PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 15/03/2018


Padres

Ser padre en Bolivia es un oficio devaluado. Empero, quejarnos sería cobardía o una manera de evadir nuestra responsabilidad en el estado actual de nuestras sociedades.

Para ser honestos, hay que admitir que el nuestro sigue siendo un país machista o, si se quiere, patriarcal. El Diccionario de la Lengua Española señala que ese adjetivo es atribuido a un poder “ejercido autoritariamente bajo una apariencia paternalista” y, si revisamos la historia, descubriremos que nuestra sociedad ha sido estructurada en torno al varón, con prescindencia de la participación de la mujer.

Hay un detalle importante: no todos los hombres son machistas, pero aunque no sea la generalidad, basta que uno lo sea para que lo consideren como tal. Aquello de que las personas somos seres individuales, dotados de características peculiares, se cae frente a los tribunales. En el momento de aplicar la Ley 348, todos los hombres somos iguales y así se nos trata. 

Por eso, el Día del Padre no tiene la dimensión del de la madre. La mujer que tiene hijos es un ser sublime que comparte con el Creador el poder de dar vida. El hombre que tiene hijos es solo eso: un hombre que tiene hijos.

La realidad es diferente. Hay padres que asumen su responsabilidad con los hijos y la llevan consigo hasta la muerte. Hay otros, en cambio, que se limitan a engendrar. Si pueden, evaden la responsabilidad de la paternidad y, si no pueden, luchan en los tribunales para que el juez les fije el mínimo de asistencia familiar.

Hay padres que no solo crían a sus hijos, también los educan. Otros, en cambio, dejan que crezcan por su cuenta, solos o con su madre, y se limitan a preguntar por ellos de vez en cuando.

Hay padres que, sin haber engendrado, crían hijos ajenos como si fueran propios, sin hacer distinciones. Otros, en cambio, se olvidan de los que dejaron regados por el mundo.

Así como hay personas buenas y personas malas, también hay padres buenos y padres malos pero, a la hora de juzgarlos, todos son metidos en la misma bolsa y se convierten en lo mismo: hombres que tienen hijos.
Por eso, y aunque parezca risible, ser padre se ha devaluado tanto en Bolivia que, cuando llega el 19 de marzo, es más apropiado llamarlo el ‘día de la salteña’ porque ese será el regalo que reciba la mayoría, sin importar que sea bueno o malo.




OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Renuncia o denuncia
Sacrificios humanos
La fiesta de la vida
Corpus Christi
Zapateros
Primer grito
Billetes
Los dueños de Chile
Antofagasta
Padres
Herejía
Armando Alba
Rally y turismo
En Facebook


25/05/2019
El federalismo
25/05/2019
Dejémonos de historias
25/05/2019
Un conflicto no solo comercial
25/05/2019
¿Hasta cuándo aprende el cerebro?
24/05/2019
Almagro
24/05/2019
Bendición a la madre


EL DEBER
 
Te puede interesar
Ambos serán recluidos en penales de La Paz. Foto: APG
BOLIVIA

Dictan detención preventiva para dos funcionarios de Uelicn por intentar sustraer documentación

La canciller noruega hizo el anuncio sobre los acercamientos entre oficialismo y oposición venezolana. Foto: E24
MUNDO

Gobierno y oposición venezolana volverán a Oslo en próximos días

Booker manifestó que no odia la tecnología, de ser así tendría el peor trabajo del mundo. Foto: El Periódico
ENTRETENIMIENTO

Vuelve Black Mirror, la serie que te hará odiar la tecnología  

Diez
Ariel Núñez decidió rescindir con Wilstermann. Foto: Archivo
FÚTBOL

Núñez y Wilstermann disuelven contrato de mutuo acuerdo

La selección cumplió su segundo día de entrenamientos en Santa Cruz. Foto. Fuad Landívar
FÚTBOL

Bolivia perfila un esquema de juego para neutralizar a Francia

Williams esta a un título de batir el récord mítico de Margaret Court.
TENIS

Serena Williams, en tierra desconocida en Francia

Sociales
SOCIALES

Myriam Hernández muestra su lado humano en Bolivia

SOCIALES

El primer concierto de las Spice Girls... ¿un desastre? 

SOCIALES

Gabriela Arredondo 'aplasta' a su hermana en competencia