PARA ELLAS

Ceremonia del té, una infusión que llega al alma


Principios. La tradición japonesa trasmite a través de este rito: armonía, respeto, pureza mental y paz


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

12/06/2019

Facebook Fan Page: Ma.IngridRivero Instagram: Ma.IngridRivero Twitter: @MaIngridRivero

Siempre lo veía en series y películas. Rituales ceremoniosos, de mucho silencio y cargados de mística. Me parecían culturas y costumbres muy diferentes a las nuestras. Pensaba: ¿qué de similar podría tener con nuestro café de la siesta?

Me dejé encantar con estas tradiciones japonesas y ahora disfruto de este momento de autoconocimiento y aprendizaje en el mundo espiritual.



La ceremonia del té de Japón o chanoyu, implica un rito de preparación de te verde en polvo (matcha), que supera el simple acto de beber o compartir un té. Es la cultura de servir a la gente, es atender con los cinco sentidos a ese alguien que ameniza el rito, explicando los elementos de la estación para cautivar nuestros gustos. Es la belleza del tiempo y el espacio. El valor de la ceremonia del té está precisamente en esa belleza invisible que siente una persona frente a otra.

Ese ritual ya es parte de mi vida. Lo disfruto a toda hora y en momentos especiales. Lo disfruto frío o caliente, tanto al despertar como después de una comida. Pero, si quieren saberlo todo, también lo utilizo como una rutina de belleza ya que contiene un gran poder antioxidante para mi piel, más específicamente mi rostro, es muy bueno para las espinillas o para el acné.

Lo uso como tónico natural y ya no solo del rostro, sino del cuerpo en general, porque elimina impurezas, células muertas y principalmente, ayuda a prevenir el cáncer en la piel.

Filosofía zen



Dentro de la ceremonia del té, se encuentran cuatro principios fundamentales de tradición zen. Estos son los elementos a considerar al asistir a este rito japonés:

Armonía entre las personas y la naturaleza (wa).

Respeto, a las personas como hacia la naturaleza (kei).

Pureza mental y sensorial (sei).

Tranquilidad, derivada de la paz mental y la percepción de abundancia en la naturaleza (jaku).



Curiosidades

Este ritual, llegó a ser tan popular que surgieron juegos relacionados con el té. Uno de ellos era el tocha. Consistía en catar diferentes variedades de té y descubrir el origen de cada uno de ellos.

En el distrito de Uji, muy cerca de la ciudad de Kyoto, se produce el que está considerado como el mejor té de Japón y uno de los mejores del mundo.

En una ceremonia de té en Japón, los invitados deben entrar a gatas como señal de respeto y humildad al anfitrión.

Sorber a la hora de beber té, no está mal visto como en el occidente. Simplemente, ellos piensan que, bebiendo de esta forma, la degustación de la bebida se potencia.

Lógicamente, hemos crecido con la mentalidad contraria y posiblemente en principio te chocará verlo o hacerlo.

Té verde

El sushi y el té lo servían en tazón grande y se llamaba agari. ¿Saben por qué lo ponían lado a lado? Lo ofrecían para prevenir la intoxicación alimentaria y asegurarle al cliente disfrutar de los pescados sin miedo. Así que buen provecho y salud en esa hora especial de la alimentación.

Comidas hechas con té verde

El plato preferido de los japoneses, ochazuke, está elaborado con arroz, ciruelas saladas, verduras en salmuera y algas secas picadas, sobre las cuales se vierte el té verde y se come rápidamente. Claro, que hay personas que optan por el salmón como proteína.

Residuos

Los japoneses utilizan los residuos del té debido a sus efectos para combatir el mal olor y desinfectar.

Esparcen las hojas húmedas en el piso y se barre con la escoba; el piso se limpia mejor porque las hojas atrapan el polvo y elimina la basurita del suelo.

Las hojas bien secas son estupendas para quitar los malos olores en la heladera o en el mueble para guardar zapatos.

También se dice que metiendo las hojas en una malla y echándola en el agua de la bañera, se curarán las enfermedades cutáneas como el pie de atleta.

La tradición japonesa da certeza de que estos datos son verdaderos. ¡Nos tocará probarlo!



 




En esta nota