SANTA CRUZ

A dos días de explosión, aún no hay definiciones


Todavía no se sabe si el lugar será demolido por los daños que tiene en su infraestructura. Los heridos se recuperan


La inquilina del edificio, que estaba trabajando en el momento del siniestro, duerme en un camping
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

21/04/2019

Ya pasaron dos días del accidente que sacudió la zona Equipetrol, cuando los ambientes de la parte baja de un condominio explotaron como consecuencia de una acumulación de gas, y aún no se conoce alguna definición respecto al futuro del inmueble, que está en el número 61 de la calle Nicolás Ortiz.

Como explica Bethy Sánchez, la única persona que alquilaba en el edificio, aún se desconoce qué pasará en los siguientes días, ya que nadie se acercó a ella para indicar qué y cómo se hará para devolverle la tranquilidad de tener un lugar donde pueda pasar la noche, ya que por el momento ella está descansando en un camping al frente del lugar del siniestro. “Nadie nos dice nada, solo nos queda esperar”, remarcó la mujer, que se salvó de ser una de los seis heridos, que reciben atención en diferentes centros.

El comandante de Bomberos de la Policía, Juan Carlos Villafuerte, dijo que aún no se hará conocer ningún informe respecto a las causas que provocaron el hecho, ya que esto solo se puede solicitar a través de alguna de las partes que se han visto afectadas tras la explosión.



“Los propietarios se acercaron y han pedido permiso para tapar el lugar con calaminas”, explicó el jefe policial y agregó que debe ser un peritaje de los ingenieros, el único documento técnico sobre el cual se puede definir si el edificio debe ser demolido o no.

Como consecuencia de la explosión, Alessandra Justiniano, quien estaba por razones laborales en el lugar, tiene quemaduras de tercer grado en los brazos y la cara. Este fin de semana se hará una actividad solidaria para reunir fondos para cubrir los gastos de su recuperación. También se abrió la cuenta del Banco Unión 1012554908 (Antonio Carlos Justiniano) con el mismo propósito.

El otro afectado, el taxista que estaba casualmente en el sitio, también necesita ayuda.