PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 13/06/2018


Sin máscaras

Debo agradecer a EL DEBER por publicar esta columna. Escribiré sobre políticas públicas que tienen relación con la distribución y uso de los recursos, con la política y el poder; por ello mismo, un territorio extenso y minado; más aún hoy en día. 

Dicen que las políticas con relación a las personas privadas de libertad es el espejo donde se reflejan las políticas de derechos humanos de un Estado, de ser así, el nuestro muestra sus imperfecciones y vulneraciones.

Hace poco, después de una reyerta sangrienta en Palmasola, las autoridades dijeron que el penal  estaba bajo control; sin embargo, la semana pasada informaron de que se había producido otro episodio con heridos y, de manera especial, con la agresión a un extesorero de la Federación de Fútbol, que hacía de representante de una parte de los detenidos. Verdad o acción encubierta para desviar la atención de otros temas de la agenda pública. Como sea, en base a la experiencia y a los estudios realizados sobre las políticas penitenciarias, se puede afirmar que en Palmasola y en las otras cárceles del país la situación ha cambiado poco o casi nada. 

Como telón de fondo, la causa fundamental de la crisis se encuentra  en un  gigantesco sistema de corrupción que, como lo dijo un ministro de Gobierno hace tres años  -en la inauguración de un frustrado proceso de reforma de las políticas penitenciarias-, las cárceles son una fábrica de la corrupción donde participan los grupos de poder delincuenciales, los policías, los jueces y fiscales. Efectivamente, el delegar el control a los grupos de poder y recibir por parte de autoridades policías y civiles pagos por ello, es parte de esa cadena ilícita. Acciones de sangre y muertes, como las producidas en Palmasola, solamente cambian temporalmente a los cabecillas que manejan las cárceles, mientras se reacomodan las relaciones ilícitas entre los detenidos y el poder.  

Hace dos días un ministro de Justicia supuestamente hizo noticia al anunciar que un privado de libertad, José Alonzo, permaneció por más de siete años en el penal de Palmasola, cuando su sentencia  por robo era de tres años  y terminó señalando que no se puede permitir que los privados de libertad que ya cumplieron con su sentencia permanezcan dentro de las cárceles. ¡Obvio! (pero bueno, algo es algo). Es el caso de cerca de 9.600 detenidos preventivos en todo el país, el 70% de la población carcelaria (datos oficiales de la DGRP). Muchos de ellos detenidos más de un año por robar un celular o mujeres con bebés acusadas de portar sobres de marihuana. El 2016, la Defensoría del Pueblo, en la gestión de Rolando Villena, realizó una investigación: presos sin sentencia, donde se señala que un grueso de los detenidos preventivos estaría privado de su libertad por más de tres años, lo que vulnera la normativa 133 del Código de Procedimiento Penal, que de manera expresa señala que “un proceso tendrá  una duración máxima de tres años”. 

Entre las causas de la detención se encuentran que los detenidos no pueden conseguir documentos para desvirtuar los riesgos procesales, como acreditación del domicilio, generalmente los pobres que alquilan uno o dos cuartos no firman contratos, no tienen facturas de luz, en su mayoría cuentan con trabajos formales, por lo que no tienen certificado de trabajo, ni siquiera de nacimiento de sus hijos. Un segundo aspecto es que estos detenidos no tienen abogados para su defensa, pues hay un número ínfimo de defensores frente a la alta demanda de servicios; en Palmasola no hay más de 15 defensores públicos para una población de 5.000 detenidos. Finalmente está la visión punitiva que domina en los operadores de justicia. El manto de la corrupción lo cubre  todo, peor aun cuando desde el Ejecutivo se envía señales del extraordinario ensanche de la apropiación ilícita de lo público, lo que ha hecho desbordar este cáncer en  todas las instituciones.

Al final del día estamos frente a un gigante hueco negro de la corrupción que requiere una regeneración moral de los políticos y en consecuencia de las instituciones.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
En exclusiva, uno de los socios de LaMia cuenta su verdad desde EEUU
Camión pierde el control y mata a cinco personas
Expulsan a inmigrantes venezolanos de sus carpas y queman sus objetos en Brasil
Para no perder el vuelo dijeron que llevaban bomba en la maleta
Evo 'segurísimo' del doble aguinaldo para este año
Torneo sub-10 terminó en pelea campal entre padres
Ampuero acusa a Evo de ser demagogo; canciller observa nervios en Chile
Inicia vacunación masiva de mascotas; se registran 231 casos de rabia canina
Quinua logra mayor productividad
Waly Zeballos y Giovanna Chávez se presentan ante fiscal
Antonio Guterres
Muere el exlíder de la ONU, Kofi Annan a los 80 años
Desarrollan quinua tropicalizada
La estrategia de un joven para intentar conseguir trabajo en Apple
Fiscalía indaga si hubo sobreprecio en bandas
Silda, la matriarca que lidera seis generaciones en Montero
Las Majas tienen listo un disco y tres videos grabados en Colombia
Caen presos 20 adictos asentados en sitios públicos
Critican a la COB por callar frente a caída de la renta para jubilarse
¿Qué dice y qué no dice la medida del PIB?
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


18/08/2018
¿Qué dice y qué no dice la medida del PIB?
18/08/2018
Emprender en tiempos de cambios
18/08/2018
Un récord que no honra
18/08/2018
La nueva terminal de Trinidad
17/08/2018
El Órgano Electoral tiene la palabra
17/08/2018
Martirio de Carlos Chávez


EL DEBER
 
Te puede interesar
El periodista Guider Arancibia Guillén viajó hasta Miami para escuchar el testimonio del hombre que busca la justicia. Le dijo a EL DEBER que se siente un perseguido del Gobierno, al que acusa de desprestigiarlo
ESTE DOMINGO

En exclusiva, uno de los socios de LaMia cuenta su verdad desde EEUU

Así quedaron los vehículos que fueron chocados por el motorizado. Foto: ABI
BOLIVIA

Camión pierde el control y mata a cinco personas

Brasileños protestan quemando neumáticos y pertenencias de venezolanos en Paracaima - Avener Prado / Folhapress
CRISIS HUMANITARIA

Expulsan a inmigrantes venezolanos de sus carpas y queman sus objetos en Brasil

Diez
FÚTBOL

Real Potosí-Guabirá (0-0): en vivo

Cristiano Ronaldo celebró su primer triunfo con la camiseta de la Juventus. Foto. AFP
FÚTBOL

Cristiano Ronaldo debuta en la Serie A sin gol pero con triunfo

Vicedo celebra el gol de penal anotado ante Nacional en Sacaba. Foto. APG noticias
FÚTBOL

Aurora consigue su primer triunfo y sale del fondo

Sociales
SOCIALES

La srta. Litoral 2014 será mamá

SOCIALES

¡A los 39! Muere la esposa del vocalista de Korn

SOCIALES

Vanessa Áñez: “Bolivia me ha permitido hacer lo que amo, cantar”