PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 07/12/2018


Paro cívico contundente

El discurso del oficialismo antes era que gobernaría escuchando al “pueblo”. Ahora el “pueblo” ha sido bastante claro y preciso: “no a la reelección indefinida”. Ese ha sido el mandato popular en el referéndum del 21-F de 2016; pero, por lo visto, resulta que ya no se gobierna escuchándolo, lo que atenta contra las libertades individuales, los derechos y las garantías de las personas.

Se desea imponer por la fuerza algo que el pueblo ya definió en las urnas, se pretende burlarlo con simples legalismos y el pueblo sale a defender sus derechos. La muestra clara es el paro cívico nacional.

Las leyes por el solo hecho de ser llamadas como tales no significan que siempre tendrán por fundamento a los axiomas morales. Martin Luther King Jr., advirtió tal situación con la siguiente frase: “Nunca olviden que todo lo que hizo Hitler en Alemania era legal”; como muestra recordemos que el parlamento alemán aprobó una ley que pregonaba que estaba destinada a solucionar los peligros que acechaban al pueblo y al Estado, más conocida como la ‘Ley Habilitante de 1933’, porque habilitaba al canciller Adolph Hitler y a su gabinete a aprobar leyes sin la participación del parlamento. De allí que todas las barbaridades y los suplicios que ocurrieron tuvieron leyes que lo permitieron.

En el caso boliviano, hasta el momento hemos visto puro legalismo y lo más reciente es un Tribunal Supremo Electoral (TSE) que, amparándose en la ley de organizaciones políticas (que fue aprobada con apuro y sin socialización), habilita al binomio oficialista en las primarias, pese al rechazo de la voluntad popular, tergiversando incluso las decisiones del Poder Constituyente. La base de actuar del TSE es esa ley, que dispone elecciones primarias sin respeto al referéndum del 21 de febrero de 2016, con lo que se burla la voluntad popular.

Impera el legalismo y es difícil que sea refutado desde lo jurídico y judicial, pues como hemos dicho “el legalismo se justifica a sí mismo”; es decir, los tribunales con el nombre que sea, acaban justificándolo tal como se viene ocurriendo.

Las impugnaciones o el pedido de inhabilitación del binomio oficialista ante el TSE después de las primarias, tiene desventaja y es incierto (con candidato en juego) pues, en el peor escenario, se apunta a un futuro amparo constitucional quedando a merced del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), que ya dispuso una nefasta jurisprudencia al respecto y motivó todo este embrollo. Habrá incluso quienes sugieran acción de inconstitucionalidad pero todo camino va a Roma (es decir al TCP), al causante de esta barahúnda.

A nivel internacional está muy bien acudir al sistema interamericano de protección de Derechos Humanos; esta vía posee la cualidad de afectar la imagen de un gobierno fuera de sus fronteras, mostrándolo como vulnerador de derechos y libertades, pero ese camino lleva su tiempo y adolece de fuerza coercitiva en concreto. Una muestra de aquello son Venezuela y Nicaragua, por ejemplo. La práctica muestra que no se debe esperanzar única y exclusivamente en ello.

Como vemos, este problema no es esencialmente jurídico sino enormemente político. De allí que el pueblo reacciona y actúa políticamente. Un acto político es todo lo que produce un efecto en el mundo orientado a la emancipación colectiva de las personas; por ejemplo, política es la posibilidad de no ser esclavos o también es la construcción colectiva de la libertad, es la institución de la libertad pública.

El paro cívico nacional en defensa a la decisión popular de la “no reelección indefinida” es una muestra clara de un pueblo actuando políticamente, reclamando el respeto a sus derechos y libertades para no ser esclavos del legalismo, la imposición, la opresión y la dictadura. Si alguien dice que el paro cívico fue político, claro que lo fue y lo será, porque es un pueblo movilizado orientado a la emancipación colectiva de las personas, esto es, liberarse de la opresión y la imposición, no ser burlados por el legalismo arrollador.

Ya varios analistas y actores políticos nacionales afirmaron por los medios de comunicación sobre la necesidad de las protestas en las calles y la resistencia civil movilizada. Para acabar con el legalismo es abrogando las leyes atentatorias de derechos y libertades, dado que ella es su propio soporte, así como ocurrió con la abrogación del Código del Sistema Penal que fue producto del rechazo social a nivel nacional. Se debería abrogar las primarias y promulgarse una nueva ley de organizaciones políticas escuchando al pueblo, esto es, una ley donde se establezca la imposibilidad de la reelección indefinida en respeto de la voluntad del soberano.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Blooming y sigue prendido en la lucha por el título
El mundo condena la matanza del Domingo de Resurrección en Sri Lanka
Denuncian ‘tráfico’ de pases directos para indígenas de la Cidob a la Universidad
Oriente logró una ansiada victoria ante Wilstermann
Evo se reunió con residentes bolivianos en Buenos Aires
Un militar muere por hantavirus y se busca confirmar la causa de segundo deceso
Mujer muere al dar a luz a mellizos; su pareja denuncia negligencia
El pacto de silencio entre el aborto clandestino y los fármacos falsos
Poroshenko reconoce su derrota en las elecciones ucranianas
Nacional Potosí – Aurora: sigue minuto a minuto
Gobierno boliviano condena enérgicamente los atentados en Sri Lanka
Más de 200 muertos en un trágico Domingo de Pascua en Sri Lanka
Las imágenes tras los mortales ataques a iglesias y hoteles en Sri Lanka este domingo
Ibo Blazicevic Rojas: “No pueden decir que es un éxito que el 7% de las empresas haya pagado el doble aguinaldo”
Blooming se juega otra final ante Always Ready hoy
Oriente intentará ‘lavarse la cara’ ante Wilstermann
El papa Francisco pide el fin de la crisis en Venezuela en su mensaje de Pascua
San Javier: muchos visitantes, pero poca capacidad hotelera
Dos pandilleros roban en una casa de la Pampa de la Isla
Experto en maquillaje y efectos dará taller en el Centro Patiño
En Facebook


21/04/2019
Incontenible avance de la tecnología y la inteligencia artificial
21/04/2019
Las elecciones de octubre: la historia no nos favorece
21/04/2019
¿Estado plurinacional?
21/04/2019
Víboras, antídotos y sueños
21/04/2019
Otra vez las ‘correcciones políticas’
21/04/2019
Libertad para vivir o para morir


EL DEBER
 
Te puede interesar
Las FFAA extremaron las medidas de seguridad para garantizar las seguridad tras los ataques. Foto: AFP
MUNDO

El mundo condena la matanza del Domingo de Resurrección en Sri Lanka

En el PSA de febrero aprobaron 6.385 estudiantes, de más de 25.000 postulantes
SANTA CRUZ

Denuncian ‘tráfico’ de pases directos para indígenas de la Cidob a la Universidad

BOLIVIA

Evo se reunió con residentes bolivianos en Buenos Aires

Diez
Sánchez está preocupado por los laterales. Foto: Archivo
BLOOMING

Los laterales, un dolor de cabeza para ‘Platiní’

Portugal dirigió su último partido con el aviador este domingo. Foto: APG
COCHABAMBA

Wilstermann rescindió contrato con el técnico Miguel Ángel Portugal

Arano (dcha.) festejando su tanto marcado a los 3 minutos. Foto: Ricardo Montero
BLOOMING

Arano dio un golpe tempranero que permitió el triunfo

Sociales
SOCIALES

¡Conejitos y chocolates!: Las Pascuas de los famosos en las redes sociales

Foto: Internet
SOCIALES

Mon Laferte confesó que sufre depresión

SOCIALES

Bolivia es finalista en el Miss Piel Dorada Internacional