MUNDO

Venezuela, Brasil, Nicaragua y México, los que más violan DDHH


La organización alerta, en particular, por los abusos cometidos por los gobiernos de Maduro, Ortega y Bolsonaro


Protestas en Nicaragua por la represión a los disidentes políticos
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

18/01/2019

Human Rights Watch (HRW) denunció ayer en su informe anual la situación de los derechos humanos en Venezuela, Brasil, México y Nicaragua, y aseguró que el mundo vive “tiempos oscuros”, aunque la “resistencia” está “cobrando fuerza” en las instituciones y en la calle, especialmente en América Latina.

El director ejecutivo de HRW, Kenneth Roth, aseguró en una entrevista a Efe que decir que el autoritarismo cotiza “al alza” no es contar toda la historia y que en el subcontinente se han registrado “importantes buenas noticias” el año pasado, como la condena al “desastre” de Venezuela, abanderada por el Grupo de Lima.

Tildó de “avance” la actuación de estos “actores inusuales” que, “quizá” por la ausencia de EEUU, se atrevieron a llevar la cuestión de las violaciones de los derechos humanos en Venezuela y Nicaragua a la arena internacional y lograron sacar adelante sus condenas.



El informe, presentado en Berlín, dedica un espacio importante a Venezuela –empezando por la foto de portada con opositoras sosteniendo velas en una vigilia– y lamenta el “enorme coste humano” de mantener a un autócrata en el poder, con la consiguiente “hiperinflación y devastación económica”, así como la falta de comida y medicinas, que han hecho que “millones huyan del país”.

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro lleva años reprimiendo a la oposición política y al activismo civil, ha acabado con la separación de poderes, reprimido violentamente las protestas, encarcelado opositores y juzgado a civiles en tribunales militares, agrega HRW.

Brasil es otro de los países latinoamericanos que más preocupa a Roth, que denuncia el gran riesgo que supone la llegada a la Presidencia del país de Jair Bolsonaro, quien ha “defendido la tortura y otras prácticas abusivas y ha hecho declaraciones abiertamente racistas, homófobas y misóginas”.