PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES FABROS
OPINIÓN



| 13/06/2018


Sin máscaras

Debo agradecer a EL DEBER por publicar esta columna. Escribiré sobre políticas públicas que tienen relación con la distribución y uso de los recursos, con la política y el poder; por ello mismo, un territorio extenso y minado; más aún hoy en día. 

Dicen que las políticas con relación a las personas privadas de libertad es el espejo donde se reflejan las políticas de derechos humanos de un Estado, de ser así, el nuestro muestra sus imperfecciones y vulneraciones.

Hace poco, después de una reyerta sangrienta en Palmasola, las autoridades dijeron que el penal  estaba bajo control; sin embargo, la semana pasada informaron de que se había producido otro episodio con heridos y, de manera especial, con la agresión a un extesorero de la Federación de Fútbol, que hacía de representante de una parte de los detenidos. Verdad o acción encubierta para desviar la atención de otros temas de la agenda pública. Como sea, en base a la experiencia y a los estudios realizados sobre las políticas penitenciarias, se puede afirmar que en Palmasola y en las otras cárceles del país la situación ha cambiado poco o casi nada. 

Como telón de fondo, la causa fundamental de la crisis se encuentra  en un  gigantesco sistema de corrupción que, como lo dijo un ministro de Gobierno hace tres años  -en la inauguración de un frustrado proceso de reforma de las políticas penitenciarias-, las cárceles son una fábrica de la corrupción donde participan los grupos de poder delincuenciales, los policías, los jueces y fiscales. Efectivamente, el delegar el control a los grupos de poder y recibir por parte de autoridades policías y civiles pagos por ello, es parte de esa cadena ilícita. Acciones de sangre y muertes, como las producidas en Palmasola, solamente cambian temporalmente a los cabecillas que manejan las cárceles, mientras se reacomodan las relaciones ilícitas entre los detenidos y el poder.  

Hace dos días un ministro de Justicia supuestamente hizo noticia al anunciar que un privado de libertad, José Alonzo, permaneció por más de siete años en el penal de Palmasola, cuando su sentencia  por robo era de tres años  y terminó señalando que no se puede permitir que los privados de libertad que ya cumplieron con su sentencia permanezcan dentro de las cárceles. ¡Obvio! (pero bueno, algo es algo). Es el caso de cerca de 9.600 detenidos preventivos en todo el país, el 70% de la población carcelaria (datos oficiales de la DGRP). Muchos de ellos detenidos más de un año por robar un celular o mujeres con bebés acusadas de portar sobres de marihuana. El 2016, la Defensoría del Pueblo, en la gestión de Rolando Villena, realizó una investigación: presos sin sentencia, donde se señala que un grueso de los detenidos preventivos estaría privado de su libertad por más de tres años, lo que vulnera la normativa 133 del Código de Procedimiento Penal, que de manera expresa señala que “un proceso tendrá  una duración máxima de tres años”. 

Entre las causas de la detención se encuentran que los detenidos no pueden conseguir documentos para desvirtuar los riesgos procesales, como acreditación del domicilio, generalmente los pobres que alquilan uno o dos cuartos no firman contratos, no tienen facturas de luz, en su mayoría cuentan con trabajos formales, por lo que no tienen certificado de trabajo, ni siquiera de nacimiento de sus hijos. Un segundo aspecto es que estos detenidos no tienen abogados para su defensa, pues hay un número ínfimo de defensores frente a la alta demanda de servicios; en Palmasola no hay más de 15 defensores públicos para una población de 5.000 detenidos. Finalmente está la visión punitiva que domina en los operadores de justicia. El manto de la corrupción lo cubre  todo, peor aun cuando desde el Ejecutivo se envía señales del extraordinario ensanche de la apropiación ilícita de lo público, lo que ha hecho desbordar este cáncer en  todas las instituciones.

Al final del día estamos frente a un gigante hueco negro de la corrupción que requiere una regeneración moral de los políticos y en consecuencia de las instituciones.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Tipos de organizaciones políticas
Izquierda, derecha, ciudadanía y siglo XXI
Educación y Santa Cruz productiva
La rabia de las mujeres
El caminante
La unidad necesaria, la unidad posible
Los días pasados y los que vendrán
El órgano electoral
A los cruceños ‘de la calle’ les duelen sus enfermedades y el prejuicio de la sociedad
El crédito de vivienda de interés social sigue en 2019 pese a reparo de la banca
Crece dependencia económica con China; con bajo índice de inversión
A sus 17 años libra una batalla contra el cáncer y con los bolsillos vacíos
La región metropolitana se ve postergada en su conformación
Al año llegan al Oncológico 1.600 pacientes con cáncer
Ronald Casso: Ingeniero, piloto y gerente de BoA
Refuerzan medidas de control en Yapacaní por caso de hantavirus
Evalúan a qué cárcel trasladar a Juan Pari, tras la golpiza recibida
Johnny y Cárdenas, por la unidad de los opositores
“Nosotros no amenazamos al TSE, haremos respetar la Constitución”
Aparece apuñalado otro novio enamorado
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


21/10/2018
Los días pasados y los que vendrán
21/10/2018
La unidad necesaria, la unidad posible
21/10/2018
Educación y Santa Cruz productiva
21/10/2018
El caminante
21/10/2018
El órgano electoral
21/10/2018
Tipos de organizaciones políticas


EL DEBER
 
Te puede interesar
TENDENCIAS

Lanzan el videojuego Pókemon GO del Vaticano

Crónica corrisvas

Las personas acceden cada vez más a créditos en la banca
ECONOMÍA

El crédito de vivienda de interés social sigue en 2019 pese a reparo de la banca

Diez
Lewis Hamilton puede asegurar su quinto título de Fórmula 1. Foto: AFP
EEUU

Hamilton logra la 'pole' en Austin

ENTREVISTA

Mario Alberto Kempes: “Siempre dije que Bolivia debe aprovechar su juego en la altura de La Paz”

La última vez que estuvo en Bolivia fue en el 2000, cuando dirigió a Blooming. Un año antes comandó a The Strongest. Hoy es un prestigioso comentarista y presentador de la red ESPN.

Jorge Ortiz trata de salir de la marca de Javier Sanguinetti. Foto: Archivo DIEZ
FÚTBOL

San José-Wiltermann, casi una final adelantada

Sociales
SOCIALES

La duquesa de Sussex enternece al lucir su pancita de embarazada

SOCIALES

Califican de homofóbico a Don Francisco por gesto a Miss España

SOCIALES

Luego de 11 años, Piraí Vaca será papá de un varón