PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 12/01/2019


¡Celulados!

“El ciudadano de hoy llega a nuestro mostrador de despacho y, luego de 15 minutos, obtiene su cédula de identidad. Eso muestra la idoneidad de nuestro personal, que trabaja con afecto, competencia y responsabilidad”, decía la radio al difundir una entrevista.

Francamente no sabía de qué país estaba hablando, pero me enteré de que Servicio General de Identificación Personal (Segip) ¡es la tuti! El entrevistado no falseaba los hechos, porque es una belleza tener cédula de identidad el mismo día en que uno es atendido y ahí, como demostración de esmero y tecnología, te entregan tu carné, todavía caliente, recién salido del horno. Para eso, obviamente, la gente que trabaja en el lugar se muele el lomo ante tanta carga laboral.

Mi adorada suegra, que también escuchó la entrevista, me tiró su dentadura postiza acusándome de ‘plurinfiel’ a nivel de esposo y yerno, porque salí a las cinco de la mañana. Hice cola en las puertas, ¡qué puertas!, a cinco cuadras de las oficinas de dicha empresa para ‘celularizarme’ (esa es la palabra nueva que empleó el funcionario), pero empezó a llover. Felizmente estaba al lado de un albañil, que se hallaba con una carpa azul y pudimos guarecernos; tomé api con cuñapé mientras la tortuga del progreso caminaba por los charcos y luego me puse a leer de El túnel, de Ernesto Sábato, que lo sentí más divertido que Mary Poppins.

¿Saben por qué pasa eso? Dijo que es porque no cuidamos nuestro carné. ¡Lo extraviamos! Pero lo que no dijo es que los carteristas cosechan miles de billeteras y carteras todos los días. Nos roban y nos dejan sin identidad.

Los cacos tienen la culpa. Los ladrones de ayer eran honestos, porque robaban pero devolvían los documentos. Ya no hay forma de confiar en los pícaros hoy en día.

Como ocurre siempre en esferas oficiales, cuando hay una crítica comparan estadísticas de ayer con las de hoy. Obviamente, las instituciones crecen pero yo quiero ponerme el pantalón con el que me casé hace 30 años. Colapsa bajo la presión de mi tejido adiposo. Es lo mismo. El tormento que sufrimos madrugando, haciendo cola, recibiendo ficha, continúa. Para posar, poner nuestras huellas digitales, necesitamos 15 breves minutos, pero para tener nuestra identidad son angustiantes ocho horas de fila.

 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
¡Celulados!
Cholas de pelo en pecho
Colorín colorado
Voten por mí
Entre difuntos y vivillos
Hay que tener huevos
Carta de un niño viejo
Donde caerse muerto
Flor de primavera
Enfriamiento oriental
Viva la democracia
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


19/01/2019
¿Por qué es ilegítimo el Gobierno de Nicolás Maduro?
19/01/2019
Informaciones: el ministerio insaciable
19/01/2019
La educación como economía
19/01/2019
Autocracias: situaciones funcionales
18/01/2019
BRT cruceño explicado ‘con chuis’
18/01/2019
Apostar al ecoturismo (2)


EL DEBER
 
Te puede interesar
MUNDO

Sismo de 6,7 de magnitud sacude zona centro-norte de Chile

El ataque terrorista fue contra la Escuela de Cadetes de Policía General Francisco de Paula Santander. Foto: AFP
MUNDO

'Timochenko' pide a Duque mantener el diálogo de paz con el ELN

Graphic content
MUNDO

Asciende a 73 la cifra de muertos en explosión por robo de gasolina en México  

Diez
  Oriente estrenará camiseta este domingo en el Tahuichi. Foto. Jorge Gutiérrez.
FÚTBOL

Oriente irá con línea de tres en el fondo ante Royal Pari

El partido entre lilas y azucareros se jugó en el estadio Víctor Agustín Ugarte. Foto. APG
FÚTBOL

Real Potosí logra un dulce triunfo ante Guabirá

El duelo entre el Toro warneño y el conjunto de la banda roja se disputa en Warnes. Foto. Jorge Gutiérrez
FÚTBOL

Sport Boys no puede con Always en el inicio del Apertura

Sociales
Lo último

¡Increíble! El duque de Edimburgo, de 97 años, tiene un accidente, y sale ileso

Sociales

Margot Robbie pide que dejen de preguntarle sobre sus planes de embarazo

SOCIALES

Las mujeres bellas toman la fiesta grande