PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 12/01/2019


¡Celulados!

“El ciudadano de hoy llega a nuestro mostrador de despacho y, luego de 15 minutos, obtiene su cédula de identidad. Eso muestra la idoneidad de nuestro personal, que trabaja con afecto, competencia y responsabilidad”, decía la radio al difundir una entrevista.

Francamente no sabía de qué país estaba hablando, pero me enteré de que Servicio General de Identificación Personal (Segip) ¡es la tuti! El entrevistado no falseaba los hechos, porque es una belleza tener cédula de identidad el mismo día en que uno es atendido y ahí, como demostración de esmero y tecnología, te entregan tu carné, todavía caliente, recién salido del horno. Para eso, obviamente, la gente que trabaja en el lugar se muele el lomo ante tanta carga laboral.

Mi adorada suegra, que también escuchó la entrevista, me tiró su dentadura postiza acusándome de ‘plurinfiel’ a nivel de esposo y yerno, porque salí a las cinco de la mañana. Hice cola en las puertas, ¡qué puertas!, a cinco cuadras de las oficinas de dicha empresa para ‘celularizarme’ (esa es la palabra nueva que empleó el funcionario), pero empezó a llover. Felizmente estaba al lado de un albañil, que se hallaba con una carpa azul y pudimos guarecernos; tomé api con cuñapé mientras la tortuga del progreso caminaba por los charcos y luego me puse a leer de El túnel, de Ernesto Sábato, que lo sentí más divertido que Mary Poppins.

¿Saben por qué pasa eso? Dijo que es porque no cuidamos nuestro carné. ¡Lo extraviamos! Pero lo que no dijo es que los carteristas cosechan miles de billeteras y carteras todos los días. Nos roban y nos dejan sin identidad.

Los cacos tienen la culpa. Los ladrones de ayer eran honestos, porque robaban pero devolvían los documentos. Ya no hay forma de confiar en los pícaros hoy en día.

Como ocurre siempre en esferas oficiales, cuando hay una crítica comparan estadísticas de ayer con las de hoy. Obviamente, las instituciones crecen pero yo quiero ponerme el pantalón con el que me casé hace 30 años. Colapsa bajo la presión de mi tejido adiposo. Es lo mismo. El tormento que sufrimos madrugando, haciendo cola, recibiendo ficha, continúa. Para posar, poner nuestras huellas digitales, necesitamos 15 breves minutos, pero para tener nuestra identidad son angustiantes ocho horas de fila.

 





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Pibes bolivianos
Los buenos y los malos
Dumbo vuelve a volar
India e indio
Derechos for export
Bono Alí Babá
Choquezuelas
Humor antes que esclavos vivir
¡Celulados!
Cholas de pelo en pecho
Colorín colorado
Voten por mí
Entre difuntos y vivillos
Hay que tener huevos
Carta de un niño viejo
Donde caerse muerto
Flor de primavera
Enfriamiento oriental
Viva la democracia
En Facebook


25/05/2019
El federalismo
25/05/2019
Dejémonos de historias
25/05/2019
Un conflicto no solo comercial
25/05/2019
¿Hasta cuándo aprende el cerebro?
24/05/2019
Almagro
24/05/2019
Bendición a la madre


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

Mira lo que le pasó al alcalde de Sucre en pleno festejo del 25 de Mayo

Ambos serán recluidos en penales de La Paz. Foto: APG
BOLIVIA

Dictan detención preventiva para dos funcionarios de Uelicn por intentar sustraer documentación

La canciller noruega hizo el anuncio sobre los acercamientos entre oficialismo y oposición venezolana. Foto: E24
MUNDO

Gobierno y oposición venezolana volverán a Oslo en próximos días

Diez
Ariel Núñez decidió rescindir con Wilstermann. Foto: Archivo
FÚTBOL

Núñez y Wilstermann disuelven contrato de mutuo acuerdo

La selección cumplió su segundo día de entrenamientos en Santa Cruz. Foto. Fuad Landívar
FÚTBOL

Bolivia perfila un esquema de juego para neutralizar a Francia

Williams esta a un título de batir el récord mítico de Margaret Court.
TENIS

Serena Williams, en tierra desconocida en Francia

Sociales
SOCIALES

Myriam Hernández muestra su lado humano en Bolivia

SOCIALES

El primer concierto de las Spice Girls... ¿un desastre? 

SOCIALES

Gabriela Arredondo 'aplasta' a su hermana en competencia