SANTA CRUZ

El niño al que su madre lo sumergió en el agua para matarlo sigue en terapia intensiva


El hechó se registró en el municipio de El Torno este fin de semana. La Mujer, que ya fue enviada a Palmasola, dijo haber actuado bajo los efectos de las drogas y el alcohol


La mujer, que fue enviada el domingo a Palmasola, declaró haber actuado bajo los efectos de las drogas y el alcohol | Foto: Fuad Landívar
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

08/04/2019

El niño de cinco años de edad que se salvó de morir ahogado por las manos de su madre y que de forma oportuna sus familiares lo auxiliaron trasladándolo a un centro médico del municipio de El Torno, puede quedar con secuelas. Su estado es impredecible y su recuperación depende de un proceso largo.

Los médicos del hospital de niños, donde permanece en terapia intensiva, le detectaron un edema cerebral. Fue rescatado de su vivienda el sábado por la noche cuando su propia madre lo dio por muerto después de haberlo sumergido en una bañera. En la misma bañera fue ahogada su hermanita de un año y tres meses, que, lamentablemente, falleció.

La progenitora fue detenida ayer (domingo). El fiscal José Tarqui la imputó ante el juez cautelar Alberto Zeballos por el delito de infanticidio y fue enviada a la cárcel de Palmasola.



El médico Hugo Cuéllar señaló que sobre el niño hay riesgos de daño cerebral. Considera que, debido a que fue sumergido en el agua, el cerebro sufrió una disminución de oxígeno y que logró sobrevivir porque la asfixia no fue completa.

Sin embargo, el tiempo en que el cerebro no recibió oxígeno puede traerle consecuencias neurológicas que podrían repercutir en la vista, las piernas o los brazos. En ese marco, el médico sostuvo que el pronóstico es reservado e impredecible.

Por las investigaciones que realiza la Fiscalía, la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) y la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, se conoce que la joven madre estaba envuelta en un verdadero drama social.

Frente al juez Zeballos y el fiscal Tarqui ayer confesó ser la responsable de victimar a su niña y que incluso, trató de quitarle la vida a su otro hijo de cinco años. Dijo que es consumidora de drogas desde sus cinco años y que se gana la vida vendiendo algunos víveres en el mercado.



Contó también que su pareja, con la que procreó a los niños, la abandonó. Dijo que la noche del sábado, cuando atentó contra sus hijos, estaba bajo los efectos de una droga y del alcohol y que, incluso, pensó en suicidarse. 

La extrema pobreza de la joven madre que se fue presa, hizo que instituciones como la Alcaldía de El Torno, la Defensoría de la Niñez, además de pobladores colaboren con recursos para dar sepultura a la criatura.

Mientras tanto el niño permanece internado en el hospital de niños. La Defensoría de la niñez hace de vigilante al haber quedado prácticamente abandonado.



 




En esta nota