TENDENCIAS

Por qué a pesar de que duermes bien aún sigues cansado y cómo solucionarlo


Los hábitos de sueño son importantes y están relacionados a varios factores, psicológicos y fisiológicos, es importante aprender a entenderlos

¿Duermes mucho y aún así tienes sueño?
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

05/11/2018

El dormir está especialmente afectado por el estilo de vida y la salud de cada individuo. Muchas personas se quejan de que a pesar de dormir lo suficiente siguen viviendo cansados, ¿cuál es el problema? 

Un panel de expertos, citado en un artículo de la web Gizmodo, señala que los culpables habituales de esa falta de energía son: un sueño de baja calidad, un estrés elevado y una mala dieta. 

Los especialistas de la National Sleep Foundation, un instituto de investigación estadounidense sin fines de lucro con sede en Arlington (Virginia), recomiendan entre 7-8 horas al día de sueño, como primer paso hacia un descanso reparador. 



Además recomiendan: 

- Haz el experimento de desplazar la hora de acostarte hasta que te despiertes naturalmente justo antes de que suene el despertador.

- También puedes usar una aplicación como Sleepyti.me para calcular el mejor momento para quedarte dormido, según los ciclos de sueño. La teoría es que si te despiertas entre ciclos de sueño profundo en lugar de en mitad de uno, te sentirás más descansado y alerta en lugar de aturdido y malhumorado.

Aquí hay algunas cosas que puede hacer para controlar la calidad de tu sueño:



- Las aplicaciones de seguimiento del sueño pueden ayudarte a descubrir qué tan bien estás durmiendo.

- También puede practicar la higiene esencial del sueño (deshazte de los aparatos electrónicos después del anochecer, evita la cafeína y el alcohol, etc.) para garantizar un mejor descanso nocturno.

- Y mantén tu horario de sueño todos los días (sí, incluidos los fines de semana).

- Lo siguiente que debes mirar es tu dieta. Los alimentos son el combustible del cerebro, y por lo tanto te vuelven más o menos productivo dependiendo de lo que comas.

Estudios sugieren que hay que comer más carbohidratos naturales, sin procesar, incluso en el desayuno.



Por último, ¡no olvides beber suficiente agua todos los días! Y no te deshidrates ni arruines tu sueño con alcohol y cafeína.

Asegúrate de que nada te drene mentalmente. Si te sientes agotado, estresado, ansioso, deprimido o incluso aburrido, tu nivel de energía puede disminuir. ¿Has experimentado un cambio importante recientemente, como una mudanza, una ruptura o un nuevo trabajo? Eso puede drenarte tanto física como mentalmente.

También deberías ir al médico para descartar una posible anemia, es una de las causas principales que drena tu energía. 

Solo recuerda ir a hacerte un chequeo y ajustar el sueño, el ejercicio, la relajación y los buenos hábitos de nutrición a un nivel saludable.



 




En esta nota