SANTA CRUZ

Dos nuevos mercados esperan a 6.600 vendedores minoristas


Se invierten Bs 160 millones en esas obras. Los vecinos están a la expectativa. Un urbanista aconseja diálogo para el éxito del traslado. Otro demanda más planificación  

Trabajadores realizan obras al interior de uno de los módulos del Mercado Minorista Los Pozos
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

28/01/2018

Desde su casa Hilarión Camargo ha visto cómo han ido tomando forma los gigantes módulos del Nuevo Mercado Minorista La Ramada. Su vivienda donde reside desde hace 20 años queda próxima a ese centro de abastecimiento que es construido con 4.200 puestos de venta para los comerciantes que se prevén trasladar.


Camargo considera que la llegada de un mercado a su barrio, donde antes predominaban pozas de tejerías, puede traer más dinamismo económico a la zona y favorecer también a la tienda que administran con su familia. No obstante, pide que no se descuide la seguridad, limpieza y drenaje, que actualmente se ve afectado después de cada lluvia. 


Pasa lo mismo en la zona donde se está construyendo el Nuevo Mercado Minorista Los Pozos con capacidad para 2.400 puestos de venta. Los vecinos consultados allí creen que su barrio, muy tranquilo y silencioso actualmente, tendrá más movimiento una vez lleguen  comerciantes. Ven positivo tener cerca un centro de abastecimiento para hacer sus compras; pero piden  que una vez funcione se preserven el control y el aseo . 




Así como ellos, otros vecinos observan con expectativa el complejo proceso de traslado de comerciantes mientras persisten los desencuentros entre el  gobierno municipal y un grupo de gremiales que se resiste a abandonar sus puestos de venta en las calles para irse a los nuevos recintos. 


Las obras de construcción de   ambos mercados están casi listas. Se prevé su entrega entre fines de febrero y marzo, según lo confirmó el secretario municipal de Parques, Jardines y Equipamiento Social, Roberto Añez, quien considera  que pese al rechazo de un grupo de comerciantes, las condiciones están dadas para llevar a cabo ese traslado. 


"Esa resistencia es normal, la teníamos prevista. Y es que ellos (los comerciantes) están acostumbrados a ofrecer sus productos en las calles desde hace 30 o 40 años. Su temor es que no puedan vender. Están en un error. Una ciudad que está creciendo tan rápidamente como Santa Cruz demanda centros de abastecimiento en diversos puntos. Estamos seguros de que van a vender más y en mejores condiciones. Además ahí contarán con puestos gratuitos más amplios de 5m2 cuando actualmente venden en puestos muy pequeños en la calle", afirmó. 


Movimiento en la zona
Tanto dentro como fuera de los nuevos mercados Minoristas La Ramada y Los Pozos  se observan trabajadores que afinan últimos detalles de las obras. Las sesiones del Concejo Municipal realizadas en esos recintos la semana pasada apresuraron las labores de construcción. "Nos han pedido que aceleremos los trabajos", comentaba uno de ellos. 




Si bien las calles principales están pavimentadas, se puede ver algunos accesos con tierra que los vecinos piden tomarlos en cuenta para su habilitación.  Asimismo, solicitan que la iluminación que hay en el contorno de los módulos se mantenga en las noches pues contribuye a la seguridad.


Añez enfatizó en las comodidades que brindarán ambos centros de abastecimiento tanto a  vendedores como a compradores.  "Aquí no estarán expuestos a la calle, ni al sol o la lluvia. Queremos que la gente que venga a estos mercados no solo lo haga para hacer sus compras sino que también pueda venir a distraerse. La idea es que no los vean como galpones sino como paseos comerciales. Hay muchos atractivos, entre ellos más de 100 murales pintados por artistas locales, hay áreas verdes y parques infantiles", puntualizó. 


Posiciones encontradas
Con marchas de protesta en los últimos días, el grupo de comerciantes que se opone a este traslado ha ratificado su posición de que no se moverán de las calles donde venden actualmente hasta que no atiendan todas sus demandas. Entre sus pedidos citan: “mesas de trabajo, estudio socioeconómico y  auditoría al censo”. 


“Nos quieren quitar  nuestro pan de cada día”, “No queremos ir a sufrir allá”, “Tenemos familias que mantener y deudas por pagar”, eran algunas frases frecuentes que se escucharon en una de las sesiones a las que asistieron.


El dirigente gremial Róger Labardenz insiste en que ante la ausencia de una reglamentación de la ley municipal 136 (que establece el reordenamiento de mercados) no se puede realizar el traslado porque considera que no hay las condiciones ni garantías suficientes para sus ventas.




En la sesión de Concejo realizada el viernes se decidió seguir analizando las demandas de los comerciantes en mesas de trabajo para llegar a un consenso y proceder con el traslado. 


Urbanista plantea desafíos
El arquitecto urbanista Fernando Prado reclama una mayor planificación para enfrentar los problemas de la ciudad y evitar conflictos como los que se ven ahora en los mercados.  


"Lo que se ha dejado que suceda en Santa Cruz  es permitir a los comerciantes pensar que es mejor negocio estar en la calle que dentro de un mercado, por más bello que sea. El  espacio público urbano ha adquirido un valor económico.  Durante años se permitió vender en calles porque no había autoridad. Toca revertir esa situación. La Alcaldía tiene que ver si tiene la decisión política de enfrentarse a este tema,  convencerlos de que si bien económicamente quizá pueden perder al comienzo , van a ganar en cuanto a estabilidad a futuro”, señaló. 


Prado cree que el Gobierno Municipal está asumiendo el tema pero señala que no debe  echarse para atrás ante la primera dificultad. “Tiene que mantenerse claro   en sus ideas y hacer sentir su autoridad pero siempre de manera razonable”,  enfatizó. Percibe la ausencia de un sistema de abastecimiento o red de mercados para Santa Cruz. "No se pueden crear mercados atendiendo coyunturas o para atender rebalses de uno u otro centro de abastecimiento.  Si se insertan en medio de una zona habitacional puede afectar la calidad de vida, si está en una zona comercial va a vigorizar la actividad económica”, explicó. 

Dentro del gigante Mercado Minorista La Ramada se agilizan los últimos detalles de la obra


 




En esta nota