SANTA CRUZ

Vendedores invaden y tornan vías, avenidas y rotondas en miniferias


En inmediaciones del mercado Los Bosques causaron desorden y caos en el tráfico vehicular. Defensa del Consumidor decomisó 150 kilos de pescado en mal estado


Doña Antonia aseguró que el pescado a la parrilla, de la especie sábalo, acaparó alta demanda durante la conmemoración religiosa de Viernes Santo. FOTOS: HERNÁN VIRGO
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/04/2019

La venta de pescado fue la excusa perfecta adoptada por cientos de comerciantes para tomar y convertir calles, avenidas y rotondas en miniferias. En un recorrido por el mercado Los Bosques y sitios callejeros de la ruta a La Guardia, entre quinto y sexto anillo, y cuarto anillo y Virgen de Cotoca, se evidenció, además de vendedores de pescados, una gran cantidad de ambulantes que ofrecían carbón, yuca, limón, gaseosas, frutas, ropa nueva y de segunda mano, entre otros artículos para el hogar.

“Esto es un viacrucis”, señaló una persona de la tercera edad -que prefirió no ser identificada- cuando trataba de sortear la zona donde una comerciante vendía ropa usada para llegar hasta el ‘corazón’ del mercado Los Bosques para comprar pescado crudo. La excesiva presencia de comerciantes hizo denotar que los controles, para evitar el asentamiento en las calles, fueron rebasados. Hubo también caos en el tráfico vehicular.

Al interior de dicho centro se constató un entorno más ordenado. Personal de Defensa del Consumidor de la Alcaldía cumplió con la oportuna fiscalización de la inocuidad así como conservación y refrigeración del pescado que llegó. Fueron, además, celosos en el control de precios e hicieron cumplir la lista de precios establecida por el municipio con motivo de Semana Santa.



Al respecto, más de un vendedor de pescado, tanto crudo como a la parrilla, refirió que las ventas estuvieron ‘tibias’ con relación al año pasado. Hicieron notar que la competencia y la abundante oferta de pescado en puntos de venta callejeros presionaron a la baja de precio y que este año vendieron pescado sábalo chico desde Bs 20, cuando la lista oficial establecía a Bs 35.

En la oferta, por caja, también advirtieron una diferencia considerable. La caja de pescado refrigerado importado de Argentina, Paraguay y Uruguay que contenía siete unidades se vendió a Bs 389, cuando el precio sugerido en la lista de la Alcaldía era de Bs 420.

La otra cara de la moneda

Los comercializadores de pescado a la parrilla tuvieron un desempeño comercial favorable. En varios restaurantes indicaron que el sábalo es el pescado que acapara la preferencia. Dependiendo del tamaño, la oferta de pescado incluyó precios de Bs 30 a 60.



Reporte oficial

En contacto telefónico, el asesor de Defensa del Consumidor, Gualberto Condori, indicó que en los controles móviles dispuesto por el municipio cruceño, entre jueves y viernes, se lograron decomisar 150 kilos de pescado, en mayor cantidad sábalo, que no se hallaba apto para el consumo humano y que pretendía ser vendido fuera de los predios de los mercados citadinos. Con relación a 2018, el volumen de carne de pescado decomisado cayó a la mitad.

El control permanente se cumplió en el mercado Los Bosques y sitios callejeros de la ruta a La Guardia, entre quinto y sexto anillo, en el cuarto anillo y Virgen de Cotoca, en la Virgen de Luján y en el cambódromo, además de las ferias distritales habilitadas con motivo de Semana Santa.

Respecto al desorden provocado por algunos comerciantes en espacios públicos, sobre todo en zonas donde se comercializó carne de pescado, Condori señaló que no faltan los vendedores callejeros que aprovechan, en esta ocasión la conmemoración religiosa de Viernes Santo, para sacar réditos económicos ofreciendo productos en la vía.



 




En esta nota