BOLIVIA

El contrabando en Desaguadero disminuye y escapa a otras rutas


Las mafias de contrabandistas ahora utilizan el lago Titicaca para introducir mercadería ilegal a Bolivia. La Armada Boliviana detectó hasta cabezas de ganado.


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

29/10/2018

Era común ver el contrabando ‘hormiga’ en la localidad fronteriza de Desaguadero. El tráfico ilegal de mercadería pasaba en bicicletas acondicionadas con soportes llenos de productos que llegaban de Perú. Hoy, esa imagen no es la misma. El paso ilícito disminuyó y optó por utilizar el lago Titicaca para llegar a poblados bolivianos.

Sergio Yuntura es policía peruano. Trabaja en Desaguadero y admitió que el contrabando disminuyó el último año debido a los controles que se instalaron en ambos territorios. “Antes se veía el contrabando hormiga todos los días. Era mucho más en días de feria, pero ahora bajó su intensidad”, relató el efectivo.

Antes, cada vehículo adaptado pasaba productos producidos en Perú, como pañales, bebidas, alimentos, ropa y hasta material de construcción. Esta carga ilícita volvía al camión que pasaba por vías ilegales al lado boliviano. También utilizaban otros motorizados que esperaban su turno en Desaguadero. Su destino era La Paz o El Alto.



Control aduanero

La presidenta de la Aduana Nacional, Marlene Ardaya, explicó que esta disminución se debe al trabajo coordinado en la zona. Además, admitió que los contrabandistas ahora utilizan el lago Titicaca para pasar sus productos de manera ilegal. La mercadería que más se interna al país son verduras y papa.

“Hasta abril de este año, por ejemplo, se logró incautar 31 toneladas de papa de contrabando, donde el 80 por ciento ingresaría por el Desaguadero. Aun así, se debe intensificar los controles en la frontera con este país vecino”, dijo Ardaya.

Los sectores de textiles, calzados, bebidas y productores de verduras y papa están entre los más golpeados por el contrabando, según el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) y los productores. Su gerente general, Gary Rodríguez, afirmó que les preocupa que el contrabando hubiese pasado de un negocio ilícito a una actividad criminal y organizada y que afecta sobre todo a la industria textil.



“El sector más golpeado es el textil, por la cantidad de empleos que genera en los talleres de confección, las manufacturas en calzados y cueros. Esto hace que el país retroceda, porque muchas de las unidades productivas pasaron al comercio o migraron a otros países, como Brasil o Argentina”, remarcó Rodríguez.

El viceministro de Lucha Contra el Contrabando, Gonzalo Rodríguez, remarcó que los controles se intensificarán en el lado peruano, tomando en cuenta que el negocio ilícito es de ida y vuelta, al contrario de lo que pasa con Chile, que es un trabajo solamente de ingreso.

Por todo este control, los contrabandistas optaron por abandonar poco a poco la zona de Desaguadero y solo se ve un tráfico “hormiga” muy debilitado. Ahora, los traficantes utilizan el lago Titicaca para introducir su mercadería ilícita.

El Grupo de Tarea Especial 1.6 “Diablos Azules”, dependiente de la Armada Boliviana, realizó operaciones de lucha contra el contrabando esta semana en pleno lago Titicaca y logró detener a varios peruanos. Pero además, incautó varios productos procedentes del Perú.

“A bordo de Lanchas Patrulleras se efectuó el patrullaje lacustre e interdicción de contrabando en el área lacustre del lago menor Titicaca, entre la frontera acuática con el vecino país del Perú”, dice un comunicado de la Armada.



Los militares sustrajeron 200 litros de gasolina, tres garrafas, diez cabezas de ganado, dos veleros y una lancha sin placa.



 




En esta nota