OPINIÓN



| 14/09/2017


¿Con qué se come Moody’s?

No es una comida exótica ni un nuevo producto, es la agencia más prestigiosa de calificación de riesgo crediticio a escala internacional que permite que los inversionistas tengan una valoración para tomar sus decisiones.

Moody’s publicó sus calificaciones y ratificó a Bolivia con un Ba3. Según la página web de esta agencia (www.moodys.com), el fuerte crecimiento económico, impulsado por elevadas inversiones en el sector público, los colchones fiscales y externos permiten a Bolivia mantener una fortaleza económica relativa; la deuda pública, comparada con la de otros países y con el PIB, es baja; el impacto de la reducción de los precios internacionales de las materias primas fue mínima, lo cual demuestra una política económica sólida.

Las variables económicas destacadas por Moody’s son medidas en 10 años; la mejora de nuestra calificación se dio por los datos observados entre 2006 y 2016; de mantenerse el mismo ritmo en la política económica, no tendremos problemas económicos serios. Paralelamente nuestra capacidad de pago para gestionar créditos internacionales estará en un nivel aceptable.

Ningún analista económico se pronunció sobre esta calificación, porque pareciera que están dedicados a resaltar variables económicas sueltas para alarmar a la ciudadanía, hablando de que la reducción de las reservas internacionales o la disminución de los precios internacionales de las materias primas.

Hablan de proyectos ‘innecesarios’ como los campos deportivos, mercados municipales (olvidando que son solicitados por los municipios beneficiados), pero no se refieren a los caminos nuevos o de la implementación de nuevas formas de generación de energía para su posterior exportación, ignorando que países y organismos internacionales ofrecen recursos para innovaciones energéticas y tecnológicas cuando agencias como Moody’s nos sitúa como una economía ‘aceptable’ con respaldos económicos sólidos.

Algunos analistas pretenden crear confusión. Sus conclusiones (que generalmente pronostican una crisis tan añorada) se basan en variables sueltas sin considerar a la economía un sistema integrado. Los datos de organismos y agencias que muestran una economía sólida que está lejos de una crisis, en muchos casos, contradicen las conclusiones de estas personas. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
La Policía no acudirá más
Emotivo final del Pedro Rivero Mercado
Evo entrega 112 tractores, equipos y un coliseo
Unos 7.000 trabajadores ponen a punto la Expocruz
El TCP definirá la repostulación con varios juicios esperándolos
Achacachi habla de crear otro municipio y Ramos no cede
La tapa de hoy
Conocé La Torre Oscura
Premian aplicaciones contra la violencia creadas por estudiantes
Escolares visitan legado patrimonial
Tras la rendija
... cara a cara
Atrocidades económicas
Antologías
Gobierno pide a catalanes que dejen de soñar
Felcn previene uso de drogas en colegio
Sin Evo ni Costas, Percy abre festejos cívicos con elogios a su entorno
Porongo cierra el puente Urubó para realizar trabajos de reparación
Indígenas piden representación directa
Mesa dice que no está en sus planes ir por la Presidencia
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


21/09/2017
La Policía no acudirá más
21/09/2017
Atrocidades económicas
21/09/2017
Antologías
21/09/2017
Sobre el liderazgo cruceño
20/09/2017
Si todos hiciéramos lo mismo...
20/09/2017
Democracia y desviaciones populistas


EL DEBER
 
Te puede interesar

Tras la rendija

Rosa Jordán y los ganadores
CULTURA

Emotivo final del Pedro Rivero Mercado

Idris Elva es un actor británico. Tiene 45 años
ESCENAS

Conocé La Torre Oscura

Diez

La tapa de hoy

WILSTER EN EL MONUMENTAL

Wilster reconoció el Monumental en penumbras

El mediocampista argentino asegura que dejarán todo en la cancha. Foto: Archivo
BERGESE

"Dios nos permita hacer historia"

Sociales
SOCIALES

Actriz resulta herida en el terremoto de México

SOCIALES

Guido Fuentes abrirá una agencia de modelos en Santa Cruz

SOCIALES

Posponen nominaciones a los Grammy Latino por sismo