PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 30/04/2018


Las razones de Unasur

El día en que Bolivia asumió la presidencia pro témpore de Unasur, seis países del bloque (la mitad de los socios) renunciaron.
Esto no es para tomárselo en broma. Este es un gesto de rechazo, de desprecio, de repudio.

Habían estado todos tranquilos mientras Argentina estaba en la presidencia, pero cuando le toca a Bolivia, se produce una estampida.
Uruguay, que se las da de la Suiza de Sudamérica, ha dicho que quizá sea bueno meditar antes de dar por muerto este esquema de integración creado por el finado Hugo Chávez.

El Gobierno de Ecuador expresó su confianza en que Unasur siga viviendo, gracias a los esfuerzos que pueda hacer el Gobierno de Evo Morales.
Pero todos los demás miembros parecen decididos a dejar que descanse en paz este proyecto de integración sudamericana. No sería el único y quizá tampoco sería el último que muere.

El Gobierno boliviano ha convocado a reuniones de cancilleres y de presidentes, pero no ha recibido respuestas. Esto huele a velatorio.
Las razones para que se dé este fracaso son muy pocas. O una sola.

Tres de los seis países que formaron la estampida tienen problemas con la droga boliviana que entra en sus territorios.

Brasil tiene una brigada de la Fuerza Aérea dedicada a cazar avionetas bolivianas que ingresan a ese país llevando cocaína. El jueves 26 de abril se informó de un nuevo caso de esa cacería: una avioneta boliviana fue interceptada y obligada, con disparos de ametralladora, a aterrizar en el Parque Nacional do Pantanal Matogrossense con sus 150 kilos de droga. El control aéreo a cargo de aviones A-29 impide el ingreso de las avionetas bolivianas.

De las avionetas que entran en territorio argentino ya ni se informa en detalle. Los radares israelíes y los esquemas sugeridos por la DEA de Estados Unidos, de esta ‘task forcé’, están frenando en parte el ingreso de la droga boliviana. Los continuos cambios de fecha de la cita Morales-Macri, desde agosto del año pasado, muestran que Argentina ya no le tiene paciencia al presidente cocalero de Bolivia.

Y Chile, que se ha propuesto no responder ningún mensaje a Bolivia por temor a que cualquier respuesta sea incluida en la lista de obligaciones presentada en La Haya, se limita a frenar el ingreso de la droga y a difundir, eso sí, los detalles de cada una de las capturas.
Bolivia podría ser el sepulturero de Unasur.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Privilegiados
Amenazas a los bancos
Cómo invadir parques
Bando de Carnaval
El agro como solución
Demasiadas derrotas
Gastos de YPFB
Las bombas de tiempo
Críticas a embajadores
Crónicas de la burbuja
Crónicas de viajes
Año del prefraude
Vivir al fiado
El futuro de YPFB
Espionaje a plena luz
Territorios liberados
Un gobierno para la crisis
Corredores ideológicos
Volver a los puertos chilenos
Nada que confiscar
En Facebook


22/03/2019
Crux Sancta
22/03/2019
Empresa e inversión
22/03/2019
Militares al poder
22/03/2019
Gastón, nos queda una cita pendiente
21/03/2019
¿Qué pasará el 23 de marzo?
21/03/2019
Manuscritos de una mente brillante


EL DEBER
 
Te puede interesar
El directorio del Banco Unión hizo la asignación este viernes en reunión de directores.
BOLIVIA

Confirman nombramiento de Guillen como gerente general del Banco Unión

SANTA CRUZ

Bloqueo de trabajadores de Sinohydro en Portachuelo

La denuncia fue realizada anoche por familiares de la supuesta víctima I Foto: radio Fides.
BOLIVIA

Descubren presunto caso de tráfico de órganos en hospital Obrero de La Paz

Diez
Melgar posa con Carlitos Tevez en el camarín de Boca.
FÚTBOL

Boliviano Sebastián Melgar entrenó con la primera de Boca

SERÁ EL 31 DE MARZO

S-Cross Urban Race, una carrera diferente

El ucraniano Ruslan Malinovskyi disputa el balón con el portugués Cristiano Ronaldo. Foto. AFP
FÚTBOL

Portugal se estrella ante Ucrania en Lisboa

Sociales
SOCIALES

Mirá el biquinazo de María Renée Liévana

SOCIALES

Conocé a Klaus Berrios, el micrero que audicionó para Factor X

SOCIALES

Rachelle Guislain y la emotiva despedida de sus colegas