CIENCIA

Yves Meyer gana el ‘nobel’ de matemáticas


El científico francés fue galardonado con premio Abel 2017 por su teoría de ondículas, que permite comprimir datos y que fue esencial para detectar las ondas gravitacionales. La entrega será en mayo

El científico francés Yves Meyer lideró el desarrollo de la teoría de las ondículas
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

24/03/2017

El matemático francés Yves Meyer fue distinguido en Oslo (Noruega) con el premio Abel, considerado el "nobel" de las matemáticas, por su papel fundamental en el desarrollo de la teoría de ondículas.

La Academia Noruega de las Ciencias y Letras destacó en su fallo que Meyer fue "líder visionario" en la evolución de esa herramienta, que permite descomponer un objeto matemático o imagen en componentes más simples y se encuentra en la intersección de las matemáticas, la tecnología de la información y la computación científica.
La teoría de las ondículas es una de las aportaciones matemáticas que más ha transformado la sociedad: permite desmontar imágenes y sonidos en paquetes de información más sencillos que facilitan su manejo. 

Gracias a las ondículas podemos ver nuestro páncreas en un hospital, disfrutar de una película digital o comprimir nuestras fotografías de las vacaciones en formato JPEG-2000, señala el periódico El País (España).
El caso más reciente de la aplicación de su técnica sucedió en 2015, cuando el trabajo de Meyer fue clave en la detección por primera vez de las ondas gravitacionales predichas por el físico Albert Einstein un siglo antes.

Recibirá el premio en mayo
El matemático francés recibirá el galardón -de 715.000 dólares- de manos del rey Harald V, el 23 de mayo en Oslo.
El premio Abel se denomina así en conmemoración al matemático noruego Niels Henrik Abel (1802-1829), fue establecido por el Parlamento noruego en 2002 y el comité que elige a los ganadores está compuesto por cinco matemáticos reconocidos internacionalmente.
El año pasado el premio fue para el británico Andrew J. Wiles, galardonado por su demostración del último teorema de Fermat, que retó a los matemáticos durante más de tres siglos 



 




En esta nota