WARNES

Madre del bebé quemado: "Dos horas mi bebé estuvo expuesto a esa estufa... Me lo mataron"


Perdió lo más valioso para una madre y pide justicia. Su vida nunca más será igual. La pediatra no aparece, pero ya fue notificada en su casa para declarar el lunes


CARMEN SALVATIERRA, LA MAMÁ DE LUCAS, SE SIENTE DESTROZADA | Foto: Jorge Gutiérrez
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/01/2019

“Estoy destrozada. Mi vida nunca más será igual. Mi bebé nació bien, con buen peso y tamaño. Iba a vivir, pero lo dejaron dos horas expuesto a esa estufa, lo que le provocó las quemaduras de tercer grado y me lo mataron. Solo pido que se haga justicia”, dijo Carmen Salvatierra, la joven mamá de Lucas, el bebé que falleció la madrugada del pasado jueves en el Hospital Nuestra Señora del Rosario, de Warnes.

Entre lágrimas recordó que llegó al centro con fuertes dolores de parto y ya estaba con dilatación en ocho, por lo que le rompieron la bolsa y la metieron a la sala para dar a luz. Agregó que desde un comienzo el personal de salud que la atendió la trató con brusquedad, al punto de que la retaron porque ella pidió que apaguen el aire porque temblaba ya que sentía mucho frío y pensaba que su bebé, al que afirma que ni siquiera le pusieron la ropita que pidieron, estaba también sintiendo lo mismo.

“Cuando nació mi bebé, lloró muy fuerte. Luego ya no lloraba así, pensé que se estaba durmiendo. Les preguntaba cómo estaba y me decían, todo bien, que estaban buscando un espacio para llevarlo a Montero o a Santa Cruz. En vez de dármelo a mí para que yo le dé mi calor, lo pusieron en el mesón, en una especie de colchoneta y prendieron la estufa y una luz amarilla encima. Luego me sacaron de la habitación y dejaron solo a Luquitas. No quisieron que mi madre se quedara a acompañarlo. Ellas me lo mataron”, volvía a repetir entre sollozos.

No recibió la debida atención

Franco Martínez, papá del neonato, solo espera que se haga justicia y que no quede impune este caso, como ha pasado con muchos otros, porque su bebé falleció por mala praxis y porque no recibió la atención necesaria. Tiene entendido que incluso en el hospital había incubadoras, pero que al parecer el personal no sabe cómo manejarlas.

La madre de Carmen, María del Carmen Zabala, sostuvo que ella se encontraba fuera de la sala de partos y que como la puerta estaba entreabierta logró ver a su nietito, cuando lo limpiaron y luego lo pusieron en el mesón y prendieron la estufa. Ella quiso entrar para que el bebé no se quedara solo pero no se lo permitieron.

Relató que su nieto nació a las 9:30 y cuestiona por qué si la ginecóloga y la pediatra sabían que era prematuro, no tomaron todas las previsiones, sino que pensaron que era suficiente ponerlo bajo esa luz y el calor de la estufa.

“Lo dejaron más de dos horas expuesto a esa calefacción. Yo preguntaba cómo estaba y me decían que bien pero que necesitaba incubadora y debíamos buscar nosotros dónde llevarlo. Pasada la medianoche nos trajeron al bebé pero no dijeron que estaba quemado. Cuando lo vi, me asusté y les pregunté por qué estaban tan rojos sus brazos, su pecho y parte de su carita y la pediatra me indicó que su piel era tan delicada que solo la luz le había provocado eso”, contó.

Hicieron la orden para derivarlo al Japonés en la ambulancia. Llegaron pasada la 1:30 am y no lo recibieron porque no había espacio. Eran las 2:00 cuando llegaron al Hospital de Niños, las dos abuelas, rogaron que atiendan al bebé. Cuando lo vio el pediatra de turno, les explicó que lo iban a ingresar aunque no tenían las condiciones que necesitaba como neonato prematuro. Luego les informó que el bebé tenía quemaduras de tercer grado y que difícilmente iba a vivir. Hasta las 4:00 am sufrió cuatro paros, lo revivieron, pero en el quinto, no resistió y su vida se apagó.

Las declaraciones

El abogado Mauricio Ayllón, que se ofreció a llevar el acaso, dijo que se tomó declaración a todos los involucrados, menos a la pediatra, Karen Z., que hasta el momento no aparece, pero que ya fue notificada en su domicilio para presentarse este lunes a las 17:00 en la Fuerza de Lucha Especial contra el Crimen (Felcc) de Ciudad Satélite.

El vicepresidente Álvaro García Linera exigió sancionar y hallar a los responsables de la muerte del bebé recién nacido de Carmen Salvatierra. “No pueden repetirse este tipo de negligencias”, indicó a ANF.



 




En esta nota