FAKE NEWS

Lo 'ultrafalso', el nuevo desafío para combatir la desinformación


Para el consultor de marketing digital y estratega político brasileño Marcelo Vitorino, el uso de las "fake news" en las campañas políticas "asfixian el debate de la democracia".


Las nuevas tecnologías han contribuido rápidamente a la expansión de las fake news. Foto: Diario16
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

17/05/2019

Sistemas informáticos que permiten desarrollar videos manipulados extremadamente realistas, contenidos conocidos como "ultrafalsos", es el nuevo desafío para combatir la desinformación, alertaron este viernes especialistas durante un seminario internacional celebrado en Brasil.

"Las 'fake news' (noticias falsas) han llegado para quedarse. Las 'Fake news' son como la droga, tienen la oferta y la demanda. La oferta es casi incontrolable", alertó el brasileño Mauricio Moura, miembro de la consultora tecnológica "Ideia Big Data".

Moura fue uno de los cerca de 30 participantes en el acto titulado "Fake News y Elecciones", celebrado en Brasilia con la meta de discutir los efectos de las noticias falsas y las formas para minimizar su propagación en el futuro.



El especialista brasileño avisó que la era de las "Fake News" creadas por humanos es menos preocupante que lo que se avecina, el fenómeno de las 'deepfakes', es decir, la propia inteligencia artificial produciendo videos y audios muy realistas a través de programas informáticos.

"Todas las universidades coinciden en la necesidad de incorporar la verificación de noticias", agregó Moura, quien juzgó que la mejor manera de protegerse es estimulando medidas en la parte del receptor de información.

Las noticias falsas se han extendido en todo el mundo durante los últimos años -en casos como el referéndum del Reino Unido para abandonar la UE- y, en el últimos meses, jugaron un papel relevante durante la campaña electoral celebrada el año pasado en Brasil y que resultó en la victoria del presidente Jair Bolsonaro.

El propio Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil, una de las máximas instancias del país, fue objeto de una "campaña masiva para minar su credibilidad", ya que el uso de las urnas electrónica fue reiteradamente cuestionado por el entonces candidato Bolsonaro, según recordó el extitular de Defensa de Brasil Raul Jungmann.



"El ataque a la esfera pública aniquila a la propia verdad y eso afecta a la democracia. Eso no ocurre solo en Brasil, ocurre en todo el mundo", subrayó Jungmann, quien se desempeñó como moderador en uno de los paneles.

Para el consultor de marketing digital y estratega político brasileño Marcelo Vitorino, el uso de las "fake news" en las campañas políticas "asfixian el debate de la democracia", pues los candidatos deben dedicar su tiempo a defenderse de las acusaciones en vez de lanzar propuestas.
  Por ello, Vitorino propone que los tribunales electorales regionales creen grupos especiales para analizar los delitos cometidos en el mundo virtuales.

"Hago numerosas denuncias en los tribunales regionales electorales cuando hago campaña, pero las denuncias acaban muchas veces sin ser juzgadas", contó.

Los expertos coincidieron que el fenómeno de las noticias falsas no es nuevo, pero las nuevas tecnologías han contribuido rápidamente a su expansión y por eso reiteraron la importancia de apostar por la educación.

"Hay una necesidad de invertir mucho en educación", sostuvo el presidente de la Asociación Brasileña de Periodismo e Investigación (ABRAJI).



A su juicio, la desinformación no puede ser combatida tan solo a través de la ley, ya que puede suponer un "gran riesgo" para la libertad de prensa y los propios medios de comunicación.

En ese sentido puso como ejemplo una cuestionada decisión del Tribunal Supremo de Brasil por la cual se censuró a dos medios de comunicación que publicaron críticas a otro juez de la corte.

El seminario, organizado por el Tribunal Superior Electoral y la Unión Europea, fue inaugurado la víspera por la presidenta de la corte electoral, Rosa Weber, y contó con la participación del vicepresidente del Tribunal Supremo Federal (STF), Luis Fuz, y del ministro de Justicia y Seguridad Pública, entre otros. 



 




En esta nota