído expertos para aprender juntos sobre el mejor manejo del agua; hemos organizado concursos ambientales para animar a los jóvenes a ser aún mejores administradores del medio ambiente y he quedado muy impresionado por su inteligencia creativa y dedicación.  Mediante nuestro Fondo del Embajador para la Preservación Cultural, hemos ayudado a restaurar la hermosa Iglesia y Convento de Santa Teresa en Cochabamba y diez iglesias alrededor de Curahuara de Carangas, en Oruro.

También hemos establecido programas como "Vencedoras", que dio capacitación técnica a más de 280 jóvenes talentosas, quienes ahora apoyan económicamente a sus familias y sirven a sus comunidades; y hemos ofrecido becas y programas de enseñanza de inglés en el CBA, que han beneficiado a más de 400 jóvenes aquí en Santa Cruz.

Podría seguir hablando sobre nuestros programas de interacción directa con los bolivianos, sin siquiera mencionar el apoyo que Estados Unidos proporciona a las organizaciones internacionales que trabajan aquí, pero en lugar de continuar con una larga lista, les animo a ver los paneles que hemos puesto en la entrada a este lugar que ilustran y resumen todos estos programas y actividades.

•       Esto me recuerda la historia del enviado estadounidense que viajó a un país latinoamericano recientemente independizado en la década de 1820, para establecer relaciones diplomáticas.  Este caballero había llegado al puerto principal del país en barco y debía ser recibido por uno de los asistentes del Presidente.  El asistente estuvo allí el día señalado y vio al distinguido caballero americano, y aunque no hablaba inglés y el estadounidense no hablaba español, logró comunicarle que acompañaría al caballero a la capital para reunirse con el presidente.

Necesitaron un par de días para viajar a la capital y el estadounidense fue instalado en el mejor hotel de la ciudad para esperar su reunión con el Presidente.  Finalmente después de un par de días, tuvo su audiencia con el Presidente, que hablaba inglés muy bien.  Le preguntó al estadounidense cómo había sido tratado y el hombre contestó: “Maravillosamente, señor Presidente, no podría haber sido mejor, ¡he sido tratado como un rey!”  El Presidente se complació en escuchar esto y dijo luego:

“Bueno, ¿y tiene sus documentos para presentarlos?” a lo que el estadounidense contestó: “Señor, no sé de qué documentos está hablando, ¡soy un vendedor de productos enlatados de Nueva York!"

•       Bueno, además de ilustrar la importancia de aprender otro idioma, esa historia también nos recuerda que en esos días el 80 por ciento de la diplomacia era de gobierno a gobierno y probablemente sólo el 20 por ciento consistía en una interacción no gubernamental.

En el mundo de hoy es todo lo contrario.  Es probable que los altos funcionarios del gobierno boliviano se reúnan más a menudo con representantes deRosneft o Repsol, o con empresas chinas, o incluso celebridades internacionales, que con un enviado diplomático o representantes gubernamentales.  Y eso está bien, es bueno.

Sin embargo, yo desearía que se reúnan con representantes deJohn Deere, Sulzer Turbo Services o potenciales inversores de Estados Unidos en el turismo, áreas en las que Bolivia podría beneficiarse más por la interacción e intercambio con Estados Unidos, sin impedimentos ideológicos ni filtros políticos.

•       Estoy seguro de que los empresarios bolivianos que acaban de participar en la conferencia de inversionesSelectUSA en Washington –una de las más grandes del mundo—pueden dar fe de lo que este tipo de interacción puede significar no sólo para sus empresas, sino para el crecimiento de la economía productiva aquí, para la diversificación del sector privado y para el desarrollo de empleos y crecimiento económico en general en Bolivia.

•        Vale señalar que, excluyendo las exportaciones de gas, Estados Unidos es el mercado de exportación más grande y diversificado que tiene Bolivia y que nuestra balanza comercial, aunque está bien equilibrada, ha estado a favor de Bolivia en los últimos años.

•       El turismo es otra área en la que se ve un tremendo potencial y en la que Estados Unidos podría ser un socio y aliado natural.

Ahora puedo decirles, después de tres años de estar aquí, que he visitado todo este hermoso país – desde el Madidi hasta el Huayna Potosí, desde los tesoros prehistóricos de Toro Toro hasta los viñedos de Tarija, desde el increíble Parque Nacional Kaa Iya en el Chaco hasta el Salar de Uyuni, desde la Chiquitanía hasta Sorata y el nevado Sajama.  Por eso me encantaría que muchos de mis compatriotas vinieran acá.

Esto no sería para el beneficio de nuestra Embajada – de hecho, nuestro equipo consular quizá me va a castigar por promover esta idea – sino que sencillamente me encantaría que más estadounidenses experimenten la impresionante belleza de Bolivia y la maravillosa calidez de su gente. Actualmente hay más de 800.000 estadounidenses que visitan Perú cada año, pero menos de 30.000 vienen a Bolivia.

Y hay una solución bastante simple que seguramente aumentaría el desarrollo del turismo de Bolivia de forma considerable: eliminar la obligación de visado para los ciudadanos de los Estados Unidos.  También sería de ayuda reducir la retórica contra Estados Unidos y los estadounidenses.

•       Estas son sólo algunas de las muchas áreas en las que sé que tenemos intereses comunes, áreas en que bolivianos y estadounidenses podemos tener mayores beneficios por una interacción creciente.  Y es por eso que mi equipo de la Embajada y yo hemos puesto tanto énfasis en los últimos años para lograr una mayor interacción en lo que llamamos diplomacia “de pueblo a pueblo”, para alcanzar a todos los sectores de la sociedad boliviana, no solo al gobierno, aunque también hemos trabajado arduamente para mejorar esa relación.

•       Y también tengo esperanza de ver progreso en la relación de gobierno a gobierno.  La visita del Vicesecretario de Estado Adjunto, Michael Fitzpatrick, en marzo de este año condujo a una conversación muy buena con la Cancillería y al relanzamiento de nuestros grupos de trabajo bilaterales. Hemos renegociado y renovado nuestro Acuerdo para la Protección del Patrimonio Cultural y pronto estaremos firmando un Acuerdo de Cooperación Aduanera con Aduanas de Bolivia.

También quiero agradecer al gobierno, especialmente al Presidente Morales y al Ministro de Gobierno Romero, por su discreción y ayuda para facilitar la visita privada de la hija del ex presidente Obama, Malia, a Bolivia.  Estoy seguro de que Bolivia ganó muchos más admiradores, además de Malia, como resultado de esa visita.

•       Para terminar, quisiera reconocer a los miembros de nuestro equipo de la Embajada que han trabajado tan duro en los últimos años para tratar de mejorar nuestra relación y encontrar áreas de interés y beneficio mutuo. Lamentablemente, muchos miembros de ese equipo, que muchos de ustedes han llegado a conocer, saldrán del país en las próximas semanas, entonces, por favor, demos a ellos un gran aplauso.  Les deseamos lo mejor en sus próximas misiones y sabemos que cada uno llevará un pedazo pequeño (o grande) de Bolivia en sus corazones.

•       Por supuesto, también tendremos un nuevo equipo que llegará en las próximas semanas (de hecho, algunos ya han llegado y están aquí con nosotros hoy) y sé que están ansiosos y esperan continuar ampliando las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos junto con todos ustedes.  En la Embajada estamos para construir una relación bilateral positiva para el futuro, y creemos que esto beneficiará a estadounidenses, a bolivianos y a toda la región.

•       Una vez más, gracias a todos por estar con nosotros hoy, por su amistad y por su compromiso continuo con nuestro equipo de la Embajada.  Esperamos trabajar con ustedes el próximo año.

•       Brindis: ¡Cheers, Salud, Jallalla, Muchas Gracias, y que disfruten la fiesta!
 



En esta nota



e-planning ad