SEGURIDAD

Felcc captura a exreo que mató a joven en Montero; estaba oculto en cañaveral


El operativo se hizo en inmediaciones del municipio de Saavedra, cerca de Montero. También cayó el cómplice, chofer de la moto 

El autor (izquierda), alias ‘Loquito’, cayó en menos de 48 horas. Su cómplice es conocido como ‘Diablo’
Escuchar el artículo Pausar Lectura

12/06/2018

En menos de 48 horas de haberse perpetrado un crimen en Montero, en el que un asaltante le quitó la vida a un joven disparándole en la frente para robarle su teléfono celular, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen  (Felcc) capturó al autor del hecho y a su cómplice, el conductor de la motocicleta en el que se dieron a la fuga. 

Al pistolero, Carlos E.C.A., alias ‘Loquito’, un exrecluso de Palmasola con antecedentes por robo agravado, también se halló en su poder el teléfono celular que le arrebató a Rodrigo Ribera Subirana (22) la noche del sábado. 

El director de esta unidad especializada, Gonzalo Medina, señaló que el autor fue encontrado oculto entre cañaverales en inmediaciones del municipio de Saavedra, 14 kilómetros al norte de Montero. 

También se secuestró el arma de fuego que se utilizó en el crimen, además de la motocicleta en la que el autor del crimen huyó junto a su cómplice, que ha sido identificado como J.A.D., alias ‘Diablo’. 

Por otra parte, los restos del joven victimado continuaban siendo velados ayer en su domicilio del barrio Urkupiña, donde sus compañeros de la promoción 2015 de la unidad educativa Maximiliano Kolbe acudieron y organizaron una colecta para ayudar a la familia del infortunado. 
Jorge Barrero, comandante de la Policía de Montero, lamentó que la existencia de mercados negros de compra y venta de teléfonos celulares se siga cobrando la vida de personas por parte de los ‘foneros’, como se denomina a los delincuentes que se dedican a atracar para arrebatar estos aparatos a los ciudadanos. 

Por su parte, el comandante de la Policía, Alfonso Siles, recomendó a la población aplicar las mayores medidas preventivas, principalmente en las calles, no exhibiendo sus aparatos telefónicos para evitar llamar la atención de los delincuentes. 

Ribera, un joven que se destacaba como portero en campeonatos de fútbol en Montero y que estudiaba mecánica, además de trabajar en el área de mantenimiento de una empresa automotriz, falleció 24 horas después de ocurrido el hecho, debido a que el proyectil que perforó su cráneo y se alojó en su cerebro le ocasionó daños irreversibles. 

Las imágenes de una cámara de seguridad que registró el hecho fueron claves para que la Policía identifique al autor del crimen, el cual se acercó a la víctima cuando esperaba ser atendida en una venta y tras un breve forcejeo, sin dubitar, le disparó un tiro en la cabeza. 



 




En esta nota