7º DÍA

Un golpe al medio ambiente en Chile


Existe un movimiento denominado ‘Este polvo te mata’ que se extendió por el norte chileno. Reclaman por la contaminación de las mineras


El movimiento “Este polvo te mata” se extendió a todo el norte de Chile. Piden mayor control a las empresas mineras.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

23/06/2019

“Este polvo te mata”. Es la consigna con la que miles de chilenos salen a marchar para evidenciar un grave problema de contaminación que provoca la minería en el norte del país vecino. Los grupos ambientales piden al Gobierno de Chile que la seguridad minera incluya estrictos controles para cuidar el medio ambiente. Este movimiento nació en la ciudad de Antofagasta y se propagó a casi todo el norte.

Una de las empresas apuntadas es Antofagasta Terminal Internacional S.A. (ATI), que pertenece al grupo Luksic, firma que controla la distribución de las aguas del Silala. Esta compañía provocó en enero de esta gestión que 143 niños que asisten a dos jardines infantiles de Antofagasta presentaran fuerte presencia de arsénico y plomo en su sangre. Debido a esto, miles de personas salieron a movilizarse en repudio a dicha empresa.

“A través de todas las instancias competentes, vamos a exigir que Antofagasta no sea un lugar de acopio de minerales. Actualmente, si bien ATI ha invertido en la modernización del proceso de acopio y traslado de concentrado de cobre, a través del contrato que mantiene con minera Sierra Gorda se sigue acopiando minerales en el recinto portuario”, detalla Eduardo Parraguez, miembro del movimiento que busca terminar con la contaminación producto del manejo de minerales en Antofagasta.



“Este polvo te mata” se extendió hasta la ciudad de Arica, que limita con la República de Perú. En esta localidad, la justicia, en noviembre de 2018, emitió una resolución que establece que el Estado de Chile debe indemnizar a pobladores de Arica debido a los perjuicios provocados por la contaminación causada por un acopio de minerales en un sector residencial, ubicado en el cerro Chuño.

Hecho en Arica

Según Parraguez, esta decisión judicial no fue cumplida por la empresa minera sueca Boliden y lo curioso -dice- es que la compañía extranjera quedó libre de culpa. “Dentro de los principales componentes insertos en los desechos se comprobó la presencia de arsénico, plomo y mercurio, elementos que se instalaron en suelos cercanos a Cerro Chuño y Los Industriales, esto en la ciudad de Arica”, destaca el líder medioambiental.

El director del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), Alfonso Domeyko, señala que la normativa chilena prohíbe a las empresas mineras dañar el medio ambiente y que existen protocolos “extremadamente” estrictos para esta temática. “Son hechos que se hicieron seguimiento, pero por lo demás existen mecanismos de control que tienen como finalidad la preservación de la vida, en primer lugar, y del medio ambiente”, destaca.



El río Lauca contaminado

Existe un juicio de por medio contra el Estado de Chile por la afectación a la salud de la población de la ciudad de Arica. La mina Choquelimpie contamina el río Lauca por la explotación de oro y cobre.

El valle de Azapa, en Arica, Chile, es el principal campo de cultivo de vegetales en el vecino país. Es un oasis en el desierto más árido del mundo. Ahí, el agua es vital, pero llega contaminada. El recurso es trascendental para los sembradíos y va desde la cuenca del Lauca, río internacional que fue desviado por Santiago en 1962. Esa polución se debe a una acción: la explotación en la mina Choquelimpie por parte de consorcios mineros privados.

El activista chileno Aníbal Ríos, que es miembro de la Coordinadora Regional de Conflictos Socioambientales Arica y Parinacota, confirmó que las aguas del río Lauca son contaminadas debido a la explotación de oro y cobre en el norte chileno. El experto añade que existe de por medio un juicio contra el Estado chileno por la afectación a la sociedad, sobre todo a la población de Arica, por la polución de la cuenca que llega contaminada.



 




En esta nota