SEGURIDAD

Condenan a 4 y a 3 años de cárcel a traficantes de colmillos


El varón recibió una pena de cuatro años y su pareja, tres. La pena máxima para este delito son seis años

Los traficantes recibieron la mitad de la pena máxima
Escuchar el artículo Pausar Lectura

10/11/2018

El juez Juan Coronado sentenció anoche al ciudadano de origen chino, con residencia boliviana, Li Ming, a cuatro años de prisión, y a su pareja Yin Lan, a tres. Ambos fueron detenidos en febrero en poder de 185 colmillos de jaguar, además de otras piezas de animales silvestres.

El delito por el que se los acusó fue destrucción o deterioro de los bienes del Estado y la riqueza nacional. Teresa Pérez, del Ministerio de Medio Ambiente, dijo estar conforme con que la justicia haya reconocido que hubo un delito ambiental, aunque esperaba que se dicte la pena máxima para este delito: seis años.

A la audiencia, que se suspendió 13 veces a lo largo del proceso, asistieron activistas y autoridades departamentales de medioambiente.

El senador de Unidad Demócrata, Yerko Núñez, que estuvo en la audiencia, dijo que la sanción sirve para sentar un precedente para que estos delitos no se vuelvan a repetir, pese a que la sanción fue la mínima. “Creemos que se hizo justicia y, más allá de que no hubo una sanción máxima, creo que sirve como antecedente para que no vuelva a ocurrir esto. Se viene realizando un daño al medioambiente de manera injusta, socapando de parte de la justicia, son 13 audiencias que se realizaron, recién en la audiencia 14 se dictó sentencia”, dijo a EL DEBER Digital.

Consultado sobre por qué se dio la pena mínima a los traficantes, respondió: “Lastimosamente tenemos una justicia que está sometida al interés político y sabemos que existe afinidad entre el Gobierno nacional y los chinos. Parece que hay protección, porque hay tráfico de animales, maltrato a trabajadores, y el Gobierno no dice nada”.

La pareja fue arrestada en su restaurante de pollos de la avenida Grigotá, luego de una denuncia hecha por un ciudadano que observó que en el local había un letrero que decía: “Se compran colmillos de jaguar”. EL DEBER denunció el tráfico de colmillos en el país en un reportaje.