Mundo

Despido de Bolton: la política extranjera de Trump está ´ligada a las impulsiones de un presidente inasible´



Despido de Bolton: la política extranjera de Trump está ´ligada a las impulsiones de un presidente inasible´
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

Hace 6 días

Entre los dos políticos, no faltaban los temas de discusión. Finalmente, el presidente estadounidense Donald Trump decidió separarse del consejero de Seguridad Nacional John Bolton, tratándose del tercer asesor de Seguridad Nacional en ser despedido en sólo dos años y medio.

Con nuestro corresponsal en Washington, Xavier Vila.

Lo anunció, como de costumbre, en un tuit: "Le informé a John Bolton que ya no necesitábamos sus servicios en la Casa Blanca. No estaba de acuerdo con muchas de sus sugerencias", escribió el presidente estadounidense Donald Trump. El ex consejero de Seguridad Nacional, por su lado, presentó una versión diferente, afirmando que él había presentado su renuncia la víspera.



Desacuerdos profundos

Este enésimo despido refuerza la impresión de caos en la cima de la administración Trump, en un clima diplomático tenso e incierto. Desde hace varias semanas, Washington manda señales contradictorias, en particular sobre la cuestión iraní, entre firmeza y voluntad de conversar.

La oposición de Bolton a una reunión cara a cara entre Donald Trump y su homólogo iraní Hasan Rohani habría colmado la paciencia de Trump tras meses de encontronazos con su asesor de Seguridad Nacional respecto al rumbo exterior a seguir, desde Afganistán hasta Corea del Norte.

La partida de Bolton también se produce 48 horas después de la cancelación de una reunión secreta con los talibanes. Según el profesor de Historia especialista en Estados Unidos Corentin Sellin, "Bolton ya estaba apartado, Donald Trump había decidido solo invitar a los talibanes en suelo estadounidense, antes de finalmente cambiar de opinión después del asesinato de un soldado en Afganistán".



"Vamos a seguir en esta inestabilidad"

El investigador Corentin Sellin estima que "vamos a seguir en esta inestabilidad, esta imprevisibilidad de la política extranjera y de defensa bajo Donald Trump, que está cada vez más ligada a las impulsiones de un presidente inasible. Pero por primera vez, lo contradice por tuit una persona que acaba de despedir y eso es una afronta, lo cual es un poco nuevo y muestra que esta política extranjera, reducida a las impulsiones del presidente, llegó a un límite".

Para sus enemigos, John Bolton es un lunático, un nacionalista enamorado de Estados Unidos que sólo tiene una idea en mente: restaurar la grandeza de Estados Unidos por todos los medios, incluyendo la fuerza armada. Su método es simple: eliminar los estados delincuentes que podrían amenazar a Washington.

El tono siempre agresivo de Bolton y su política de tierra arrasada ante asuntos geopolíticos de gran calado lo enfrentaron abiertamente con Trump, hasta el extremo de orquestar una campaña dentro de la administración para persuadir al presidente para que mantuviera tropas en Siria.