MUNDO

Una ola de frío siberiano deja Roma con nieve y un tendal de afectados


Miles de personas fueron afectadas. Los principales sitios turísticos de Roma y el Vaticano fueron cubiertos por un manto de nieve. La ola de frío afecta a varios países del centro de Europa, donde ya hay cuatro muertos

El coliseo romano, un emblema de Italia, quedó cubierto por la nieve
Escuchar el artículo Pausar Lectura

27/02/2018

Italia ha sido azotada por una ola de frío siberiano que ha dejado intensas nevadas en localidades como Roma o Nápoles, provocando importantes problemas en los transportes y el cierre de las escuelas, al tiempo que ha dejado paisajes espectaculares en la capital con sus conocidos monumentos cubiertos de nieve.

Al menos cuatro personas murieron víctimas de la ola de frío que azota Europa, que perturbó los sistemas de transporte de varios países y obligó en muchas ciudades a cerrar los establecimientos educativos.

La ola de frío siberiano, que han llamado Burian, llegó ayer a Italia provocando copiosas nevadas en el norte y un frío intenso que ha llegado hasta los 20 grados bajo cero en algunas localidades y ayer alcanzó el centro del país y Roma, donde no nevaba con tanta intensidad desde 2012.

Una copiosa nevada cayó durante más de ocho horas en Roma y se acumularon varios centímetros de nieve, lo que provocó problemas en la circulación urbana y también de los ferrocarriles, que acumularon retrasos de varias horas y algunas cancelaciones.

 También hubo enormes retrasos en los aeropuertos romanos de Fiumicino y Ciampino, donde tuvieron que ser cerradas durante algunas horas algunas pistas para proceder a retirar la nieve.

 Mientras que han sufrido cancelaciones vuelos con destino a Roma desde otros aeródromos del país. Según la sociedad Aeropuertos de Roma la situación está volviendo a la normalidad.

La red metropolitana de Roma permanece abierta, pero se han reducido los autobuses de transporte público y solo circulan aquellos vehículos que tienen ruedas de invierno.

A pesar de las dificultades del tráfico, los romanos y turistas están disfrutando de la inusual nevada y de la belleza de los monumentos de la capital como el Coliseo o la plaza de San Pedro cubiertos totalmente de blanco.

Aunque debido a la nieve tanto el Coliseo como las áreas arqueológicas del Foro Romano, el Palatino o las Termas de Caracalla fueron cerradas ayer al público debido a la peligrosidad.

Durante la mañana se ha activado una reunión del comité operativo de la Protección Civil para seguir la situación en Roma ante la ola de frío que podría durar al menos 36 horas y se ha movilizado al Ejército para limpiar las calles y carreteras.

Los colegios y universidades de Roma, así como muchas oficinas públicas, han permanecido cerrados y todavía no se sabe si continuarán así hoy.

Los bomberos han tenido que intervenir por la caída de ramas de árboles por el peso de la nieve que han bloqueado algunas carreteras de la ciudad.

 En Roma, pero también en otras ciudades importantes, se están ocupando de las personas sin techo informándoles de dónde pueden encontrar refugio, mientras que en la capital se dejó abierto el metro para que pudieran dormir dentro de las estaciones.

 Además de la ciudad de Roma, la ola de frío ha afectado también a la región sureña de Campania y a su capital, Nápoles, que amaneció también nevada y el aeropuerto de Capodicchino se mantiene aún cerrado, como lo están los colegios en muchas localidades italianas.

También Los Abruzos está siendo afectada por la ola de frío que ha llegado incluso hasta el litoral y ha nevado en Pescara y en otras ciudades cercanas al mar Adriático, lo que ha provocado el cierre del único aeropuerto de la región.

 La nieve ha caído en Umbria, con las localidades de Perugia, Terni y Cascia que han tenido que cerrar los colegios por las copiosas nevadas. Las previsiones meteorológicas avisan de que la ola de frío continuará hasta el viernes 2 de marzo con temperaturas bajo cero en todo el país y nuevas nevadas en el norte al inicio de la próxima semana.

Fiesta para los turistas

A pesar de las dificultades del trafico, los romanos y turistas están disfrutando de la inusual nevada y de la belleza de los monumentos de la capital como el Coliseo o la plaza de San Pedro cubiertos totalmente de blanco.

Durante la mañana se ha organizado una reunión del comité operativo de la Protección Civil.

 Por ahora se registra un tráfico intenso en todas las vías de acceso a la capital y hay numerosos retrasos en la red de ferrocarriles.

La red del metropolitano permanece abierta, pero se han reducido los autobuses de transporte público y solo circulan aquellos con ruedas de invierno, por lo que las dificultades son mayores.



 




En esta nota