PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 29/07/2018


Leer los signos de los tiempos

Comparar a los demagogos actuales con Adolf Hitler es casi siempre una mala idea. Es un alarmismo que tiende a trivializar los horrores reales del régimen nazi y distrae la atención de nuestros propios problemas políticos. Pero aunque el alarmismo es contraproducente, subsiste una pregunta: ¿en qué momento las democracias están realmente en peligro? Lo que hace pocos años era inimaginable (un presidente estadounidense que insulta a aliados democráticos y elogia a dictadores, que llama a los medios de prensa libres «enemigos del pueblo», que encierra a refugiados y los separa de sus hijos) se ha vuelto casi normal. ¿Cuándo será demasiado tarde para alarmarse?

Sobre esta pregunta se han escrito grandes libros. La obra maestra de Giorgio Bassani, El jardín de los Finzi-Contini, narra la vida de una familia de judíos italianos de la burguesía bajo el fascismo. Una trampa legal y social se va cerrando lentamente, paso a paso, en torno de estos italianos cultivados que daban por sentadas sus vidas de confort e influencia. Y sin embargo, cada uno a su manera, se niegan a ver lo que ocurre. El padre del narrador llega incluso a afiliarse al partido fascista, mientras que los más ricos de los Finzi-Contini se retiran a un círculo familiar cada vez más aislado. El orgullo y la falta de imaginación no les permiten ver el peligro en que se encuentran, hasta que es demasiado tarde y son deportados a los campos de la muerte.

La incapacidad humana para ver lo que vendrá también anima Historia de un alemán, un libro de memorias que Sebastian Haffner escribió en 1939, un año después de irse de su Alemania natal. Haffner (futuro periodista y escritor) era un estudiante de leyes que presenció cómo la dictadura nazi fue volviéndose un régimen letal, gradualmente, como la persecución de los judíos en Italia. Vio a sus compañeros de estudios (ninguno de los cuales era nazi) aceptar cada paso sucesivo (las leyes raciales, la derogación de la Constitución, etc.) por el solo hecho de que estuviera expresado en términos legales. Al parecer, no hubo nunca un momento en que se dieran cuenta de que se había cruzado una línea intolerable y que a partir de entonces solo quedaban la resistencia o el exilio. Pero Haffner, que no era judío, se dio cuenta; se fue del país el año en que los nazis quemaron sinagogas y sacaron a los judíos de sus hogares. En la mayoría de las circunstancias, los Finzi-Contini son más que los Haffner. Un estado de alarma no ayuda a dormir bien. La vida es más sencilla cuando el mundo parece normal, aunque sea todo lo contrario.

Hay muchos modos de enterrar la cabeza en la arena y pueden verse algunos paralelos entre nuestro tiempo y la Europa de principios de los años 30. Muchos empresarios e industriales alemanes (que eran conservadores, pero no eran nazis) pensaron que podían convivir con Hitler mientras los beneficiara financieramente. Era un advenedizo vulgar y sus modales dejaban mucho que desear, pero estaban seguros de poder controlarlo.

El conocimiento de la historia puede ayudar a que la gente reconozca ciertas pautas de conducta (por ejemplo, ataques a la justicia independiente) que en el pasado fueron precursoras de la tiranía. Pero la memoria histórica, a menudo mezclada con el mito, también puede impedir leer los signos de lo que vendrá. En países con un historial democrático, es fácil dar por sentado que «aquí no puede suceder», porque «nuestras instituciones son demasiado fuertes» o «nuestro pueblo ama demasiado la libertad» o es «demasiado civilizado» o «demasiado moderno» para caer en la barbarie.

La ceguera puede afectar a la izquierda tanto como a los conservadores. En la Alemania de los años 20, los comunistas (por orden de Stalin) y la izquierda no comunista se negaron a defender a la frágil República de Weimar del asalto de la derecha. Los comunistas veían a los socialdemócratas como un riesgo mayor que los nazis; y los intelectuales de izquierda solo veían la hipocresía y la corrupción de los partidos tradicionales, a los que en realidad habrían debido apoyar.

Donald Trump no será la reencarnación de Hitler, pero la aquiescencia de los republicanos con cada una de sus medidas ajenas a la civilidad democrática es ominosa.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Marcelo Claure ofrece pagar el VAR para Bolivia y Salinas acepta
COB rechaza 2% de incremento salarial propuesto por empresarios
Defensa del Chapo Guzmán reclama otro juicio
Rusia defiende su presencia militar en Venezuela
Así es el Huawei P30 que fue presentado hoy en París
Cívicos y alcaldes definirán medidas en defensa de tierras chiquitanas
Con el lanzamiento del afiche oficial, se da inicio a la FIL 2019
La Paz en incertidumbre por el espacio para el nuevo relleno sanitario
Evo quiere que Bolivia fabrique medicamentos para combatir el cáncer
Chuquisaca: Un hombre asesina a su esposa y a su hijo recién nacido
Diputados ponen en su agenda la modificación de Ley de Régimen Electoral
Afines al MAS presentan acción para que Costas firme convenio del SUS
Sol eterno en Barceló Bávaro Palace
Regresa la semana de Super Precios de Tropical Tours
Un deslizamiento corta el tránsito en la ruta Tarija - Palos Blancos
Comunarios bloquean salidas de Cochabamba al resto del país
Lluvias continúan afectando a Camiri; la emergencia continúa
Transporte pesado decide no pagar peaje en la vía a Cochabamba
Iglesia Católica creará comisión sobre abusos sexuales en el país
Rafael Quispe anuncia su candidatura a la Gobernación de La Paz
En Facebook


26/03/2019
Réquiem
26/03/2019
El reto de vivir en ciudades y el gobierno del espacio rural
26/03/2019
Transgénicos en Bolivia, crónica de un ecocidio
26/03/2019
Tariquía, amenazada
25/03/2019
El Prosur enterró a Unasur y aísla más a Morales
25/03/2019
Surtidores abstemios


EL DEBER
 
Te puede interesar
La COB tendrá un ampliado nacional este miércoles. Foto: APG
ECONOMÍA

COB rechaza 2% de incremento salarial propuesto por empresarios

MUNDO

Defensa del Chapo Guzmán reclama otro juicio

MUNDO

Rusia defiende su presencia militar en Venezuela

Diez
Chumacero fue el más solicitado por los residentes bolivianos en Japón. Foto: Nataly Carrión
SELECCIÓN

Alejandro Chumacero y Luis Haquin, directo a México

FÚTBOL

Nacional acepta adelantar el partido ante San José

Marcelo Claure presidente de Baisa SRL. Foto: Internet
INICIATIVA

Marcelo Claure ofrece pagar el VAR y Salinas acepta

Sociales
FOTOGALERÍA

Ellas podrían ser los nuevos ángeles de Victoria's Secret

SOCIALES

La cantante Laura Camacho revela el nombre de su segundo retoño

Detallista. Ayudó en la producción de esta imagen. Tiene potencial.
SOCIALES

María, la prueba de que la estatura no es un límite