SEGURIDAD

Arminda, ejemplo de policía: 'No llore mami; si un día me pasa algo'


Tiene 23 años y es miembro de la Policía hace tres. Es paceña pero se formó como agente en la Escuela Básica de Santa Cruz. Su madre comenta que aunque se asustó cuando se enteró del hecho, es consciente de los riesgos que debe asumir


Siles destacó la vocación de Poma, quien actuó con valentía estando fuera de servicio. Foto: Jorge Gutiérrez
Escuchar el artículo Pausar Lectura

14/08/2018

“No llore mami, no me pasó nada grave, apenas son unas cuantas apuñaladitas”, le dijo Arminda Poma Nina a su madre Roxana, que al enterarse de que su hija fue herida por asaltantes la mañana del miércoles, tomó un avión desde La Paz y se encontró con su hija en Santa Cruz esa misma tarde.

Poma es una agente policial destinada a la Pampa de la Isla que cumple las labores de patrullaje. Tiene 23 años, y sus pocas palabras y cierta timidez ante los medios de comunicación, difieren completamente de la personalidad que se manifiesta cuando está en el cumplimiento de su deber, como sucedió el martes 7 de agosto. Estaba de descanso cuando intervino para ayudar a una mujer que estaba siendo atracada en el sexto anillo de la avenida Santos Dumont. Como resultado de su arrojo, le arañaron el rostro y le provocaron cortes en ambos brazos. Una de las heridas requirió ocho puntos de sutura.

Doña Roxana llora al recordar ese angustiante momento que para ella fue un gran susto, mientras asegura que para su hija fue ‘cualquier cosa’ porque indica que Arminda “siempre ha sido arrojada, valiente, igual o más que un varón”.

Por eso también doña Roxana tiene claro que su hija, al ser policía, puede vivir situaciones de alto riesgo. “Con toda tranquilidad me dijo que si a ella le pasaba algo, yo tenía que ser fuerte, porque ella estaría cumpliendo con su deber”, agregó la mujer.

Arminda Poma recibió el Emblema de Oro de la Policía y por su valentía, el comandante de la Policía, Alfonso Siles, solicitará al comando general que le otorguen la Orden de la Policía Nacional con mérito al valor.

La uniformada es un orgullo para la institución policial. Foto: Jorge Gutiérrez.

SAR, premilitar y Esbapol

La policía Arminda comenta que es la tercera de cinco hermanos, de los cuales solo el segundo es varón. Son hijos de una pareja paceña, su papá es chofer de transporte pesado y su mamá comerciante.

¿Cómo se hizo policía? Ella comenta que es la primera miembro de su familia en ingresar a la institución policial y su madre señala que desde niña fue muy hiperactiva y que le gustaban las actividades de riesgo.

Poma estudió en el colegio Reino de Bélgica en La Paz, entró al Grupo SAR a sus 15 años y cuando estaba en la pre promo, hizo el servicio premilitar. “Siempre fue mi orgullo, fue presidenta de su promoción, cuando salió bachiller decidió estudiar en Esbapol de Santa Cruz y hace tres años que es policía”, contó su madre.

Cuando doña Roxana le quitó los vendajes lloró al ver sus heridas. “¿Cómo te van a hacer así hija?”, le dijo entre sollozos.

Ayer, tras ser condecorada, cuando le preguntaron si lo volvería a hacer, Arminda dijo escueta y tranquilamente: “claro que sí”.

Las heridas de Poma están sanando poco a poco. Foto: Jorge Gutiérrez.


 




En esta nota