OPINIÓN



| 14/09/2017


Genios de la economía

La economía es su orgullo. Somos los mejores. Dicen que crecemos más que nadie y que este Gobierno nos ha llevado a niveles que envidia todo el mundo. Claro que crecemos. Crece nuestra economía, como la de mi nieta. Tiene tan poco, que con el ratón Pérez, en un día duplica sus reservas estratégicas y sus reservas per cápita. Vendemos gas y el dinero que recibimos es para nuestra economía una inyección desproporcionada con lo que producimos y con lo que tenemos.

Crecemos, porque entra dinero a espuertas. Sin movernos, llegan a nuestros vecinos algunos millones de metros cúbicos de gas que pagan religiosamente. Más de lo que nunca recibimos. Pero lo que produce nuestra gente, lo que generamos nosotros sin incentivos ni leyes favorables, sin capacitación ni inversiones no es significativo y no aumenta. No se ha hecho nada que cambie nuestra capacidad. No se ha formado a la población. No tenemos vías expeditas para llevar nuestra producción. No hay políticas de precios, ni seguros ni apoyos técnicos.

Crecemos a pesar de nuestro Gobierno. La primera acción de política económica para incentivar el crecimiento fue prohibir las exportaciones. Hay que llorar para conseguir permisos, que llegan como limosnas. No se puede exportar. No se puede mirar más allá de la propia casa. Es pecado, es imperialista. Pretender vender el fruto de nuestro trabajo a otros países debe ser neoliberal. Nos prohíben exportar. Más todavía, el ministro encargado del desarrollo y de la producción, en lugar de buscar mercados, va por el mundo buscando qué comprar para que no necesitemos producir. Va por el mundo sin idea de lo que tenemos ni de lo que producimos, sin idea de lo que necesitamos, pero compra compulsivamente.

Hay en el país una enorme y moderna producción porcina que atraviesa una terrible crisis. Los criadores de cerdos están desesperados porque producir un kilogramo de carne les cuesta 10 bolivianos, pero ese kilo lo venden a ocho. Otro día conversaremos de las políticas económicas que provocan este déficit. El caso es que el ministro encargado de ayudar a superar la quiebra, vuela a Perú en busca de carne de cerdo para que baje aún más el precio. Pudo haber viajado a negociar la venta de nuestros excedentes. Pudo permitir la exportación. Pudo, por lo menos, quedarse quieto en su despacho. 

No entienden qué es producir y no saben pedir consejo. Producimos poco y con grandes dificultades, pero producimos, a pesar de nuestro Gobierno. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
La Policía no acudirá más
Genios de la economía
Las garras del narcotráfico
Viene el coco
¿Apagaron o atizaron el fuego?
El laberinto de las mentiras
Viva mi patria Bolivia
No se vende ni se alquila
No son ningún vende ambaibas
El nuevo palacio de Gobierno
El derecho a delinquir
Cadena perpetua para el juez
El atrevimiento de Marco Peredo
Dime con quien andas…
Economía de la mezquindad
Universidades en venta
Golpes de Estado
Necesitan las elecciones judiciales
Jugando a los empleos
El timo del presidente
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


21/09/2017
La Policía no acudirá más
21/09/2017
Atrocidades económicas
21/09/2017
Antologías
21/09/2017
Sobre el liderazgo cruceño
20/09/2017
Si todos hiciéramos lo mismo...
20/09/2017
Democracia y desviaciones populistas


EL DEBER
 
Te puede interesar

Tras la rendija

Rosa Jordán y los ganadores
CULTURA

Emotivo final del Pedro Rivero Mercado

Idris Elva es un actor británico. Tiene 45 años
ESCENAS

Conocé La Torre Oscura

Diez

La tapa de hoy

WILSTER EN EL MONUMENTAL

Wilster reconoció el Monumental en penumbras

El mediocampista argentino asegura que dejarán todo en la cancha. Foto: Archivo
BERGESE

"Dios nos permita hacer historia"

Sociales
SOCIALES

Actriz resulta herida en el terremoto de México

SOCIALES

Guido Fuentes abrirá una agencia de modelos en Santa Cruz

SOCIALES

Posponen nominaciones a los Grammy Latino por sismo