SANTA CRUZ

La gente honra a sus muertos con rezos y flores, en medio de controles


Miles de personas se volcarán hoy a los cementerios para visitar las tumbas de sus seres queridos fallecidos. Está prohibido el ingreso y consumo de bebidas dentro y fuera de los camposantos


En el cementerio Ambrosio Villarroel, Ernesto Menacho visitó las tumbas de sus cinco hijos
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

02/11/2018

Miles de bolivianos se volcarán hoy a los cementerios para honrar con rezos, flores y otros ritos a sus seres queridos fallecidos durante la festividad del Día de los Difuntos, que se celebra en todo el territorio nacional y en otros países del mundo católico.

En la capital cruceña solo se permite el ingreso de flores, velas y algunos ‘gustitos’ de los difuntos (panes o dulces), a fin de evitar excesos que en años anteriores empañaron la celebración religiosa. Asimismo, desde anoche, personal de la Alcaldía Municipal realiza controles para evitar la venta de bebidas alcohólicas en los alrededores de los camposantos.

La visita a los cementerios municipales empezó ayer con el Día de Todos los Santos, aunque muchos aprovecharon la jornada para realizar trabajos de limpieza, toda vez que las lluvias que cayeron en los últimos días retrasaron los preparativos para esta festividad. Se calcula que en Santa Cruz, entre ayer y hoy, 200.000 personas acudan a los 24 camposantos municipales, a los administrados por las juntas vecinales y a los privados.



El director municipal de Cementerios de la Alcaldía cruceña, Ronald Romero, afirmó que en los camposantos municipales se permitirán todas las costumbres, excepto aquellas que empañen la festividad y que vayan en contra de las buenas costumbres.

En este sentido, detalló que se permitirá el ingreso de flores y velas, pero está terminantemente prohibido el ingreso y consumo de bebidas alcohólicas. La gente también puede llevar panes y dulces, siguiendo la tradición del interior del país, pero siempre que no sea en grandes cantidades ni para el comercio.

Algo que tampoco está permitido son los musicones, por lo que las bandas y mariachis que años anteriores solían formar parte de las costumbres, ahora están restringidas.

Romero precisó que son 900 funcionarios los que serán desplazados a los distintos cementerios municipales para que se encarguen de los controles y apoyen con los efectivos de Tránsito en el desvío del tráfico cerca de los cementerios. La Policía tiene previsto desplegar a 300 efectivos durante este feriado.



Las visitas y ritos

Tatiana C. no ha dejado de ir, desde hace cuatro años, cada lunes al cementerio Ambrosio Villarroel para rezar por el alma de su pequeña hija, que falleció cuando tenía apenas 1 mes de nacida. Ayer, en el día dedicado a los santos inocentes, le llevó flores, velas, galletas y panes dulces. Inclinada sobre la tumba rezó varias oraciones, acompañada de tres niños rezadores, que ofrecían el servicio a cambio de unas monedas. “Tengo dos niñas, pero nunca me olvido de mi pequeña que se fue al cielo recién nacida”, manifestó la mujer. Tatiana contó que no podrá retornar hoy al cementerio por motivos de trabajo, pero aun así dedicará un momento para rezar por su niña desde su casa.

Amparito Gonzales también asistió ayer al cementerio Sagrado Corazón de Jesús, conocido como La Cuchilla, para llevar flores y prender velas para su padre, sus abuelos y otros familiares. Gonzales vive en Yapacaní y, por eso, decidió adelantar la visita a sus seres queridos, ya que hoy le será más difícil trasladarse desde esa ciudad norteña.

Ella aprovechó la presencia de un trompetista, que por unos minutos logró burlar el control municipal, para dedicar una canción a sus seres queridos. Más allá del sol fue la melodía que se escuchó por los pasillos del cementerio hasta que el sonido llegó a oídos de los guardias, que procedieron al retiro del músico.

Marina Huanca, nacida en Cochabamba, pero que reside desde hace varios años en Montero, fue otra ciudadana que se dio cita en el cementerio La Cuchilla. Ella fue a alistar el mausoleo familiar, donde están los restos de sus padres y de sus tíos. Espera llevar hoy parte de las masitas que están en el altar que armó en su casa en memoria de ellos.



La mujer contó que su familia acostumbra alistar una mesa con un mantel blanco. Encima colocan panes, frutas secas, masitas, tantawawas, chicha, escaleras y dulces, pues la creencia dice que los difuntos retornan en el Día de los Difuntos para estar con sus familiares.

Por las víctimas de feminicidio

Ayer en La Paz se armó una mesa con 85 cruces que representan a las víctimas de feminicidio que perecieron entre enero y septiembre de este año en el país.

La mesa fue armada en la antigua estación central, donde se encuentra la estación de la línea naranja de la empresa Mi Teleférico.

El gerente general de la empresa, César Dockweirler, manifestó que Mi Teleférico se ha unido a la lucha contra la violencia de género y esta cruzada se suma a la campaña Pintemos Bolivia de naranja, contra la violencia a las mujeres, que desarrolla junto al Ministerio de Relaciones Exteriores y la Organización de Naciones Unidas (ONU).

En cementerios

Cierre de calles
El servicio y cierre de calles y avenidas será a partir de las cero horas de este viernes y se prolongará hasta las cero horas del sábado. El secretario de Movilidad Urbana, Rolando Ribera, recomendó a la población acudir a los cementerios en micros de servicio público o en taxis seguros para mermar el tráfico en los alrededores de los camposantos.

En cuatro, más vigilancia
Los cementerios en los que habrá mayor control serán en El Pajonal, en el Hamacas, en el General y en La Cuchilla. Todas sus vías perimetrales serán cerradas una cuadra a la redonda a los motorizados y se convertirán en peatonales. “Habrá controles de los camposantos, pero principalmente a estos cuatro”, insistió el secretario municipal de Movilidad Urbana



 




Notas Relacionadas



En esta nota