PARA ELLAS

¿Por qué no buscar espacios diferentes para meditar y orar?


Semana Santa. Las tradiciones, aun vivas en muchas familias, invitan a convivir en un contexto de reflexión


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

17/04/2019

Disfrutaba de una amigable charla, mientras compartía mi infaltable té verde con limón y jengibre; y saltó la pregunta “¿qué harán esta Semana Santa?”, comenzaron a volar las respuestas: viajes, encuentros, cenas entre amigos, una infinidad de alternativas. Y recordé, en ese bullir de propuestas, una Semana Santa muy particular. Hace ya algunos años en un pueblito participé en compañía de mis hijos de un viacrucis. Fue un recorrido muy mágico, cargado de mucho silencio, reflexión y paz. Al concluirlo sentimos “un volver a nacer”, una fuerza interior que nos llenaba de alegría y luz.

Semana Santa nos invita a la reflexión, la que nos abre las puertas de la reconciliación y el perdón. La Semana Santa “de siempre” con su mística espiritual que nos permite un hermoso tiempo de encuentro.

El ritmo frenético en que nos movemos nos pide, de vez en cuando, una pausa para conocernos. Mirarnos a nosotros mismos y vaciar la mente de preocupaciones y miedos. Es un tiempo para escuchar nuestra alma y empezar a querernos y aceptarnos a nosotros mismos, a nuestro entorno, preocuparnos por el que se encuentra desolado o enfermo.



Semana Santa nos regala un momento de encuentro en familia. Las tradiciones, aun vivas en muchas familias, invitan a compartir, a conversar y convivir en un contexto diferente. Prueben a contar la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo a los niños y verán como el tiempo vuela mientras recordamos la entrega infinita de Dios hecho hombre.

Un tercer encuentro necesario y vital es el encuentro con nuestro entorno. ¿Por qué no buscar espacios diferentes para meditar, para orar? Salir de nuestro espacio rutinario y conocer nuevos entornos, cercanos muchos de ellos, que nos conectan con la naturaleza, con la simplicidad de la vida.

Estamos concluyendo un mes muy importante, marcado por aquella fecha que nos hace reflexionar sobre nuestro verdadero rol de padres, como es el día del niño, y como también esta fecha santa, que nos da el espacio para hacer un autoanálisis sobre nuestro accionar como hijos de Dios. Por ello te propongo algunas ideas para celebrar en familia.





 




En esta nota