MUNDO

Países lanzan Prosur para retomar la integración con visión pragmática


Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú acordaron un proceso de integración que supere las falencias de la sepultada Unasur. Bolivia, Cuba y Surinam participaron como observadores


Los presidentes del naciente Prosur posaron frente al Palacio de La Moneda en Santiago de Chile
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

23/03/2019

Los jefes de Estado de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú, más el embajador de Guyana en Chile, George Talbot, firmaron ayer la declaración de Santiago “para la renovación y el fortalecimiento de la integración gradual de América del Sur”, que pone en marcha el Prosur.

La declaración, firmada en la sede del Gobierno de Chile, el palacio de La Moneda, expresa la voluntad de “construir y consolidar un espacio regional de coordinación y cooperación, sin exclusiones, para avanzar hacia una integración más efectiva” que contribuya al “crecimiento, progreso y desarrollo” de los países de Suramérica.

Esta voluntad se articulará en un nuevo “espacio de diálogo y colaboración”, el Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur), que será implementado gradualmente.



Los ministros de Relaciones Exteriores de los países firmantes recibieron el mandato de profundizar el diálogo para implementar gradualmente el Prosur.

Los vicecancilleres de Bolivia, Carmen Almendras, y de Uruguay, Ariel Bergamino, y el embajador de Surinam en Cuba, Edgar Armaketo, no firmaron por participar en calidad de observadores, pero seguirán presentes en todas las instancias de dialogo y pueden firmar su ingreso cuando lo decidan.

Los requisitos que enumera la declaración para ingresar al Prosur son “la plena vigencia de la democracia, de los respectivos órdenes constitucionales, el respeto del principio de separación de los poderes del Estado, y la promoción, protección, respeto y garantía de los derechos humanos y las libertades fundamentales”.

En el documento se señala que el Prosur tenga “una estructura flexible, liviana, no costosa, con reglas de funcionamiento claras y con un mecanismo ágil de toma de decisiones que permita avanzar a Suramérica en programas concretos de integración”.



Las materias de infraestructura, energía, salud, defensa, seguridad y combate al crimen, prevención y manejo de desastres naturales fueron enumeradas como prioritarias.