SEGURIDAD

Romero deja en manos de la Policía la denuncia contra el jefe de la Felcn


El coronel Maximiliano Dávila convocó una conferencia de prensa y la suspendió abruptamente


Dávila fue denunciado en 2015 y el caso fue reabierto nuevamente
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

15/08/2019

La situación del director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico, coronel Maximiliano Dávila, debe ser sustanciada en el ámbito interno de la Policía, dijo ayer el ministro de Gobierno, Carlos Romero cuando fue consultado sobre el tema.

“La Policía tiene que aplicar sus propios procedimientos porque se integró el Tribunal Disciplinario, como dice su nombre de temas disciplinarios; si hubiera un elemento objetivo de que un policía sea Dávila o cualquier otro, esté involucrado en un delito común, tendría que remitirlo a la justicia ordinaria (…) ya le pedí al comandante general, ayer (martes), que ellos sean los que sustancien con sus procedimientos internos y esclarezcan esta situación”, refirió la autoridad.

El empresario Wilson Sahonero, denunció al coronel Dávila por extorsión y de inmediato se activó la fiscalía policial que emitió requerimientos, como el arraigo del oficial y el pedido de destinarlo a un cargo en Cochabamba.



Sin embargo, el ministro Romero explicó que ellos no llevaron el caso a la justicia ordinaria porque descubrieron, en una investigación interna, que el denunciante tuvo una condena de 10 años de prisión en Alemania. Al mismo tiempo dijo que es investigada la fortuna del empresario porque se conoce que los medios de comunicación tienen problemas económicos, “y resulta que su periódico a este señor le dio todo su patrimonio”, graficó.

Asimismo, dijo que esta denuncia contra el coronel Dávila es de 2015, por la cual ya se pronunció la institución, pero que ahora un fiscal policial repuso el caso y por eso pidió la intervención del propio comando.

Romero informó que él incluso convocó al denunciante para que explique y pruebe los alcances de la denuncia y que estaban dispuestos a mandar el caso a la justicia ordinaria, pero que en ese momento descubrieron que el empresario fue juzgado en Alemania por narcotráfico.



 




En esta nota