SEGURIDAD

Proponen construir cárcel modelo y que reos usen manillas electrónicas


Personas consultadas por EL DEBER plantean clasificar a los reos de acuerdo con los delitos cometidos y, entre otros, trasladar a otros penales a los más peligrosos

En régimen abierto se encontró droga (cocaína y marihuana), armas, dinero y una destiladora de alcohol
Escuchar el artículo Pausar Lectura

15/03/2018


Tras el megaoperativo realizado ayer en el penal de Palmasola, que dejó como saldo siete internos fallecidos, la Gobernación de Santa Cruz plantea que se concrete la construcción de una cárcel modelo y que se autorice la utilización de manillas electrónicas en los reclusos para así dar pie a una política para acabar con el hacinamiento en dicho centro.

La propuesta fue hecha por el secretario de Seguridad Ciudadana de la Gobernación, Enrique Bruno, que recordó que el gobierno departamental cedió un terreno de más de 30 hectáreas, aledaños a Palmasola, para que el Gobierno haga viable los fondos económicos a fin de construir una cárcel modelo, la cual no solo debe reunir las condiciones en cuanto a infraestructura, sino también contar con políticas para lograr la reinserción social de los reclusos.

El uso de los dispositivos electrónicos, según Bruno, servirá para descongestionar el penal y clasificar a los reos de acuerdo con los delitos cometidos. Esa clasificación se deberá realizar, según él, a través de entidades como el Régimen Penitenciario, autoridades judiciales, el Ministerio Público y Derechos Humanos, quienes deberán revisar los expedientes de cada reo.

Dijo que el 60% de los internos de Palmasola ya no debe estar detenido porque ya cumplió su condena, pero no sale libre por la retardación de justicia.

El presidente del Comité pro Santa Cruz, Fernando Cuéllar, opinó que los últimos hechos registrados en Palmasola deben llevar a  las autoridades nacionales y regionales a asumir acciones concretas para evitar más hechos sangrientos en el penal.



El líder cívico exhortó a que se gestionen los recursos necesarios para construir una cárcel modelo, que brinde no solo seguridad para los reclusos, sino también para la sociedad.

A su turno, Mary Inés Galvis, de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, también coincidió con la propuesta de una cárcel modelo para clasificar a los reos de acuerdo con los delitos cometidos, pero mientras eso se concreta, planteó que los presos más peligrosos sean trasladados a otros penales del país.

 



 




En esta nota