MUNDO

Expresidente de Perú se quita la vida minutos antes de ser detenido


El expresidente peruano, investigado por el caso Odebrecht, falleció en un hospital de Lima, donde se trató de salvarle la vida sin éxito


Alan García fue presidente de Perú en dos oportunidades
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

17/04/2019

El expresidente peruano Alan García murió este miércoles en un hospital de Lima a causa de la herida provocada por el disparo que se dio en la cabeza. El exmandatario decidió quitarse la vida para evitar su detención por la policía judicial en un caso vinculado al escándalo Odebrecht.

Habían llegado a su domicilio -en el limeño distrito residencial de Miraflores- agentes de la Policía con la orden de aprehenderlo y fue en ese instante cuando, según prensa peruana, García pidió hablar antes por teléfono con su abogado, se dirigió al interior de su hogar y, momentos después, se escuchó una detonación. Esto sucedió alrededor de las 7:30 (hora boliviana).

Los policías ingresaron de inmediato para auxiliarlo y trasladarlo a un centro médico. El exmandatario fue intervenido quirúrgicamente e incluso había logrado ser reanimado tras sufrir tres paros cardio-respiratorios, pero finalmente su cuerpo no resistió a las secuelas de la herida de bala y falleció.



El presidente de Perú, Martín Vizcarra, se pronunció en Twitter sobre el fallecimiento de García y expresó sus condolencias.

Congresistas del Partido Aprista Peruano (PAP), del expresidente Alan García, culparon a la Fiscalía por la trágica decisión de su líder.

Al llegar al hospital Casimiro Ulloa, cuando García aún permanecía internado en estado grave, el congresista Mauricio Mulder declaró a periodistas que esta tragedia es "la concreción de todo un mecanismo de persecución y búsqueda de popularidad enfermiza por parte de algunas personas imbuidas de poder que quieren pasar a la historia como carceleros".

"La historia de sus biografías quedará escrita en páginas muy escondidas y letras muy pequeñas", agregó Mulder.



Por su parte, el excanciller Luis Gonzales Posada, también militante del PAP, acusó a la Fiscalía de querer apresar arbitrariamente a políticos sin un debido proceso.

"Es el resultado de un pérfido, malévolo y abusivo atropello de una Fiscalía que puede meter preso a quien le da la gana", manifestó el también excongresista.

El caso García

Antes de emitirse la orden de detención, García (expresidente de Perú entre 1985-90 y 2006-2011) había declarado el martes que no se asilaría ni escondería, en tácita alusión al frustrado asilo que pidió a Uruguay en diciembre.  

La justicia dictó en ese mes 18 meses de impedimento de salida del país. La detención ordenada a García este jueves era por 10 días y buscaba, según la fiscalía, recoger nuevos elementos en la investigación ante un eventual riesgo de fuga.

A fines de 2018 Alan García, tras abandonar la embajada uruguaya, dijo que estaba a disposición de la fiscalía de lavado de activos que lo investigaba por corrupción.  



El exmandatario permaneció durante 16 días en la embajada uruguaya, donde solicitó asilo "ante la inminencia de una orden de detención". El pedido fue rechazado por el gobierno de Uruguay tras revisar la documentación entregada por Lima y por el solicitante.

En las últimas semanas García había reiterado: "No existe ninguna delación, prueba o depósito que me vincule a ningún hecho delictivo y mucho menos con la empresa Odebrecht o la realización de alguna de sus obras".

García estuvo bajo la lupa, además por supuestos sobornos pagados por la empresa brasileña Odebrecht para obtener un contrato de construcción para el metro de Lima durante su segundo mandato.

El año pasado alegó ser "perseguido político", pero su versión fue desmentida por la justicia y el gobierno peruano.

El expresidente peruano era sometido a una investigación preliminar de la fiscalía, pero aún no estaba en condición de procesado.

Según la fiscalía, el entonces presidente García y otros 21 funcionarios conspiraron para "facilitarle" a la empresa holandesa ATM Terminals que ganara en 2011 la concesión de la Terminal Norte del puerto del Callao, vecino a Lima.

Por el escándalo de Odebrecht en Perú también están investigados los exmandatarios Alejandro Toledo (2001-2006), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), éste último bajo detención preliminar hasta el 20 de abril, así como la opositora Keiko Fujimori, quien está en prisión preventiva.



 




Notas Relacionadas



En esta nota