SANTA CRUZ

Warnes, tensionada y vigilada por la Policía; los barrios piden obras


Vecinos de varios barrios piden mayor atención a sus zonas y la renuncia del alcalde, quien califica de político este movimiento. El ministro Romero fue mediador en el lío


La vigilia y el cierre de la avenida principal continuaron ayer en Warnes; los vecinos protestaron varios días
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

16/02/2019

El movimiento ciudadano que reclama obras al alcalde de Warnes, Mario Cronenbold, luego de la reunión sostenida anoche con el ministro de Gobierno, Carlos Romero, ha prometido que no bloqueará más las vías para no perjudicar el movimiento comercial y de pasajeros en el norte cruceño. Sin embargo, la dirigente vecinal Rosario Ortiz indicó que tendrán que agotar esfuerzos para lograr que el burgomaestre cumpla los compromisos contraídos en los POA desde 2014.

Luego de la violenta refriega de la madrugada de ayer, la calma fue tensa en la capital warneña, pues los manifestantes obstaculizaron la avenida principal, a la altura de la pasarela, para pedir a las autoridades que liberen a los detenidos, que según la Policía fueron 47, lo cual fue garantizado por el ministro Romero, aunque dos recibieron arresto domiciliario hasta que culminen las investigaciones acerca de la golpiza que recibió un uniformado.

Aparte del pedido de destitución del burgomaestre Cronenbold, el pliego petitorio de los vecinos ha ido creciendo, pues de ser solo el pedido del arreglo y pavimentación de calles y la colocación de luminarias de alumbrado público en el barrio San Antonio, ahora se suman otros distritos, como Gran Paitití y otras zonas del casco viejo de Warnes. También piden universidad y un hospital de tercer nivel.



Mientras tanto, efectivos de la Policía tomaron todos los accesos a la plaza principal y al edificio municipal para evitar más destrozos de ventanas y puertas.

A ello se sumó la preocupación de los familiares de los detenidos, que por la tarde 22 estaban en celdas del 110 y de la Felcc de Montero, y 25 en la capital cruceña, que fueron liberados.

Por su parte, Cronenbold aseguró que el movimiento es político, identificando al concejal Juan Pablo Viveros de estar detrás. Agregó que sigue presto al diálogo, porque las protestas no lo sacarán del cargo al cual pretende candidatear nuevamente para los comicios de 2020.

Abandono



El barrio San Antonio es extenso, se encuentra en el lado sudoeste de la circunvalación de Warnes, fue fundado en 1997 y se estima que en él radican 6.000 familias.

Eva Rojas Colque y Dionisia Huanca son parte del directorio de la junta vecinal, recorrieron el barrio ayer con EL DEBER mostrando las carencias que tienen. Se evidenció que hay maquinaria de la Alcaldía abriendo calles y sacando malezas de las cunetas.

“El alcalde recién mandó los tractores desde que comenzamos a protestar el martes. Tampoco nos han reparado la avenida que tiene losetas, la cual presenta varios pozos”, manifestó Rojas, que junto con sus vecinas Betty Rivera, Virginia Sejas, Marta Mamani, Berta López, María Huarcaya y Estefanía Condo, indicaron que no pertenecen a ningún partido político, solo quieren obras y que también se preocupen por dotar de equipos a su centro de salud, donde hay bastantes mosquitos. También se evidenció el abandono de una cancha techada a la que le faltan los arcos.

Reclamo

Luego del bloqueo del miércoles, el comandante departamental de la Policía, Igor Echegaray, anunció que para el viernes estaba marcada una reunión con el ministro Romero, pese a ello se suscitaron los hechos violentos la madrugada de ayer.



Horas antes Romero pidió a los vecinos movilizados entregar a los autores de los destrozos de bienes públicos en la refriega que dejó tres uniformados heridos y 47 detenidos, además de la quema de un vehículo y una motocicleta de la Policía.